Privatizar la Educación en México

Publicado: 13 noviembre 2010 en El Hijo del Pueblo, Videos
  • Es verdad que en México, muchos padres de posición económica estable, prefieren mandar a sus hijos a escuelas privadas, por el nivel educativo que estas tienen el cual es superior aparentemente frente a las escuelas públicas.
  • La mayor parte de los colegios privados los maneja el clero y gente allegada a ese círculo.
  • Dudo que padrecitos y monjitas tengan objetividad.

A continuación les dejo un video que demuestra el grado de conocimientos generales que tienen los alumnos de la Ibero.

Sinópsis: “Ahí estan los futuros Líderes de Nuestra Nación… Como que estos tipos me dan algo de asquito… Son unos pelmazos, pero son… mmm, Bonitos y de Dinero” (MkDmz)

 

★★★

La educación latinoamericana en el neoliberalismo

Recuerdo con claridad, uno de los primeros textos que leí estando ya entre los primeros semestres de la carrera que estudio. Era el clásico El crisantemo y la espada de Ruth Benedict, un libro creado durante la II Guerra Mundial que intenta ser una etnografía de la cultura japonesa. Dentro de éste texto, una cosa que me causó gran expectación fue el tema de la educación con respecto a “El Giri hacia el propio nombre”. La cultura japonesa prohíbe reconocer el fracaso en el ámbito profesional, debido a que, en la cosmovisión japonesa, el hombre debe estar plenamente identificado con su obra; y al contrario con la cultura occidental, la competencia entre individuos no resulta tan ventajosa para la sociedad, ya que el respeto al nombre propio no significa precisamente el mejoramiento de su status, como puede serlo en los Estados Unidos.

Los japoneses habían logrado crear fórmulas para evitar a toda costa la competencia directa. En las escuelas de educación básica, los profesores enseñaban a mejorar el trabajo individual y las calificaciones se daban conforme a la conducta. No se reprobaba a ningún estudiante, se le enseñaba a ser parte de la sociedad, se les transmitía la cultura durante el tiempo específico que permanecían en la escuela, nunca se competía.

Aunque desconozco la situación actual de la educación en Japón, si podemos realizar un análisis comparativo con la realidad latinoamericana, y a pesar del contraste cultural, sólo la tomo como ejemplo para ilustrar una idea de lo que resultaría conveniente para una sociedad con cierta crisis de identidad en éste siglo, “dado que las deudas nos persiguen de diversas maneras, son distintas las posibilidades de evadirlas o modificarlas. Estas diferencias prevalecen sobre los padecimientos comunes. Por eso, estamos unificados, no unidos por las deudas” (García Caclini; 2002).

Así como la alimentación, la vivienda y la salud, la educación es un padecimiento común de las sociedades latinoamericanas, “las modificaciones a los sistemas educativos de las naciones latinoamericanas generadas por el neoliberalismo, deben ubicarse en la lógica de los tratados de libre comercio al estilo ALCA” (González Ruiz; 2006). Con esto, los países industrializados imponen condicionamientos a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) para crear acuerdos comerciales que permitan a los países endeudados aflojarse la soga del cuello a cambio de convertirse en “paraísos de inversión” para la iniciativa privada.

Desde la década de 1980, en donde los índices de crecimiento sólo arrojaban cifras negativas, el liberalismo económico se instaló en los Estados Unidos de América y entrando en competencia con Europa y Japón se activaron  las iniciativas comerciales que permitieran la libre movilidad del capital para la inversión extranjera y a su vez, cimentarían las bases de la dominación económica de Latinoamérica a través de modelos de “modernización e integración” (González Ruiz; 2006).

Para García Canclini, esto conforma un asalto neoliberal, debido a que las cifras del modelo de modernización revelaban que

A diferencia del liberalismo clásico que postulaba la modernización para todos, la propuesta neoliberal nos lleva a una modernización selectiva: pasa de la integración de las sociedades al sometimiento de la población a las elites empresariales latinoamericanas, y de éstas a los bancos, inversionistas y acreedores transnacionales. Amplios sectores pierden sus empleos y seguridades sociales básicas, se cae la capacidad de acción pública y el sentido de los proyectos nacionales. Para el neoliberalismo la exclusión es un componente de la modernización encargada al mercado (García Canclini; 2002).

El Consenso de Washington, principalmente redactado por John Williamson, es un decálogo de política económica. Este texto resulta ser como los diez mandamientos a seguir de la colonización neoliberal. Daniel Olesker hace una síntesis de ellos formulando tres reformas estructurales: El sector externo se sustenta en la apertura comercial y financiera; la laboral, se basa en la desregulación; y “la del sector público que se finca en la privatización y que implica la sustitución del Estado de Bienestar por el Estado Ordenador del Proceso de Acumulación” (González Ruiz; 2006). Es aquí, en los mercados de bienes y servicios en donde se ubica la educación, en donde la exclusión se hace presente en tres niveles que se refieren al la parte económica por marginalización (etnias y subalternos), mercado de trabajo y acceso a los medios de producción; social, al tener que pagarse, el acceso a la educación se encuentra limitado a quienes tengan el poder adquisitivo para pagar una educación de calidad; política, referida al monopolio partidista reconocido por el poder (González Ruiz; 2006).

“Privatizar no es sinónimo de mejorar”, la educación y otros campos de la vida social repelen el manejo basado en la lógica de la utilidad mercantil. “Mercadear la cultura es condenar a nuestros pueblos a la pérdida de su identidad” (González Ruiz; 2006). En esta lógica, privatizar se vuelve la clave para lograr el establecimiento de burguesías sólidas en Latinoamérica, encargadas de ejercer el poder hegemónico sobre el resto de la sociedad en el nivel local, legitimando su ideología como la dominante a través de los medios a los que tienen acceso, como educadores y generadores de opinión en los medios de comunicación.

Estás clases burguesas hasta algunos sectores de la clase media, disfrutan el aprovechamiento de la educación privada de calidad. Dicho por experiencia propia; es común en nuestra sociedad que en algunas familias, sea de gran importancia asistir a una escuela privada, debido a la desconfianza de los padres que existe hacia la calidad de las instituciones públicas.

Esto resulta nada menos que otra lógica de colonización neoliberal; las políticas educativas obedecen al patrón de acumulación del capital impuestas por el Banco Mundial (BM) y el FMI. Estos bancos educadores tienen como tesis básica que “la educación es un bien privado por lo cual debe ser gestionada como cualquier otra mercancía o servicio, conforme a la ley de rendimiento: máximo provecho con mínima inversión” (González Ruiz; 2006), lo cual asimila en todo el mundo una transformación de los sistemas educativos, que se han visto empobrecidos fuertemente, y se han convertido en modelos empresariales que ofrecen el servicio de la educación destinada a contribuir a la formación del “mundo-mercado”.

En nuestro país es notoria la situación, vemos como cada vez las escuelas públicas padecen las repercusiones de aun depender del Estado, el cual se ha encargado de desligarse de la responsabilidad de educar laica, gratuita y obligatoriamente al pueblo y lo deja a la oferta de las instituciones privadas y a la creación de técnicos en áreas industriales especializadas.

Comúnmente en las calles existen anuncios de instituciones privadas que ofrecen como mercancía algún tipo de educación; una detallada observación de ellos permite darnos cuenta la competencia de tipo empresarial que existe entre aquellas restringidas a las clases altas, con “las mejores instalaciones, excelente profesorado y atención personalizada”, escuelas dedicadas a crear líderes; aquellas que también compiten, a las que pueden acceder desde las clases medias acomodadas y casi con esfuerzo heroico las medias bajas; y aquellas que ni siquiera entran en el juego publicitario y corresponden a las instituciones públicas. El resultado es simple: la educación de calidad se reserva para las elites que tienen el poder adquisitivo de pagarla.

Por otro lado, las academias científicas parecen apropiarse del conocimiento para contribuir al sostenimiento del orden, poca es la teoría que en el país se crea para resolver las problemáticas sociales que más agobio traen a la población, ejemplo claro, podemos encontrarlo en San Luis Potosí: conforme al Derecho la entidad crea demasiados abogados, pero no es capaz de crear una teoría jurídica que resuelva problemáticas de amplios sectores populares.

En la UASLP, como en otras tantas universidades públicas del país, se otorgan apoyos, becas, patrocinios, premios, etc. siempre y cuando, como estrategia de comunicación social, aparentemente no existan fuertes cuestionamientos y críticas en la manera en que son conducidas las instituciones educativas; mientras tanto la vinculación social es casi inexistente, pues el estado se mantiene entre aquellos de mayor atraso en el bienestar social y distribución de la riqueza, y la vinculación al campo de trabajo es limitada a aquella que conviene a los intereses de los grupos de poder regional, funciones desempeñadas por egresados que demostraron enorme desempeño en la lógica de la competitividad frente a sus demás colegas. “Los neoliberales de plano son adversos (…) pues consideran como dogma de fe que todas las personas deban competir para alcanzar su máximo rendimiento. Prefieren los criterios cuantitativos de evaluación, pues propenden a asignar a la labor educativa un contenido prioritariamente económico” (González Ruiz; 2006).

Las becas y apoyos se encuentran reservados a pequeños grupos estudiantiles que han demostrado ser distinguidos estudiantes de tiempo completo, -lo cual resulta insuficiente para evaluar la verdadera condición de necesidad económica- y, sin embargo, comúnmente se reparten entre colaboradores más allegados a corruptas representaciones estudiantiles, mientras tan sólo para la publicidad electoral de consejeros alumnos y presidentes de las sociedades de alumnos, y el comité ejecutivo de la Federación Universitaria Potosina, se gasta una cantidad de 447 790 pesos. A la par, en la educación básica los apoyos y becas a sectores más necesitados, se confinan a programas del tipo “Bécalos”, realizado por la Fundación Televisa, la Asociación de Bancos de México y algunas instituciones educativas o “Vamos México, dirigida por Martha Sahagún de Fox.

Con todo esto, los dirigentes se han lavado las manos conforme al rezago educativo y la crisis de la educación en el país, así como sucede con otros países latinoamericanos; al grado de ofrecer un discurso que indica que el país crece en educación, por líderes como Elba Esther Gordillo que besan la mano de neoliberales como Vicente Fox y las principales cadenas de televisión hacen ver a los comités de lucha magisteriales y sindicatos independientes como vándalos organizados y legitiman la violencia del Estado contra ellos, como se observó recientemente con el conflicto en Oaxaca.

Cierta vez, a un grupo de compañeros, una autoridad escolar nos dijo que no nos convenía adoptar posturas radicales en el contexto universitario, a final de cuentas en una universidad no se debe decir por autoridades lo que nos conviene o no como estudiantes o las posturas que debemos tener. Cursé la educación básica y secundaria en instituciones públicas y sólo el bachillerato en una escuela particular de no tan alta calidad, en todo momento se nos enseñó a competir para progresar a través de la instrumentación de técnicas de “premio y castigo”; actualmente de mis antiguos compañeros de primaria y amigos del barrio soy el único que cursa una carrera universitaria, de los pocos de mi parentela en hacerlo y a pesar de pasar, en la familia, temporadas de austeridad debido al pago del costo de la educación de todos mis hermanos, nuestros padres han decidido apoyarnos a concluir nuestros estudios a diferencia de la situación que de jóvenes vivieron.

Situaciones como esta, ocurren debido a que no es obligación del Estado impartir la educación superior, a través de una reformulación del artículo 3º constitucional por Carlos Salinas, lo cual indicó la pauta para el crecimiento de negocios particulares y con respecto a algunas universidades públicas del país, se pagan cuotas que sólo pueden pagar ciertos sectores.

Propongo tener un espíritu radical, optar por retomar la memoria histórica y reivindicar al movimiento estudiantil por ser la conciencia de la sociedad, analizar, criticar y exigir al Estado que cumpla su verdadera función y no rogarle, al contrario, organizarse y vincularse para revolucionar el sistema educativo de este país. Aplicar nuestras ciencias en beneficio de la sociedad a manera de compromiso, cada día estar mejor informados y preparados. Porque en las calles, la situación nos induce a tomar posiciones radicales y no dejar de señalar y cuestionar fuertemente las políticas educativas que el gobierno impone, en donde claramente quedan manifiestos los intereses ultraderechistas por acabar con la educación popular.

 

Bibliografía:

García Canclini, N. Latinoamericanos buscando lugar en este siglo. Buenos Aires, Paidós, 2002. 120 p.

———González Ruiz, J.E.

La alternativa sigue siendo la educación popular. México: Ediciones SITUAM, 2006.

Propuesta para la educación en el siglo XXI. Trabajadores, año 10, no. 53, marzo/abril de 2006. Universidad Obrera de México “Vicente Lombardo Toledano”.

Recuento de los daños del neoliberalismo a la educación. Trabajadores, año 10, no. 52, enero/febrero de 2006. Universidad Obrera de México “Vicente Lombardo Toledano”.

 

Anuncios
comentarios
  1. Vladimir dice:

    Es falso que se busque el beneficio educativo de la niñez y juventud, está muy claro que esta falsa reforma educativa apunta hacia el aspecto laboral docente. Hay aspectos que se deben cambiar antes de consultar a los verdaderos maestros para realizar ajustes o innovaciones en programas de estudio. Los medios televisivos y radiofónicos fomentan la subcultura y son quienes deben ser cambiados o erradicados, al igual que la televisión, se les permite que propaguen información basura, publicidad mercachifle que desencadenen el círculo vicioso del consumismo. Otra señal de que en la mira de la supuesta reforma educativa está el aspecto laboral, es el debilitamiento de otros sindicatos a los cuales el gobierno ha perjudicado a la base trabajadora, por si fuera poco, los intereses vigentes del gobierno de tratar injustamente a la población lo es el caso de Atenco, en el que sólo desea desplazar a los propietarios sin un pago adecuado, es por eso que no existen garantías de beneficio laboral. Por otra parte, la idea de privatizar las escuelitas de barrio es apoyada por los curas de la iglesia vaticana, y mexicana también, en la escuela pagaras cuota obligatoria, y en tú querida iglesia seguirás pagando al curota. La iglesia está con la idea de que el pueblo podrá pagar la escuela del barrio particular, así como ellos mantienen a su iglesia, SOLO que a la iglesia el estado les regala los terrenos, se cuentea a los feligreses que cooperen más para levantar la iglesita pero el estado les da facilidades “que porque le tranquilizarán a las ovejitas y así no protestan porque no quieren irse al infierno” y además el estado también les da para el mantenimiento, “que porque son instalaciones históricas”, bueno históricamente siempre se han salido con la suya. La iglesia tiene muchas entradas de dinero, los curas no trabajan turnos de largas horas pero si cobran muy bien, obvio en las ciudades ganan en efectivo, “cash”, y en las áreas rurales ganan en especie o en terrenitos. Lo que no sucedería con las escuelitas de barrio, los padres de familia ganan salarios raquíticos después de trabajar largas jornadas de trabajo, los curas son cómplices de los empresarios, industriales, banqueros y hasta de los líderes de todos los partidos y por haber. México está a punto de entrar al “libro de record guiness” como país más agachón, pues si le cree las mentiras al Vaticano de “curitas contra la naturaleza” que mentiras no le creerá a los medios de comunicación serviles de los oscuros intereses de los falsos servidores públicos de las altas esferas. Reconozco que un ciudadano se arrodille ante los dioses, Dios o Elohim en un altar en su hogar pero, que grave que se arrodille ante falsos profetas, charlatanes, curas pederastas que sólo buscan más riquezas para el Vaticano. El pueblo debe manifestarse contra la mancuerna del mal, falsos servidores públicos de elevados salarios y los clérigos que desean que el gobierno privatice las escuelas para entrar estos a las aulas
    Fuente(s):
    http://rafaelloretdemola.blogspot.mx/search?q=el+vaticano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s