El Hijo del Pueblo

Publicado: 24 enero 2009 en El Hijo del Pueblo

Iniciamos sin más preámbulo, ya que las presentaciones salen sobrando una vez que aceptamos que lo que en este espacio se va a decir no es nuevo. Habrá cuestiones novedosas claro está, pues las condiciones sociales de los sectores populares se han trasformado. El capitalismo global actúa gestionando una crisis que cada vez hace más polarizada la desigualdad social entre centro y periferia, norte y sur, y en fin, ricos y pobres.

En esos procesos de polarización se van destruyendo las identidades histórico-territoriales, pues los gobiernos de los países periféricos pierden gobernabilidad y legitimidad al manifestarse obviamente su posición de clase y sus intereses contra lo que la población necesita: un bienestar. Un bienestar real, un bienestar que no tenemos los desposeídos; una calidad de vida reflejada en la creación de instituciones públicas eficientes; en ambientes saludables para vivir; en planeación y sustentabilidad para el futuro de nuestros hijos; en un nivel educativo mayor; en donde la violencia no predomine en todos sus aspectos.

Todo eso implicaría una lucha global contra el imperialismo y sometimiento que predomina desde que los hombres occidentales llegaron a este territorio y esta patria que llamaron América. Un ideal que existe en nuestra memoria y en nuestra historia.

Sin embargo, a la clase política y a las actuales burguesías que se han desarrollado en América Latina no les interesa eso. Nunca van a aceptar que su modelo de desarrollo económico es fatal para la mayoría de la población y para el mismo planeta en el que habitamos. Como ellos son quienes dominan la educación, la ideología, los medios de producción, las comunicaciones y el sistema político, aquel ideal revolucionario contra el sometimiento del Gobierno Global es silenciado.

Yo no soy nadie. Soy como ustedes, un obrero, un estudiante, un pandillero, un greñudo, un oprimido, un naco, un ranchero, un indio, un macuarro, un jodido, un joto, una puta, un “sin techo”, un indigente, un guerrillero, un loco, un artista, un amante, un amigo, un padre, un hermano, y lo más importante, SOY EL HIJO DEL PUEBLO.

Siendo así, me cuestiono cuántos siglos más van a pasar para que hagamos realidad el sueño de un nuevo proyecto histórico para las mayorías populares de este país en el que vivo y llamamos México. Me encabrono, me da una furia, me sale el chamuco y hasta quiero chingarme a todos esos políticos corruptos que gobiernan el país.

De lo que se trata aquí es de construir un nuevo gobierno y aunque nos hacemos tarugos diciendo que no se sabría cómo empezar, existen ya los medios intelectuales, de infraestructura y recursos para llevarlo a cabo. Así que cada quien agarre su bando que el pueblo somos todos, no hay pierde.

¡Que viva el pueblo! Ogetes.

¡Que viva el pueblo! Ogetes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s