A vísperas del aniversario del levantamiento armado del EZLN.

Anuncios

Ucrania siempre ha sido uno de los principales objetivos de extensión hacia el este de la burguesia europea. Los nazis, ideólogos de la actual Unión Europea, practicamente consideraban al pais eslavo como por naturaleza suyo, y antes de ellos los propios alemanes hicieron lo propio a través de diferentes intervenciones militartes o politicas. En el enfrentamiento interimperialista entre las diferentes potencias capitalistas Ucrania siempre fue una presa deseada, y por supuesto las potencias aliadas no dudaron en intentar quedarse con sus riquezas aprovechando la Guerra Civil Rusa, poniéndose de lado, por supuesto, de los enemigos de la clase trabajadora.

Ahora que la burguesia capitalista europea tenia practicamente hincado el diente en Ucrania, el pueblo ucraniano ha dicho un rotundo NO a someterse a los intereses economico se la Union Europea; algo que, por supuesto, las mafias imperiales no lo van a permitir así como así.

Así que, como sucedió en 2004 con el golpe de estado diseñado desde los despachos de las multinacionales occidentales y de sus marionetas políticas de los gobiernos e instituciones capitalistas, a lo que la propaganda denominó “Revolución Naranja” (uno de cuyos máximos exponentes fue Iulia Timoshenko, que aprovechó su cargo de primer ministro de un gobierno impuesto por la Union Europea y Estados Unidos para llenar sus cuentas bancarias con el dinero de los ucranianos), los tentáculos del capital han empezado a intentar forzar mediante la violencia lo que los ucranianos decidieron en las urnas.

Y es que los capitalistas nunca han creido en la democracia salvo si sirve para llenarles los bolsillos, y cuando esta les perjudica se lanzan frenéticos a organizar “revoluciones de colorines”.

Yanukovich, el actual presidente ucraniano, ganó las últimas elecciones ucranianas defendiendo el “no venderse a Europa”, y los ucranianos le votaron. Sin embargo, el imperialismo europeo, como ya hemos dicho, jamás aceptará la decisión de un pueblo si esta perjudica a sus intereses económicos o estratégicos.

La nueva ofensiva imperialista de la UE contra Ucrania se halla respaldada por el Departamento de Estado norteamericano, uno de cuyos ideólogos más furibundos, Zbigniew Brzezinski señala en El gran tablero mundial que la importancia de aquél país radica en sus enormes recursos naturales (China ya le ha comprado el 5% del territorio nacional para producción agropecuaria, también una verdadera anexión bajo el manto de los negocios). Está claro que su control por el bloque europeo-norteamericano (recordemos que Washington y Bruselas negocian un tratado de libre comercio, que creaería el área más grande del mundo en free trade) sería vital para dominar la gran región de Euro-Asia, debilitar a Rusia e impedir el resurgimiento del socialismo en Europa Oriental (además de frenar al imperialismo chino).

 

Como sucedio en 2004, el dinero llegado desde la Union Europea y Estados Unidos para financiar ONG,s y asociaciones proeuropeas ha tenido el efecto esperado y miles de ucranianos han salido a la calle para defender, a veces incluso bajo la bandera nacionalista, la venta de su pais a los mafiosos europeos. De hecho, entre los participantes se encuentran partidos fascistas como el Movimiento Nacionalista Libertad, o los perturbados, seguidores del asesino pronazi Stefan Bandera y su Ejercito Insurgente Ucraniano, colaboracionista en durante la S.G.M. con las hordas fascistas de Alemania, Hungria y Rumanía, con su curiosa bandera rojinegra, o  las mediáticas chicas mostrando sus pechos, como las del grupo supuestamente feminista, Femen, de tendencia anarquista. Tal heterogeneidad, a veces contradictoria con la defensa de la entrada en la U.E., muestra que el objetivo no es uno u otro, sino simplemente crear la situación necesaria para que el sueño del fascismo europeo, hacerse con Ucrania, se haga realidad.

En la plaza de la Independencia, el líder del movimiento Tercera República de Ucrania, el exministro del Interior con el gobierno de la “manoslargas” Timoshenko, Yuri Lutsenko, aseguró que la protesta en Kiev se ha transformado ya en una revolución. “Nuestro plan está claro: esto ya no es un mitin o una acción. Es una revolución”, dijo ante los asistentes (ya sabemos lo que significa la palabra “revolucion” en boca de un mafioso nostálgico del fascismo ucraniano y ansioso por vender su pais a cambio de unas migajas que meterse en su bolsillo).

Es mas, la manipulación propagandistica es tal que el defensor de entregar Ucrania a las multinacionales europeas afirma que “La República Socialista Soviética de Ucrania está muriendo hoy aquí. Estamos asistiendo a su funeral”, como si hoy Ucrania no fuera ya un pais en manos de mafiosos locales ansiosos por ganar dinero a costa de los ucranianos sin importarles realmente a quien la venden (dependiendo de cual sea el interés personal de cada uno). En ningún momento, por supuesto, se habla de devolver la enorme riqueza ucraniana, esa por la que se frotan las manos los facciosos de Bruselas y Washington, a sus legítimos dueños, los que la producen, los trabajadores.

Tampoco el actual presidente del pais, Victor Yanukovich, propone la vuelta a la democracia socialista. Sin embargo, tiene sus razones (ademas de las personales, por supuesto, compartidas por todos los políticos de los regímenes sometidos a la dictadura del capital) para rechazar el acuerdo con la Unión Europea.

Yanukovich afirma que Ucrania sufriría grandes perdidas económicas para adaptar su economía a la legislación comunitaria, y que defiende el acercamiento a esta pero “como socios igualitarios”, no como la integración como vasallo a un imperio. “Debemos guiarnos exclusivamente por los intereses nacionales, y ser responsables ante el futuro. Debemos situar a nuestro país en el mapa político de Europa y del mundo, como un Estado grande y soberano”, agregó Yanukóvich.

En la cumbre europea celebrada en Vilna (Lituania), el presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, propuso la creación de una comisión trilateral para explorar las vías para profundizar sus relaciones bilaterales. Los líderes europeos rechazaron esta posibilidad, aduciendo que no necesitan “un acuerdo trilateral para un tratado bilateral”. El Gobierno ucraniano ha justificado su negativa a firmar los acuerdos con la UE, el de mayor volumen que rubricaría con un Estado no miembro, en las pérdidas económicas que acarrearía en volumen comercial con Rusia y otras exrepúblicas soviéticas, asociadas en una alianza. Kiev cifra en 160.000 millones de dólares el monto necesario para la homologación de su industria y su producción, sin contar con el coste que supondría en dinero y empleo la pérdida del mercado ruso. Estas razones les traen al pairo a los “democráticos” europeos, a los que les importa bien poco las pérdidas que puedan sufrir los ucranianos, obsesinados, como todo delincuente capitalista, con aumentar a costa de lo que sea sus propias ganancias.

De cuando Ucrania era de los trabajadores ucranianos

Lo cierto es que, visto lo visto, la U.E. no se ha tomado demasiado bien la negativa ucraniana, e inmediatamente se ha puesto manos a la obra para hacer realidad el viejo sueño de los fascistas europeos y, por supuesto, de sus vasallos ucranianos, que a veces bajo la bandera del nacionalismo, otras bajo las del falso feminismo, otras las de la “revolucion”, estan siempre dispuestos a lo que sea para llenar sus bolsillos con las migajas del saqueo a sus propios conciudadanos. En realidad, a los grandes vendepatrias jamás les ha interesado la soberanía de su país o su patria, aunque escondan su ruindad bajo la máscara del patriotismo exacerbado y de la adoración de los símbolos patrios.

En resumen, como explica Leonid Ivashov en su artículo, “La Segunda guerra mundial la desataron los adeptos de “Drang nach Osten”, la expansion hacia el este, tan ansiado por occidente desde hace tiempo, continua hoy su aplicación, aunque el liderazgo hoy lo ejerza EEUU y no Inglaterra. Asi, vemos como la OTAN o la UE continuan su expansionismo hacia el este, y los ejercitos de la ONU o los particulares continuan sus ansias de controlar los recursos, rutas comerciales y mercados de Asia Central, principal objetivo de las guerras, “revoluciones” y golpes de estado de estos ultimos 20 años. 

Las protestas en Ucrania tras el rechazo de esta a convertirse en vasallo de la Unión Europea responden a este interés de raices inveteradas.

 

FUENTE: Blog de “Un Vallekano en Rumania” http://imbratisare.blogspot.com.es/2013/12/el-fascismo-europeo-sigue-intentando.html?m=1

Hoy como cada año,
con la costumbre de antaño,
El Hijo del Pueblo le maneja:
altar con pisco y lenteja
y la tradicional calavera;
que refindada o alburera,
llega con humor a recordarles
que sean memorables
y que esta vida es pasajera.

Ya está muy cerca el día,
que la muerte esté presente
y venga a comer tortilla
y a cobrar unos pendientes.

Justo en esta madrugada,
ya con los altares puestos,
hoy trae una caravana
que le hace cantos funestos.

Cómo supo que la prensa
hace pacto con el diablo,
se fue para los avernos
a contratar mercenarios.

La gente por la mañana
al esperar las noticias,
estaba muy asustada
no había ni periodistas.

Los voceadores gritaron:
“un minuto de silencio
a los que demonios invocaron,
la muerte dio descanso eterno”.

Andaba buscando a Azcárraga,
lo sorprendió y lo dejó tieso,
con tal de no estirar la pata,
se formó a pagar impuestos.

Como Slim no dio la cara,
le llamó a su celular,
no le entraba la llamada,
por que era por cobrar.

La calaca indignada,
hizo manifestación,
pero se encontró bloqueada,
por la CNTE y su plantón.

Como vio que era un broncón
no quiso afectar a los niños,
así que buscó a Osorio Chong
para llevarla a los Pinos.

La bancada tricolor
con su espíritu reformista,
ya se nos adelantó,
eran primero en la lista.

Ya encaminó al panteón,
a Madero y los panistas,
que cuando son oposición
se sienten los activistas.

Ya se hacía un poco tarde
y llegaba la penumbra,
del PRD hizo alarde,
pues cavó su propia tumba.

De paso llegó a visitar,
a la Morena y al Peje,
y les vino a recordar
que “el pez por la boca muere”.

Cuando fue por Peña Nieto,
la agarró la policía,
le pusieron un castigo,
estar encerrada un día.

Pobre de la calaca,
está arreglando su proceso,
mientras el juez en su butaca,
se come una torta de queso.

En la tele no hay señal,
ni fecuencias en la radio,
se escucha el murmurar
de los chismes del vecindario.

La pelona muy atenta
paró discreta la oreja
y para no verse lenta
trajo su pluma y libreta.

Hizo una nueva lista
para el próximo año.
Luego, se les perdió de vista,
cuando pidió usar el baño.

México, 2 de Noviembre de 2013.

Imagen

Propusimos analizar el texto anterior, antes de que ocurrieran los hechos suscitados en el marco de la conmemoración del 45 aniversario de la Matanza de Tlateloloco.

En este blog, se ha planteado un análisis de los grupos radicales y subversivos; y se han buscado fuentes de documentación de maneras muy diversas, como son foros, comunicados, manifiestos, actividades y hasta pláticas personales.

También hemos observado el papel de los medios de comunicación. Ahora volvemos a ver como se reactiva la maquinaria de promoción ideológica de la burguesía. Insistimos en una guerra contra los verdaderos rebeldes, subversivos, anarquistas, que también son diversos en tamaño y contexto geográfico y cultural.

Proponemos seguir el análisis con la lectura de este texto que se desprende del anterior y los acontecimientos ocurridos el pasado 2 de octubre.

 

México: Sin derecho, va nuestra replica. Las capuchas responden.

Mensaje segundo de la Coordinadora de las sombras.

¿Por qué ahora se preocupan de que no tengamos rostro, si antes de nos lo tapáramos para ustedes no existíamos?

Las palabras se empezaron a amontonar mientras nosotros todavía con las capuchas sudadas, las rabias sólidas y las sonrisas erguidas nos replegábamos entre las callejuelas a la violenta “normalidad”. Miles de comentarios monocordes se empezaron a propagar, era el discurso del poder muy bien maquillado lo que empezaron a repetir los ciudadanos mediatizados. La prensa no tardó en servir el plato caliente de la desinformación y de ayudar como altavoz para esta discursiva impulsiva y sin fundamento. Era urgente para el poder desvirtuar las chispas revolucionarias que brillaron en rincones varios de este país, así la opinión pública (su opinión pública) cumplió su rol, empezaron a hablar sin sentido –alarmados- sobre lo que no conocían, sobre lo que les perecía grotesco e inadmisible, sobre aquello que no encajaba por más que quisieran en su ensayada retorica ciudadanista-democrática. El poder nos teme, tiene motivos, rompimos una vez más su tan preciada paz social, y tratan de aplastarnos reduciéndonos a: “halcones”, grupos de choque, vándalos irracionales. Nos tardamos, pero con la rabia y la dignidad intacta, nosotros, como encapuchados y subversivos que con firmeza combatimos el 2 de octubre, aventamos nuestras palabras.

Nos toca hablar.

Atacar la propiedad privada -y a sus guardianes serviles- es reivindicar la superioridad de la vida sobre la dictadura de los objetos. Nosotros atentamos, no contra tal banco, no contra tal comercio, atacamos una lógica; atacamos a la asesina dictadura del mercado (bajo la que descansan millones de muertos y una naturaleza agonizante) de forma simbólica, apuntando contra su sustento, que es el respeto que nos han inculcado hacia su sacrosanta figura desde niños (ahí se incluyen a los policías, cuyo único fin es perpetuar el orden de la sociedad mercantil, ósea, defender esta). ¿En qué  nos sirve esto? Miles, sabemos, sonreirían al saber que detrás de los ataques hay acciones de individuos conscientes; que están realizando acciones de negación, contra lo que ellos también tienen deseos de negar; la negación generalizada es el primer paso para la edificación. Ese es el sentido de un levantamiento (revolucionario, en el imaginario clásico) que la gente rompa su rol de mercancía, para asumirse como individuos, con capacidades. Muchos, están hartos de protestas inocuas, o de esperar a que alguien venga a “concientizarlos” o a “educarlos” (y no nos salgan con que lo que necesitan los oprimidos es cultura –y se imaginan su arte “alternativa” y buena onda) no quieren protestas, quieren afirmarse, quieren vengarse, quieren dar rienda suelta a sus pasiones, quieren hacerse escuchar, no por los de arriba, si no por sus iguales, e inclusive escucharse a sí mismos. Y sabemos que cuando den este paso, estarán empezando a tratar la revolución.

Varias noches de insurrección violenta pueden hacer más que diez años de incansable propaganda silenciosa.

(No somos imbéciles sabemos que la revolución no es solo romper vidrios, apuntamos a la organización autónoma de los oprimidos, a crear estructuras autónomas de organización donde se construyan las redes para una realidad horizontal, pero sabemos que esto se dará con miras a, durante y después de la insurrección, y con gusto sumaremos aportes a esta visión).

En el primer mensaje dejamos claro que no tenemos rostros, no tenemos voceros, aunque si palabra. Algunos lo saben, no aparecimos ayer, no somos un producto de moda, creado desde la nada. A esos activistas incautos que hoy nos acusan de no ser parte de la lucha les preguntamos:

¿Quiénes fueron frente de combate contra la Policía Federal durante la rebelión Oaxaqueña? ¿Quiénes dieron guerra durante la Cumbre de 2004 en Guadalajara? ¿Quiénes resistieron al lado de las bases dignas de la CNTE el 13 de Septiembre? Antes de hablar de que nosotros somos INFILTRADOS, sepan que hemos combatido con los pueblos, que sabemos lo que es la resistencia, y por ello mismo no nos sentimos una vanguardia, o el frente único e iluminado del movimiento social, sabemos lo que ha sufrido la gente y conocemos los errores de las luchas recientes. Conocemos quienes son los traidores y los señalamos con el dedo, sabemos que los “movimientos sociales” lucran con las esperanzas y con la sangre de muchos, así que nos van a venir a hablar de… ¿Reventar sus movilizaciones? ¿Debilitar al movimiento social? ¿De qué movimiento hablan? ¿De ese conjunto de sectas inofensivas y lastimeras de las que el gobierno se ríe? ¿Ese movimiento de entreguistas que espera a que en 2 milenios por obra de una fuerza metafísica las masas se articulen y empiecen a avanzar hacia la (lenta muy lenta) transformación de la sociedad?

Discúlpennos, enserio, no es desprecio por los esfuerzos genuinos, pero estamos hartos de tener que esperar. Estamos hartos de que nuestros muertos se pudran en el olvido, o detrás de esos discursos aburridamente-repetitivos al final de mítines de marchas incoloras. La lucha callejera no espera, grita por la venganza del pasado, por la pasión del presente, y por la negación que abre el camino al futuro, y sabemos, lo hemos visto, muchos ya se empiezan a sumar. A pesar de que nos tratan de enterrar con la opinión pública, vemos a miles que se vuelcan a nuestro lado. Por ellos y ellas seguimos más que firmes.

El mayor miedo del estado es saber que existen agentes ajenos a su lógica. Creían tener el monopolio de la fuerza, y nuestra práctica es una muestra contundente de que no es así. La violencia no solo les pertenece a ellos, hoy tenemos en nuestras manos el fuego, y a pesar de su gran maquinaria, no nos detendrán. Volveremos más pronto de lo que piensan. La pradera va a arder.

Que quede claro, ¡queremos fomentar una crisis social contra los valores de la dictadura del poder autoritario-mercantil! ¡Queremos propagar las insurrecciones que ya por todo el mundo empiezan a vislumbrarse!

Ante la embestida represiva, levantemos la capucha, mantengamos la furia en las calles y cultivemos nuestras conciencias.

Con los brazos armados y propagandísticos del poder ¡Ninguna consideración!

¡Hace 45 años acusaban a los sectores más combativos del movimiento estudiantil de ser Rusos, o agentes de la CIA, hoy nos acusan de PRIistas personas que desconocen la lucha real!

¡Fuego a los policías y a sus defensores (sean estos de izquierda o de derecha)!

¡Abajo el régimen de muerte y miseria!

¡Solidaridad con las y los detenidos!

¡Con la revuelta no podrán!

Primeros días de Octubre. Territorios admini$trado$ por el estado Mexicano.

Coordinadora de las sombras

 

 

Analicemos el siguiente texto que acabo de recibir.

Fuente original: http://es.contrainfo.espiv.net/2013/09/29/mexico-las-capuchas-hablan-porque-el-combate-apenas-inicia/

Mensaje primero de la coordinadora de las sombras.

“El individuo con la capucha en la cabeza no representa al pueblo, no significa que un grupo de iluminados nos salvará. Jamás se escribirá sobre “ellos” en los libros de historia. “Ellos” no son “ellos”, ellos son nosotros, sacando el instinto iracundo en contra de la razón del capital….”
-Lienzo anónimo. Chile 2009

“No tenemos ilusiones. No tenemos ninguna esperanza. Por eso somos peligrosos. No nos hacemos ilusiones que van a tomar todo esto en cuenta. Todos los días entierran nuestros gritos en su mentira. Adiós. Nos van a ver desde sus sofás en sus televisiones. Historia ahí vamos. Mira arriba, hacia el cielo’”.

“Nosotros destruimos la paz social que están construyendo día y noche, lavando el cerebro de los ciudadanos para que obedezcan y se callen […] No es que nuestras palabras sean crueles. Cruel es su realidad.”
-Jóvenes sublevados. Grecia, invierno 2008

A la juventud que combate.
A los colectivos e individuos cansados de la pantomima reformista y conciliadora.
A los rebeldes que resisten la ofensiva del estado empresarial mexicano y de las izquierdas cómplices.
A los oídos receptivos.

Aires de rebelión se han desatado en fechas recientes por las calles de las grandes urbes de los territorios administrados por el E$tado mexicano. Los vientos nuevos traen consigo, -revitalizadas- las practicas e ideas de la rebelión, son soplos por ahora pasajeros que prevén la extensión de nuestros anhelos, el arribo de los gélidos cataclismos revolucionarios. Nosotros, quienes como muchos ansiamos la caída de la mega estructura, hemos visto con ojos alegres a las bandadas de insurgentes que armados con sus cuerpos, sus pasiones y su ingenio artesanal, han asediado la estabilidad de los cimientos del modelo. Somos parte de ellos y de ellas, y ahora nos toca defender nuestras ideas. Esta no es esta la primavera mexicana, es el invierno subversivo, que aquí como en el resto el mundo,  joven, testarudo y encapuchado, ha llegado para quedarse.

Nos toca hablar.

No nos representa la CNTE, tampoco MORENA y su deschavetado líder, no nos representan los grandes congresos del “movimiento social” donde los oradores hablan de todos menos de la lucha real, no nos representa el 132, ni las tribunas de estudiantes amaestrados. No reconocemos representantes,  no somos el partido que busca aglutinar el descontento bajo el manto de sus consignas (“históricas”, “incendiarias” o “innovadoras”), lo han dicho otros compas, no somos de ningún partido, por qué ningún partido puede encarar nuestra meta final.  Somos hijos de las márgenes, lo que crecimos entre comida enlatada y cancerígena, en casas asfixiantes y carentes, entre publicidad saturada de imágenes y de mentiras, y rodeados de valores opresivos y degradantes. Somos de los millones de las cifras escandalosas, somos de los llamados “ninis”, también de esos millones que estudian y no encuentran trabajo, o que trabajan/estudian mientras se llenan los bolsillos de migajas, frustraciones y rencores. A nosotros la “alta” cultura no nos llega, nos crió la cultura de masas, a pesar de ello –hoy- nuestros referentes son la solidaridad directa y la acción sin intermediarios. Somos datos duros en las cifras, somos nombres pequeños en la nota roja, somos esos que solo han empezado a existir cuando taparon su rostro y escupieron su odio. Somos  orgullos por reconocernos como la punta de lanza de la nueva subversión planetaria No queremos saber ya nada de sus enredadas estructuras, y nuestra guerra parte de violentar los valores que sustentan sus laberintos simbólicos.

No haremos más análisis llenos de aburridos datos de por que el sistema nos roba. No hay mucha necesidad en desentrañar la reforma educativa, energética o de hacienda, no somos estadistas. El estado-gobierno es un órgano de control, nacido por la necesidad de oprimir a los ya oprimidos; todas sus reformas, todos sus cambios, sus mejoras o sus revoluciones, no nos incuben, pertenecen a sus lógicas, inadmisibles para los que deseamos un mundo sin tiranos.  El estado-gobierno es parte fundamental de este modelo de vida que genera las frustraciones, los odios, y las conciencias, esas mismas, que apuntan (deberían apuntar) hacia su destrucción. Es el modelo el que nos roba la vida, esta desnaturalizada vida en la que nos han dicho que hacer, que no hacer, directa o indirectamente desde que nacemos. Nosotros no podemos decidir a pesar de que la estructura se levanta sobre nuestros hombros y gira a costa de nuestros brazos. El estado, el modo de organización económica, y la sociedad que engendran estos, nos han dictado todo, nos han planificado como morir. Han decidido todo, ahora no nos dirán como o contra que revelarnos.

“La revuelta necesita de todo, diarios y libros, armas y explosivos, reflexiones y blasfemias, venenos, puñales e incendios. El único problema interesante es cómo mezclarlos.”
-Ai Ferri Corti, Panfleto insurreccionalista.

Partimos del decir no, no queremos ser ciudadanos con un rol establecido. No queremos ser manifestantes, con una ruta delimitada (amigable y testarudamente inofensiva). No queremos ser mercancías de carne y hueso que viven para producir y consumir en un ciclo absurdo y criminal. Queremos rebelarnos y en la rebelión negar su mundo y todas las artimañas que ocupa este para readaptarnos; las lógicas de la negociación, la conciliación y la asimilación. Buscamos confrontar todas las aristas de la dominación:  la nación, el machismo, la religión, toda esa mierda que quiere que seamos su servidumbre.  Apuntamos a que los impulsos de revuelta se extienda en nuestras existencias y en las de otros. La revuelta no se cierra a los momentos en los que escandalizamos y atrofiamos ciertos puntos de la ciudad; cuando pintamos, gritamos, corremos, destruimos o intervenimos,  aunque la potencia lúdica, estética y creativa alcanza en estos hechos un punto muy importante. La revuelta no solo es estridente, la revuelta está en todo gesto o acto que niegue y trate de edificar una realidad diferente. Nuestro llamado es a los y las compas a que extiendan la palabra y la acción, la pelea no solo es factible entre grandes grupos de compañeros, podemos desatar la revuelta directa en otros espacios, con pocos recursos, con pocos compas, incluso solos. Para ello solo hace falta convicción y cierta planeación. Recuperar nuestras vidas se vuelve una praxis cotidiana. Como ejemplo, las recuperaciones (expoliciones, “robo”) son una herramienta que podemos usar, tanto en el sentido de autorrealización y para cubrir necesidades propias, como también para distribuir los recuperado entre los oprimidos y realizar así una acción de agitación.  La revuelta también necesita de palabras, ritmo, infraestructura y sabor.

“El espectáculo a querido hacernos ver temibles, nosotros sabemos que somos peores.”
-Mentenguerra Rapero de España.

Gente imbécil detrás de micrófonos y de plumas “públicas” trata de difamarnos con adjetivos cuyos significados los muy idiotas desconocen: vándalos, anarquistas, infiltrados, provocadores, violentistas. Somos vándalos por que no reprimimos nuestros impulsos destructores, más que necesarios para agrietar la maquinaria social. Solo con la violencia rebelde (consciente) se rompe la ilusión de estabilidad que nos quiere vender el sistema. ¡El antagonismo existe! ¡Los poderosos y sus esbirros no son ni podrán ser nuestros iguales! ¡No merecen ningún respeto! Somos anarquistas en el sentido de que desconocemos a sus autoridades y ponemos nuestra confianza en las capacidades de las individualidades para auto-organizarse (en nuestras propias capacidades), no nos digan que esto no es imposible, en comunidades autóctonas de muchos rincones del mundo (incluyendo México) hay practicas de autonomía y organización horizontal, y en expresiones varias de rebeldes a lo largo de la historia, hemos visto experiencias de organización (no perfectas, pero reales) entre hombres libres e iguales.  Somos infiltrados por que nos colamos en los espacios donde podemos desenvolver nuestra practica subversiva, en estos puntos buscamos reconocernos en las diferentes expresiones de inconformidad, aún cuando estas manejen discursos asimilables para el sistema, ya que en estos movimientos encontramos a compas que dejan o dejarán (después de conocer la lucha callejera) atrás la miseria del reformismo para asumir una postura revolucionaria, muchos de los nuestros pasaron por este proceso, y de ello no nos avergonzamos. Ante esto hacemos un señalamiento, nacido de las experiencias recientes. Habrá que ser inteligentes en este sentido, nosotros no representamos ningún movimiento vertical, ni las siglas o los postulados de organización de masas como los sindicatos, por lo que actuar dentro de sus movilizaciones implica un alto riesgo, estos grupos ya han actuado en contra de nuestros compas. ¿Por qué tener que ir a buscar a nuestros afines a protestas plagadas de ciudadanos-policías? Mejor será crear espacios en los que estos compas se nos sumen. No descartamos que habrá momentos en los que valdrá la pena sumarnos a las movilizaciones reformistas, como en escenarios de crisis, pero será mejor esperar a que estás las generen ellos mismos (cosa probable) y no botar la primera piedra nosotros, ya que en esos casos atentarían –como ya lo han hecho- contra los nuestros.  Y por todo lo dicho sí, somos provocadores, queremos provocar el corto circuito de las relaciones sociales imperantes y difundir y extender miles de cortos.

Nuestra lucha debe trabajar en su seguridad ¿Queremos volver a ser encapsulados por miles de mierdas uniformadas? ¿Queremos tener que andar viendo por la libertad de los compas después de cada protesta? Será necesario tomar en serio nuestra actividad en lucha callejera, a lo largo del planeta se han establecido pequeñas pero efectivas medidas de seguridad para los compas que luchan. El camuflaje es parte imprescindible de nuestra labor, es necesario tomarse enserio el uso de la capucha la cuál tiene que estar herméticamente cerrada, el uso de ropa que evite la identificación de la policía tiene que darse sobre todo el cuerpo, desde los zapatos (no usarlos muy llamativos, o cubrirlos con medias, bolsas o cinta adhesiva) hasta los ojos (utilizar gafas o capuchas que no los muestren), el uso de prendas de ropa varias para despistar a los policías ha dado muy buenos resultados, habrá que llevar más de una. En el sentido de la seguridad no hay medidas de más, es preferible exagerar en la prevención, que luego, tener que enfrentar juicios y tramites legales. En el internet existen manuales varios, donde se dan recomendaciones precisas de cómo evitar la represión policial en la calle, también en los sitios virtuales (aquí valdría hacer un llamado a los compas para extremar la prudencia y no delatar sus actividades a través de las redes sociales; etiquetarse en fotos con capucha se ha vuelto medio de prueba para la represión policial).

“Somos la famosa
parábola de Heráclito el Oscuro.
Somos el agua, no el diamante duro,
la que se pierde, no la que reposa.”
-Jorge Luis Borges

La fuerza de nuestra revuelta radica en que no somos un cuerpo sólido. Somos miles de pequeñas hidras invisibles y resbaladizas. No pueden cortarnos la cabeza porque no tenemos una, somos millones de cabezas en ida y venida. La fuerza de nuestra lucha no crecerá por el robustecimiento de estructuras sólidas, no se aumentará mientras más adeptos tengamos en nuestras “filas”, tenemos que desechar esa ilusión que puede ser muy perjudicial para la subversión, no queremos que nuestros compas se suban a nuestro barco, queremos miles de lanchas en muchas direcciones, que puedan atacar, cuando así lo convengan, en conjunto. Nuestra fuerza crecerá en la medida en que nuestros grupos, colectivos, núcleos, proyectos se vuelvan más agresivos y conscientes. La informalidad nos ofrece además, seguridad, ante eventuales golpes represivos. A diferencia de las estructuras verticales que son erradicadas con un golpe a su estructura, las redes de células pueden ser mermabas, pero siempre habrá quienes puedan continuar el camino.  La cuestión según vemos, es fortalecer nuestras trincheras, no esperar a que otros  (muchos) vengan a fortaleceremos.

“Al buscar lo imposible el hombre siempre ha realizado y reconocido lo posible. Y aquellos que sabiamente se han limitado a lo que creían posible, jamás han dado un solo paso adelante.”
-M. Bakunin

Antes de que los merolicos ciudadanos-mediatizados inicien con sentencias absurdas que nos sabemos de memoria “si tanto odian al sistema por que usan internet”, “si tanto odian el sistema váyanse a cuba” “pónganse a trabajar huevones sin quehacer” les recordamos que acatando las normas y reglas de lo establecido nunca se ha llegado a nada. Nosotros tomamos posición, entendiendo que estamos del lado minoritario y vulnerable. Nos levanta nuestra dignidad y la belleza propia de nuestra ideas, que a diferencia de las suyas (sus ideas), nosotros si tratamos de concretar en la acción. Somos responsables de nuestra postura, nosotros no somos de los que hablan de represión policial, somos conscientes de que nosotros tratamos con desprecio a los líderes y a sus cobardes servidores, así que no esperemos trato diferente de su parte.  Tomamos posición en esta guerra a diferencia de ustedes, que se ocultan detrás del manto democrático de la diversidad, y el respeto a la pluralidad. Nosotros no queremos dialogar, ya estamos hartos de eso, nuestra palabra la botamos al cielo, como botamos las piedras y el fuego. A quien le toque le tocó. Estamos aquí porque nos cansamos de ser víctimas.

Hacen falta más palabras, que defiendan la lucha callejera, que reivindiquen la necesidad del conflicto, que narren la práctica que con pasión y alegría venimos construyendo, las capuchas se siguen levantando, vamos a ser más y mejores, para eso habrá que saber hablar y dialogar. Invitamos a los compas a que sumen sus palabras. Los invitamos sobre todo a que sean ingeniosos y activos. SOMOS MUCHOS, MÁS DE LOS QUE TODOS CREEN.

A usted buen –joven, señor- ciudadano que quiere saber quién es el encapuchado, no pregunte quienes somos, los encapuchados nunca lo revelaremos, nos importa una mierda su mundillo de rostros y de fama. Pero fíjese en los chicos “normales” en la parada del camión, parece que esperan el autobús de ruta, mire con atención al compañero callado del pupitre de alado, a la chica cortes del escritorio de enfrente, al amable empleado del restaurant.

Puede ser que donde antes solían recoger y descargar humanos-mercancía unos muchachos levanten una barricada, que el pupitre y el escritorio sirvan como su leña, o que usted sin saberlo (lejos de ahí) coma la sopa donde nosotros escupimos.

El espectáculo ha muerto. No nos dejaron soñar, ahora no los dejaremos dormir.
Se acabó la paz. Ahora el mundo nos pertenece.
Ni de izquierda ni de derecha ¡Somos los de abajo y vamos por los de arriba!

¡Capuchas al grito de guerra!
¡Este 2 de octubre no prenderemos velas, prenderemos barricadas!

México, finales de Septiembre. Desde la cloaca de alguna urbe.

Coordinadora de las sombras

Posdata: Un fuerte abrazo para los y las hermanas de los bloques negros y de las trincheras encapuchadas de Chile, Colombia, Argentina, Brasil, EUA, España, Inglaterra, Turquía, Egipto, Canadá, Indonesia, Rusia, Italia, Ucrania, Francia y del resto del mundo. ¡Todos vándalos, todos provocadores, todos irreductibles! Solidaridad con la resistencia de los antifascistas y revolucionarios griegos ¡Pavlos Fyssas presente!

Introducción

La Prisión, según la enciclopedia virtual Wikipedia, “es un lugar donde la gente es confinada y privada de gran parte de sus libertades. Las prisiones por lo común son instituciones autorizadas por los gobiernos que forman parte del sistema de justicia de los países. También pueden ser instalaciones para contener prisioneros de guerra. Un sistema penitenciario es el conjunto de prisiones y la organización respectiva para su operación.” Pero la prisión, cárcel, centro de reclusión o como lo quieran llamar, es mucho mas que eso, es una institución presente en todos los estratos y lugares , resulta ser como una especie de “coco” moderno al cual nos ha
acostumbrado la sociedad y con la cual nos amenaza cada vez que incumplimos con una norma establecida.

Es una institución donde se priva al ser humano de su libertad como consecuencia de actos que nunca debió cometer. También goza desgraciadamente de ser un lugar donde es palpable toda clase de violencia, desprecio y desidia que ha conocido el ser humano. La Cárcel es mucho más que barrotes y muros.

Por su parte el anarquismo según la Wikipedia es: “es un nombre genérico dado a las teorías y movimientos que llaman a la abolición del gobierno y de toda forma de jerarquía y autoridad para conseguir la anarquía. Los anarquistas consideran que la sociedad podría ser mejor organizada sin un gobierno y proponen muchas maneras de hacerlo. Los anarquistas también discuten que las relaciones éticas solo pueden ser basadas en la asociación voluntaria. El anarquismo busca la total libertad del individuo” Pero al igual que la Cárcel el anarquismo es muchotas que una interpretación critica de la sociedad actual.

Tanto la Cárcel como el Anarquismo se encuentran en serás totalmente distintas, representando valores e interpretación muy diferentes uno del otro. Llegando al extremos de constituirse cada una en la antitesis de la otra. Esa es la intención fundamental de este trabajo demostrar de una manera sencilla y dinámica las críticas que plantea la ideología anarquista contra la Cárcel como institución de coacción social, imperante en nuestra sociedad.

:: ¿Anarquismo? Con que se come eso…

El Anarquismo es un conjunto de ideas políticas, sociales y económicas que se opone a cualquier clase de jerarquía, tanto si se ha consolidado por la tradición o el consenso o como si se ha impuesto de forma coactiva a la sociedad. La palabra “Anarquía” proviene del griego “an-archos” que significa regido por nadie.

Los anarquistas creen que el mayor logro de la humanidad es la libertad del individuo para poder expresarse y actuar sin que se lo impida ninguna forma de poder, sea terrena o sobrenatural, por lo que es básico abatir todo tipo de gobierno, luchar contra toda religión o secta organizada, en cuanto éstas representan el desprecio por la autonomía de los hombres, abolir la esclavitud económica y combatir al Estado como entidad que reprime la auténtica libertad económica y personal de todos los ciudadanos. Este último se convierte en una necesidad inmediata y la desaparición del Estado se considera un objetivo revolucionario a corto plazo por muchos anarquistas.

Esta teoría es usada a menudo para definir el caos social, gobiernos inconstitucionales, pandillerismo, destrucción e incluso terrorismo. Como vemos todo tipo de adjetivo caótico y por lo general violento para definir este pensamiento. Pero definitivamente no son los anarquistas quienes utilizan la palabra “anarquía” con dichos fines, sino con otro, que es la de una sociedad totalmente libre que basa sus principios en la solidaridad, el apoyo mutuo y la autogestión.

Los profesores Alfredo Vallota y Nelson Méndez, en su libro “Bitácora de la Utopía: Anarquismo para el siglo XXI” definen al anarquismo como:

“Justificación de la utopía racional y posible de un orden social autogestionario, con democracia directa, sin burocracia autoritaria ni jerarquías permanentes.

Cuestionamiento radical del Estado, por ser la expresión máxima de concentración autoritaria del poder, critica a la delegación de poder en instituciones fijas y sobre impuestas a la sociedad.

Llamado a un cambio revolucionario- producto de la acción directa consciente y organizada de las mayorías que conduzcan a la desaparición inmediata del Estado, reemplazando organización social federal de base local Defensa del internacionalismo y rechazo al concepto de “patria”, en tanto se ligue a la justificación de Estado-Nación” [1]

El celebre anarquista Rafael Barret, mas romántico define su anarquismo como:

“Me basta el sentido etimológico: “Ausencia de gobierno”. Hay que destruir el espíritu de autoridad y el prestigio de las leyes. Eso es todo.

Lo ignorantes se figuran que anarquía es desorden y que sin gobierno la sociedad se convertirá siempre en el caos. No conciben otro orden que el orden exteriormente impuesto por el terror de las armas.”[2]

Otros autores prefieren ver al anarquismo, como una constante y perpetua tensión, Ergo, una forma de interpretar la vida y el contesto social en donde se desenvuelven, en vez de ser una teoría para instaurar un sistema político, social y cultural distinto al existente. Esta es principalmente la interpretación que le da la corriente del anarquismo conocida como “Inserruccionalismo”[3].

El preso anarquista Gabriel Pombo da Silva, hace una pequeña y sencilla introducción sobre como algunos anarquistas ven a su ideología como una “tensión”
y no como una teoría contraria a lo existente:

“La anarquía es mucho mas que un movimiento político-social, es una tensión permanente para con la existencia, tanto en lo propio (interno/individual) como en lo ajeno (lo externo/social).

Son demasiados lo/as que dan por supuesto que basta con “militar” (o estar afiliado/a) en una organización especifica anárquica, portar la estética anarquista y hablar de anarquismo para “ser ya” un anarquista… ¿ Es esto así? ¿Es la anarquía “una cosa” para ser contada o vivida? Me refiero a que su la anarquía la reducimos a una filosofía de salón, a una historia nostálgica del pasado y/o una estética marginal, ¿ que nos queda de ella?

La anarquía no se reduce a ser contada en todas sus formas y expresiones… no se limita a ser un objeto pasivo, unas ideas momificadas, unos rituales asépticos, vacíos y repetitivos como en la época pre-filosófica, donde el mito suplantaba el pensamiento racionalista.

La anarquía una vez comprendida y asimilada clama por su experimentación, por su realización: hoy, aquí, Ahora, en/con nosotro/as y nuestra forma de entenderla y sentirla… ¡¡ No basta con hablar de acción hay que ser acción!! No basta con soñar la anarquía, hay que ser expresión de dicha anarquía.”[4]

Como hemos visto, el anarquismo no es un sistema o teoría política única, con un plan concreto de acción para emprender un cambio social, como por ejemplo lo tienen otras tendencias ideológicas. Verbigracia, el Comunismo o el Cristianismo.
Todo lo contrario. El anarquismo es dinámico y goza de vida propia, hay tantas tendencias e interpretaciones sobre el anarquismo como especies vegetales en la tierra. Desde los Plataformitas, mas cercanos al comunismo, y que creen que se debe crear partido global anarquista que deba dictar las directrices para todas las individualidades libertarias, hasta los anarcoprimitivistas, que quieren volver a la época de recolección y caza, alejados de todo tipo de tecnología y
civilización. El anarquismo goza de una gran y variada gama de ideas y diferentes interpretaciones, pero todas con un denominador en común, la Libertad como valor fundamental e inclaudicable de la naturaleza humana y el rechazo al modelo de producción capitalista y al estado como su modo de organización.

Pero decir o tratar de sintetizar a las teorías anarquistas como una doctrina política que lucha contra el estado, el capital y las religiones, seria una total y absoluta falacia. Ya que el anarquismo va mas aya de estos planteamientos y propone una lucha no solo contra estas tres instituciones sino que también va contra el ejercito, las guerras, el patriarcado, el machismo, el conformismo, la monotonía e incluso para efectos de este trabajo lo que mas nos interesa es que el anarquismo también va contra las cárceles como generadoras de injusticia, violencia y represión.

Desde sus inicios el movimiento anarquista ha sufrido en carne propia el presidio y la represión, en algunos casos producto del accionar violento de algunos libertarios (como por ejemplo los acratas[5] que llevaban acabo las tácticas de sabotaje y de terrorismo conocidas como “propaganda por los hecho”[6]) o como victimas de la criminalizacion a la que fue sometida esta idea (por ejemplo, El Caso Sacco y Vanzetti[7] o el del pedagogo Francisco Ferrer i Guardia[8], entre otros). Este ultimo escribiría en la cárcel: “Todo hombre que haya querido mejorar su patria social y cultural ha pasado, como mínimo, por una cárcel”.[9]

Debido a esto y a que la cárcel como institución punitiva del estado representa en si, una estructura jerárquica de dominación y privación de libertad, valores estos rechazados por la idea libertaria. Hace que los anarquistas volquemos en gran medida nuestros esfuerzos en buscar medidas alternativas a la prisión e incluso proponer la destrucción total del sistema carcelario.

Los anarquistas en general consideran que la destrucción del sistema carcelario como una faceta necesaria de la tan añorada revolución social, al respecto el filósofo y activista más importante del anarquismo, Mijail Bakunin, dijo al respecto: “Solo podremos sentirnos libre, mientras no haya un solo preso”[10]

Es a través de los periódicos, mítines, libros y escritos que los libertarios proponen la destrucción del sistema penitenciario para dar cavidad a uno más humano y justo. Quizás el autor libertario que más ondeo sobre esta problemática fue el Príncipe Piort Kropotkin a través de sus escritos, “Las prisiones” y “La Ley y la Autoridad”.

Pero no es sino hasta 1905, cuando se organiza lo que podríamos considerar la iniciativa anarquista encargada de llevar acabo la lucha contra las cárceles, esta iniciativa fue y es conocida en el mundo con el nombre de la Cruz Negra Anarquista o Anarchist Black Cross.

Esta iniciativa tiene sus orígenes en la Rusia zarista, Una Cruz “Roja” Anarquista fue formada para auxiliar solidariamente a prisioneros políticos y sus familias.
Más adelante cambió su nombre por Cruz Negra para evitar confusión con la Cruz Roja “oficial” que distribuía socorros en el país. Inicialmente la primera CNA centro su actividad en dos frentes, el primero que era como ya habíamos dicho, organizar la solidaridad con los prisioneros políticos en especial con los libertarios, y la otra que era la organización de autodefensas en algunos poblados rurales contra la incursión de los cosacos[11] en dichas localidades.

La organización inicial consiguió mantenerse gracias a las aportaciones de individualidades y colectivos anarquistas que vivían en los Estados Unidos de Norte América, en especial los de la ciudad de Chicago.

Al ocurrir la denominada “Revolución de Octubre”[12] y el triunfo de los Bolcheviques en Rusia, hace que la organización se traslade a Berlín, debido a las constantes persecuciones y asesinatos de sus activistas por parte de sus antiguos “camaradas”, ahora en el poder. Desde allí continuarían ayudando a las víctimas del régimen soviético, así como del fascismo italiano y similares. Pero la desgracia pareció haber acompañado a la organización inicial, ya que pronto Alemania caería en manos del régimen Nazi, quienes rápidamente comienzan una brutal represión contra el movimiento anarquista alemán, incluido a la Cruz Negra Anarquista. Esto unido a la recesión económica que sacude por esos mismos años, a los EEUU, principal fuente de ayuda para la CNA, y a toda Europa, hace caer a la organización, las ayudas económicas para la iniciativa empiezan a escasear, se produce una inmensa ola de gente que necesita ayuda y finalmente la CNA se termina por derrumbarse.

La CNA vuelve a cobrar fuerza cuando a finales de los años 60 es encarcelado por el régimen dictatorial de Francisco Franco en España, el anarquista ingles Stuart Christie, de tan solo 18 años. Este anarquista fue a España con la intención de colaborar junto con otros libertarios españoles a perpetrar un atentado contra el General Franco. Pero dicha operación fracasa y por esto es juzgado y encarcelado en la cárcel de Carabanchel (Madrid).

En dicha cárcel descubre con horror que la inmensa mayoría de la ayuda que desde la calle entra hasta el interior de la prisión es administrada con dudosos métodos por el Partido Comunista Español (PCE). La mayoría de esta ayuda terminaría en las manos de este partido, sin que nadie, se acordase de los presos anarquistas o de otras organizaciones revolucionarias. El encarcelamiento de Christie supone un gran escándalo internacional y una gran propaganda para el movimiento anarquista.

En todo el mundo se organizan manifestaciones, charlas, mítines, sabotajes y peticiones para la puesta en libertad de este libertario. Al poco tiempo la campaña internacional tiene éxito y Christie sale en libertad, regresa a Gran Bretaña, donde decide ayudar a los presos políticos españoles. Para dicha labor se pone en contacto con el celebre anarquista de Inglaterra, Albert Meltzer, antiguo boxeador y tipógrafo de profesión, quien desde hace algunos años se dedicaba a la ayuda y el apoyo de los presos asiáticos desde una organización llamada “Ayuda Mutua”.

Ambos personajes se ponen de acuerdo y deciden refundar a la ya antigua Cruz Negra Anarquista. La Primera intervención de la reconstruida CNA fue obtener la libertad del anarquista español Miguel García, a quien le faltaba poco para cumplir su sentencia, que no significaba la libertad automática, y el cual, al salir de la cárcel, se une al grupo de la CNA en Londres para organizar la llamada “Cruz Negra Anarquista Internacional”. Desde esta época en adelante se crean nuevos grupos de la CNA en diferentes partes del mundo, los más importantes en Alemania e Italia, países que por cierto contaban con varios compañeros libertarios tras las rejas.

Esta nueva reactivación de la CNA trae consigo una nueva ola de represión en contra de la CNA, el mas emblemático de estas fue el asesinato del secretario general de la CNA en Italia, Giuseppe Pinelli, quien después de haber sido detenido por la policía de italiana, fue asesinado por esta, cuando lo arrojaron por una de las ventana de la comisaría.

Sobre el asesinato de Pinelli y las obscuras causas que lo provocaron, comenta el preso anarquista italiano Claudio Lavazza en un artículo:

“No se puede olvidar que Italia estuvo al borde de un Golpe de Estado (Estrategia de la Tensión), con bombas fascistas en los trenes, en las estaciones (Bolonia, 80 muertos), bombas provocadoras de las cuales los mass-media en general nos echaban la culpa, y el anarquista PINELLI pago con su vida (muriendo asesinado en una comisaría de Milán)” [13]

El asesinato de Pinelli, seria posteriormente relatado por el escritor y director de teatro, Dario Fo. En su conocida obra, “Muerte accidental de un anarquista”.

Otro caso que también causo gran conmoción fue el del anarquista alemán, Georg Von Rauch, quien era secretario de la CNA de Berlín (Alemania), este acrata también murió en extrañas circunstancias en manos de la policía.

En una entrevista realizada por el periódico anarquista mensual “cnt”, con alusión de la presentación de la biografía de Stuart Christie, este último comentaba un poco sobre la CNA y Pinelli:

“Fundé la Cruz Negra. En el último libro hablo sobre esto y sobre el Congreso Internacional en Carrara, donde se convirtió, junto con Pinelli, en una organización internacional. Aparte de apoyar a prisioneros, era una organización que se dedicaba a tareas de investigación y recopilación de información. En el caso de Pinelli, él conocía los movimientos de los neo-fascistas italianos para infiltrarse en la Cruz Negra Anarquista.”[14]

A mediado de los años 70, el militante de las Panteras Negras, Lorenzo Ervin Komboa, quien se encontraba para esa época en prisión y que en ella cambiaria de ideología, acercándose al anarquismo. Escribiria el panfleto “A New Draft Proposal for the Anarchist Black Cross”. Folleto de gran difusión dentro de los medios libertarios estadounidense y que lograría la reactivación de una extensa red de CNAs en los Estados Unidos de Norte América.

Es a comienzo de los años 80 que comienza una rápida formación de diferentes grupos de la CNA en el mundo, teniendo gran aceptación en varios países de Europa y Estados Unidos.

Actualmente hay grupos de la CNA en Inglaterra, Dinamarca, Bélgica, España, Francia, Estados Unidos, Costa Rica, Colombia, Argentina y Venezuela.

Hoy en día las diferentes CNAs en el mundo que coexisten, son una de las múltiples expresiones dentro del pensamiento acrata, que tratan de buscar una solución al problema de la delincuencia sin la necesidad de las cárceles. Estas iniciativas combinan sus actividades de defensa y solidaridad con los prisioneros políticos o sociales y el estudio, recopilación y difusión de una alternativa real, pacifica y libre al problema de las cárceles.

Hay que acotar que las CNAs no son la única expresión del anarquismo contra las prisiones, en general casi todas las iniciativas, grupos, federación y sindicatos libertarios apoyan y buscan una eliminación del sistema penitenciario. Considerado este como, “una triste herencia de un triste pasado”[15]. Vale la pena mencionar, entre otros, al Colectivo Kamina Libre de Chile[16], el Comitato Difesa Anarchici[17] de Italia, la Anarchist Prisoners` Legal Aid Network (APLAN) o la Missouri Prisoners Labor Union (MPLU)[18] de EEUU.

Pero aunque el movimiento libertario conoce la realidad penitenciaria y se opone tajantemente a ella. Lamentablemente, carece de un texto unitario donde se exponga de forma clara y concisa las diferentes críticas y soluciones que propone la ideología al sistema carcelario. Desde aquí en adelante nos centraremos en exponer las diferentes críticas, visiones y recomendaciones que tiene el pensamiento libertario con referencia a las prisiones.

:: Ruptura Judicial, primer pasó a la negación del sistema penitenciario.

Para entender este trabajo es importante introducir, el principio acrata, conocido como, Ruptura Judicial, esta postura del movimiento anarquista es muy poco conocida y difundida dentro del ámbito libertario.

El movimiento antiautoritario en general reniega de las leyes positivas como sistema normativo del individuo. Consideran que las leyes son ficciones creadas por el estado para mantener y preservar el orden existente. Esto no implica que estén contra un orden social, todo lo contrario, los anarquistas aceptan otros sistema de regulación de la sociedad como lo son las costumbres y sobre todo la moral del individuo. Se podría decir incluso, que los anarquistas anteponen el Dereho Natural, Justo y equitativo producto de la razón humana contra el Derecho Positivo rígido y codificado.

Tan repelente resulta el derecho natural para los anarquistas, que recurrimos al Príncipe Kropotkin para esclarecernos un poco el ingenio:

“Vemos una raza (refiriéndose a los juristas, esto es mió) confeccionadora de leyes, legislando sin saber sobre que legisla, votando hoy una ley sobre saneamiento de las poblaciones, sin tener la mas pequeña noción de higiene; mañana reglamentando el armamento del ejercito, sin conocer un fusil; haciendo leyes sobre la enseñanza o educación honrada de sus hijos; legislando sin ton ni son, pero no olvidando jamás la multa que afecta a los míseros, la cárcel y la galera que perjudicaran a hombres mil veces menos inmorales de lo que son ellos mismos, los legisladores. Vemos, en fin, en el carcelero la perdida del sentimiento
humano; al policía convertido en perro de presa; el espía, menospreciándose a si mismo; la delación transformada en virtud, la corrupción erigida en sistema; todos los vicios, todo lo malo de la naturaleza humana favorecido, cultivado para el triunfo de la ley.

Y como nosotros vemos todo esto, es por ello que en vez de repetir tontamente la vieja formula “¡respeto a la ley!”, gritamos “¡despreciad a la ley y a su atributos!” Esta frase ruin: “¡Obedeced a la ley!”, la reemplazamos por “¡Rebelaos contra todas las leyes!”[19]

Pero la Ruptura Judicial va más allá de un simple rechazo a las leyes, sino que significa la ruptura final con el orden jurídico existente en la sociedad capitalista. Es una declaración de voluntad. Es como una Objeción de Conciencia pero mucho más radical. Es la total negación por parte de los anarquistas del la jurisdicción establecida. La CNA-Bogota (Colombia) considera la Ruptura Judicial como, “el acto supremo de dignidad realizado por un prisionero en contra del
sistema que injustamente se atribuye el derecho de juzgarlo. Consiste en no reconocer como legítimos a los jueces, policías, sistema carcelario, y en general a todo el estado. Esta ruptura se da desde el inicio del proceso judicial negándose a rendir indagatorias, no observar respeto frente a la pretendida autoridad de los jueces y policías y aceptar las graves consecuencias que esto tiene para el implicado como parte de la venganza del sistema.”[20]

Esto es demostrable, cuando son llevados a juicios algunos anarquistas en lo general como responsables de ciertos actos de violencia. Vgr. El anarquista griego Nikos Maziotis, que en su juicio, declaro. “Antes de todo, no quiero pasar por un honrado muchacho en este lugar adonde he sido obligado a venir. No voy a pedir disculpas porque no me considero un criminal. Yo soy un revolucionario. No tengo nada de que arrepentirme. Estoy orgulloso de aquello que he hecho. Las únicas cosas de las que me arrepiento son: el error técnico que no ha hecho estallar la bomba, en la que ha sido hallada mi huella dactilar, gracias a la cual he acabado aquí; y el error de que el material encontrado no debía estar en mi casa, sino en otro lugar.”[21]

Otro ejemplo es el de la anarquista española Carolina Forné Roig, quien ante el juicio que se le seguía por varios actos de sabotaje y vandalismo callejero, declarara:

“¡No pedimos el permiso para ser libres. Por eso no pediremos perdón!”.[22]

Pero lo importante para efectos de este trabajo, no es el de sin están o no de acuerdo los anarquistas con las leyes. Sino que el hecho de negar el sistema jurídico, lleva implícitamente la negación ha la cárcel, como sistema coaccionador de ellas. Ergo, el negar una institución lleva ha negar la otra. Ambas están íntimamente ligadas y el desprecio por una lleva automáticamente al desprecio de la otra.

Por eso se considera que la Ruptura Judicial propuesta por algunos anarquistas seria la antesala para el abolicionismo carcelario.

:: No hay Abolición sin Revolución.

Como habíamos dicho anteriormente la abolición del sistema penitenciario, es una de las facetas por la cual deberá pasar toda revolución anarquista. Bien sea esta de forma pacifica por simple voluntad de la mayoría de los habitantes del planeta o a través de la acción directa y por lo general violenta de colectivos y grupos libertarios afines y unidos por un fin ultimo, en este caso, la construcción de la utopía anarquista. El Maestro Piort Kropotkin sobre esto comentara que: “El primer deber del revolucionario será abolir las cárceles.” [23]

La futura sociedad anarquista no puede ser concebible con la existencia de centros penitenciarios e instituciones psiquiatritas, ya que estas, absorben y roban en sí, el génesis de toda transformación libertaria, que es, como ya hemos repetido en infinidad de veces, La Libertad del individuo.

Además, el pensamiento libertario, considera a la cárcel como uno de los pilares en el cual se sostiene todo el sistema socio-económico capitalista. Sobre esto el preso anarquista Sardo, Federico Pais, escribirá: “¡Atacar la cárcel es atacar al capital!”[24]

En el periódico anarquista, Obrero Prisionero, vocero de la Federación Ibérica de CNAs, en su editorial de Abril-Mayo de 2002, nos comenta:

“Quizás deberíamos recordar a toda la gente que milita de una manera u otra en el movimiento anarquista que esta lucha fue siempre uno de los pilares fundamentales en los que se sostenía nuestras aspiraciones para un cambio de sistema hacia la anarquía, que esta no es una lucha nueva y que antes que nosotros otros ya combatieron. Nuestro/as mayores plantearon en sus días que toda revolución tendría que pasar, sin mas remedio, por la eliminación completa de las prisiones y que, mientras este día llegara habríamos de trabajar en la asistencia y apoyo a los compañeros presos y a sus familias, que es lo que algunas organizaciones tratamos de hacer no sin problemas de todo tipo.”[25]

Con esto podemos llegar a la conclusión de que el movimiento libertario en general es conciente al saber que no puede haber una destrucción del sistema penitenciario sin una previa destrucción del sistema Capitalista y del Estado.

Pero la institución Carcelaria no es vista por el movimiento en general como el problema de todos los males que flagelan el género humano, sino como una consecuencia del sistema capitalista. Para nosotros atacar al sistema penitenciario significa a su vez atacar las estructuras del capitalismo y del estado. El escritor italiano Constantino Cavalleri, nos da una visión más amplia de cómo ven los anarquistas este punto de la discusión:

“Por lo que a mi se refiere, entiendo la lucha en todos sus aspectos como el ataque al dominio. En el caso de la lucha contra las cárceles, entiendo como ataque al poder del Estado-Capital para imponerle la abolición del régimen de encarcelación especial (aislamiento), el fin de la dispersión de lo/as preso/as, la excarcelación de lo/as preso/as con enfermedades incurables.

El contenido de la lucha especifica contra la cárcel, bviamente no impide el objetivo que nos empuja a la lucha: la destrucción de las prisiones.”[26]

:: El Dilema sobre la Privación de la Libertad.

Las cárceles en un principio no fueron concebidos como la institución punitiva por excelencia del estado. Por el contrario las cárceles aparecen como una manera de asegurar al trasgresor hasta tanto se dictase y cumpliese la pena (Expulsión, pena de muerte, mutilación, galeras, entre otras). Es decir, la prisión fue creada como una medida procesal y no como una instancia punitiva por la sociedad.[27]

Es con el pasar de los tiempos y con la llegada del modelo capitalista, y de la sociedad clasista que la sostiene, que las cárceles pasan de ser lugares de “espera” mientras se conmutaba la sentencia a lugares donde se cumpliría la pena y donde el individuo debería rehabilitarse mientras expiaba sus culpas. Esta nueva realidad y naturaleza de las cárceles lleva al movimiento anarquista, amantes de la libertad y la solidaridad, a cuestionar fuertemente la esencia en si de las
prisiones, ya que la idea libertaria entendió que como movimiento social y político no podía permitir que un ser humano, por mas daños y errores que haya cometido, sea privado de su Libertad.

Sobre este dilema Kropotkin dirá:

“El principio de toda cárcel es básicamente malo porque priva al hombre de libertad. Privando a un hombre se su libertad, no se conseguirá que mejore.”[28]

Las cárceles en si son la negación del valor mas importante, para un libertario que como ya todos sabemos es la libertad.

:: La Falacia de la Reinserción Social.

Según el articulo nº 2 de la Ley de Régimen Penitenciario: “La reinserción social del penado constituye el objetivo fundamental del periodo de cumplimiento de la
pena”[29]. Lo mismo pasa con el articulo nº 272 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela que dice: “El estado garantizara un sistema penitenciario que asegure la rehabilitación del interno o interna”[30]. Con esto tratamos de llegar, al fin primordial de toda institución penitenciaria que es la de rehabilitar al infractor.

Las cárceles modernas tienen como fin ultimo, dos cosas primordiales que son, la reforma del infractor y la de impedir la repetición del acto antisocial. Pero ¿Realmente la cárcel rehabilita a los que en ella entrar?, la respuesta de muchos, basadas en sus propias experiencias, conocimientos y en las estadísticas, dirían un rotundo no. Esto se convertiría en una de las banderas mas proclamadas del abolicionismo carcelario propuesta por los anarquistas.

Kropotkin diría: “El Hombre que ha estado en la cárcel, volverá a ella”[31], las prisiones del mundo se han convertido en verdaderas escuelas del delito. La historia a demostrado que en la mayoría de los cazos cuando alguien sale de la cárcel, aparte de volver a ella vuelve con cargos mas graves que con los que entro por primera vez, demostrando así el fracaso de la supuesta rehabilitación social que trata de lograr el sistema carcelario con los infractores.

El príncipe Kropotkin en el mismo texto señalado anteriormente dirá:

“Es inevitable, las estadísticas lo demuestran. Los informes anuales de la administración de justicia penal en Francia muestran que la mitad de los que comparecen ante los jurados y dos quintas partes de los que anualmente comparecen ante los órganos menores por faltas reciben su educación en las cárceles. Casi la mitad de los juzgados por asesinato, y tres cuartas parte de los juzgados por robo con allanamiento son reincidentes. En cuanto a las cárceles modelo, mas de un
tercio de los presos que salen de estas instituciones supuestamente correctivas vuelven a ser encarcelados en un plazo de doce meses después de su liberación.”[32]

En su folleto “La Cárcel y su influencia moral sobre la/as presos/as”[33], Piort Kropotkin escribirá:

“La Cárcel no impide que se produzca actos antisociales. Multiplica su número. No mejora a las que pasan tras sus muros. Por mucho que se reforme, las cárceles seguirán siendo siempre lugares de represión, medios artificiales, como los monasterios, que harán al preso cada vez menos apto para vivir en comunidad. No logran sus fines. Degradan la sociedad. Deben desaparecer. Son supervivencia de barbarie mezclada con filantropía jesuítica.” [34]

Pero otro punto importante con referencia al mito de la reinserción social, visto desde una perspectiva anarquista, es la de ¿Quién es o quien se cree el estado para darse el lujo de “rehabilitar” a un individuo?, ¿que es en si la rehabilitación?, ¿porque el estado tienen que rehabilitar a un individuo?, para nosotro/as esta es otra clara violación de la libertad y autonomía de cada individuo que compone la sociedad, por parte de la institución penitenciaria.

El preso anarquista Federico Pais, en un artículo nos comenta sobre esto:

“Los médicos, los vigilantes, los psicólogos, los psiquiatras, las distintas administraciones penitenciarias hablan de rehabilitación pero ¿como puede “rehabilitarse” un individuo que, por la fuerza, ha sido privado de la propia libertad personal y cuando en el interior de las prisiones están vigentes normas que niegan al preso la propia dignidad? Humillantes registros personales, destrucción de nuestras celdas durante los registros hechos para garantizar un vivir tranquilo dentro de la cárcel, continuos traslados para hacer que nadie se cree un ambiente propio, socialice con otros presos… Y luego insensatos reglamentos que con una ferviente ilógica querrían garantizar el orden interior de las distintas cárceles.

Llamen tratamiento de reeducación a mas de 20 horas al día encerrados en la celda sin hacer nada… donde la vida del preso esta sobrecargada de provocaciones continuas y de tensiones que con frecuencia desembocan en las auto-lesiones y en cualquier momento (y esto las distintas administraciones lo saben muy bien) pueden explotar en mil otras formas de violencia, violencia que nace y se alimenta de tales ondiciones de reclusión.” [35]

Sin duda alguna aquello que el sistema capitalista trata de llamar “reinserción” o “resocializacion” pareciera más bien un cínico y macabro cuento, que nos cuentan, para tratar de encubrir una realidad tan obscura y compleja como nuestra existencia. El anarquista norteamericano Harold Thompson, que ha vivido muchos de sus años tras las rejas, nos amplia un poco más, el criterio de la falacia de la reinserción:

“Las prisiones son instituciones diseñadas para enseñar lecciones de violencia a través del abuso hacia aquellos confinados en ellas. Esta violencia, enseñada es, a veces, desviada a la sociedad general, luego de que un prisionero es liberado. Amargura, rabia acumulada, enojo, tienen que salir a algún lugar para liberarse y explotar, casi siempre en el momento mas inesperados y de manera autodestructiva, mandando a los individuos por “un segundo trago” en los pozos de las prisiones.

Las victimas de la brutalidad institucionalizada crean otras nuevas, asegurando la continuidad del círculo vicioso luego de la liberación a la sociedad y el retorno a las deshumanizante existencia penal. La prisión no disminuye los crímenes ni protege a la gente de ellos, los perpetua, la persona se convierte generalmente, en una amenaza para la sociedad, mas que cuando entro.”[36]

Desde la perspectiva libertaria, no solamente es imposible reformar a una persona, sino que mucho mas imposible es reformar ha aquellas personas que han caído presas por su activismo político, ergo, que están en prisión por actividades o delitos inspirados en alguna actividad política.

Un dossier anarquista contra las cárceles nos dice:

“Aunque este grupo es muy amplio (refiriéndose a los delitos políticos), podríamos definirlo como todas aquellas acciones al margen de la ley que se efectúan como efecto de una toma de conciencia y con un objetivo político claro, como la insumisión, la ocupación y otros tipos de lucha. En este caso, hablar de reinserción es una completa desfachatez: si existe un cuestionamiento de la sociedad del modelo político, ¿de que forma puede una persona reinsertarse en algo contra lo que esta luchando? El verdadero sentido de la aplicación en este caso tiene una doble lectura: la intención del Estado de marcar el camino de las luchas, es decir, que se intente transformar cosas pero dentro de las estructuras estatales, para que al fin todo siga igual y al tiempo reprimir cualquier levantamiento peligroso para el sistema.”[37]

Las teorías anarquistas en general rechazan el principio de la rehabilitación, ya que consideran a esta, como una forma deliberada de intromisión del Estado, para reeducar a los individuos que el poder y el capital, consideren problemáticos. La Rehabilitación es vista también como la contraposición de un principio básico de la pedagogía libertaria, la de la Libertad y Autonomía del individuo.

La falacia de la reinserción social debe convertirse en uno de los principales argumentos utilizados por el movimiento anarquista en general, para reprochar la institución penitenciaria

De la leve conclusión de que la Cárcel no cumple con su fin primordial, que es la de rehabilitar el infractor. Sacamos otro presupuesto ideológico indispensable para la causa que es el de la Inutibilidad de las Cárceles, ya que como hemos visto, estás no cumplen con su objetivo final. O como diría el propio Kropotkin:

“No es posible mejorar una prisión. Salvo algunas pequeñas mejoras sin importancia, no hay absolutamente nada que hacer sino demolerlas.”[38]

:: La Prisión como herramienta de Control Social.

Para el anarquismo las cárceles a menudo son usadas por el poder y los estados (sin distinción de ningún tipo desde las democracias burguesas hasta los mal llamados estados socialistas) como instrumentos represivos usados para amedrentar a todo tipo de disidencia que tengan o afronten. Según la lógica libertaria, las prisiones son instrumentos usados por el poder para enajenar y escarmentar a los que decidan cambiar el estado de las cosas.

Sobre esto el preso libertario ibérico, Xose Tarrio, en un escrito nos dirá:

“La prisión no puede ser entendida sino como una herramienta represiva del aparato gobernante, mediante la cual este afianza su poder. Asimismo podemos afirmar que
surge de la necesidad de ese poder de controlar al pueblo, de la necesidad de regularlo, de ordenarlo, de mantenerlo, en diminutiva, bajo una libertad condicionada, sujeta a un código penal, con la amenaza constante de la prisión pendiente sobre su cabeza.”[39]

Para la rama abolicionista dentro del anarquismo, la cárcel solamente busca hacer desistir a las personas de cometer cualquier acción que el estado considere imprudente o inmoral, convirtiéndose a su vez en una amenaza constante para las personas que viven en sociedad.

Para entender mejor esta postura del anarquismo sobre las prisiones, volveremos a recurrir, de nuevo, a Xose Tarrio:

“La idea de la prisión surge en la historia como medio por el cual encerrar y aislar de la sociedad a aquellas personas que las autoridades consideraban molestas o subversivas a las leyes en vigencia. A lo largo de la historia de las prisiones y sus mazmorras ha sido aplicada de formas diferentes, pero siempre, absolutamente siempre, han constituidos, bien en la era medieval. Bien en la era moderna o contemporánea, una herramienta del poder impuesto, el medio coercitivo de reyes, militares y políticos. La prisión pasa a convertirse en un medio legal de castigar las malas conductas dentro de la sociedad y, de paso, es un medio eficaz para eliminar adversarios políticos y frenar actitudes subversivas. Con ello, las personas erigidas en amos del pueblo, se auto otorgaban el derecho a castigar y dirimir.”[40]

Más adelante dirá:

“Tenemos el origen político de la prisión: el monopolio por parte del poder del uso de la represión y de la violencia sobre las demás personas, en exclusiva. Su utilidad funcional: hacer valer sus leyes por medio del terror y de la tortura. Su fin: la destrucción de los enemigos del sistema vigente y de aquellas personas insumisas a las leyes y códigos.” [41]

Quizás este sea el tema mas desarrollado por el ámbito libertario, debido a que este ha sufrido en carne propia la criminalizacion, por decirlo de alguna manera, de sus propias creencias. Actualmente la mayoría de CNAs en el mundo y otros colectivos que luchan contra las cárceles. Han enfocado su atención en la lucha por la libertad de sus compañeros que han caído presos.

La Federación Ibérica de CNAs en España, ha redactado un largo documento, que transcribiremos a continuación, y que servirá de guía para poder entender porque es tan importante para lo/as anarquistas ayudar y auxiliar a sus compañeros detenidos en prisión:

“Cuando un compañero o compañera es encarcelado, no podemos olvidarnos de el o de ella bajo ningún concepto. Desde el mismo instante en que son detenidos, torturados y, finalmente encarcelados adquirimos un compromiso con ellos, pero es mejor explicar el porque, el por que no podemos dejar a los presos y presas solos ni solas.

Cuando un compañero/a es encarcelado cambia radicalmente su forma de vida, ya no es como nosotro/as, un ser semilibre, y pasa a ser un numero de ficha, una foto, multitud de datos, análisis sobre quien es, por que esta, lo violenta que es por osar enfrentarse al estado y un largo etc. En una palabra, pasa a depender de la voluntad de sus verdugos y carceleros a su total antojo.

Las relaciones humanas mas comunes se ven muy afectadas, en el trato familiar, de pareja, con lo/as amigos y amigas y con tus seres mas queridos; control arbitrario total de las visitas, el contacto con los familiares etc. Todo ello planificado hasta el mínimo detalle para provocar el aislamiento social mas cruel contra el preso y la presa con un único fin: doblegarle y hacerle renunciar a su dignidad, a sus ideas etc.

Los compañeros y compañeras presos y presas se convierten en meros rehenes del Estado ( da lo mismo que tipo de estado sea este) con los cuales mantiene el miedo provocando que su situación se refleje en la gente que si que lucha en la calle con un único fin : perpetuar el clima de terror y mantener sometida a la gente con el aviso de que tu situación puede cambiar y que tu también puedes terminar en la cárcel si te sales del camino que el estado tiene ya trazado para ti y para todos y todas.

Al convertirse los compañeros y compañeras presos y presas en rehenes del Estado, este perpetua su estatus de represor y de guardián del orden establecido, mostrando al conjunto de la sociedad que aquí todo funciona y que para comprobarlo solo tienen que mirar las cárceles, toda la gente que se encuentra en ellas fruto de la efectividad del estado y su aparato jurídico-policial, para dar a entender que esto marcha, que no hay problema y que el estado tiene mecanismos
de sobra para eliminar a quienes molestan, a la disidencia.

La tortura a la que son sometidos y sometidas los compañeros y las compañeras hace que la gente que aun lucha en la calle se cuestionen cuando menos su propio futuro y su negro porvenir si se enfrentan al Estado. El miedo a la tortura, a las palizas, a los juicios y a terminar encarcelado/as hace que la gente teóricamente mas progresista den cada vez mas pasos hacia atrás, reculando poco a poco hasta dejar fuera de sus luchas a los presos y presas, centrándose en dinámicas puramente sindicales, políticas etc. O como mucho, movilizándose solamente cuando uno de sus miembros es encarcelado como sucedió hace no mucho en tesalónica.”[42]

Tal vez el principio libertario que más concuerda con la imperante necesidad del movimiento anarquista en general, de proteger y defender a sus compañeros encarcelados, sea el principio de la Solidaridad, considerado por muchos acratas como uno de los pilares fundamentales que sostiene la ideología libertaria. Tan importante y fundamental es la Solidaridad dentro del ámbito anárquico que el antiautoritario Constantino Cavalleri, nos comenta del valor que tiene esta práctica humana, para los anarquistas, en su lucha contra las cárceles:

“La solidaridad en el ámbito revolucionario es el momento en que, además de las diferencias existentes, las entidades revolucionarias-individualidades y colectivas- se manifiestan y se refuerzan entre ellas reconociendo recíprocamente la validez de cada una.

Tal manifestación de solidaridad puede ser expresada de mil maneras: desde la contribución económica para financiar las actividades llevadas adelante, a la correspondencia con quienes son golpeado/as por la represión, desde los actos esporádicos de sabotaje, a la intervención en las plazas publicas. Las mil maneras de hacer sentir la solidaridad con la lucha de lo/as preso/as que se han llevado a cabo, algunas con éxito, a pesar de las carencias y de los limites que han
surgido. Sin embargo, las manifestaciones de solidaridad mas efectiva es la de hacer propia la lucha en su complejidad, extendiéndola en lo social y en los territorios, a fin de agrandar los frentes de la lucha misma, dentro y fuera de las cárceles, sin por ello, impedir o forzar a quienes creen que deben actuar según sus métodos y sensibilidád.”[43]

:: Las Prisiones como centros de la extrema miseria.

A la cárcel en si misma se le atribuyen toda suerte de miserias, es la institución más absorbente, inhumana y posesiva que ha concebido la mente humana.[44] Según el ultimo informe de Provea en el ultimo año en las cárceles venezolanas hubo mas de 1.153 victimas de la violencia carcelaria, 619 de estas por armas de fuego y de las cuales 227 fallecieron, demostrando así el grado de extrema violencia y extrema indigencia que se vive en las cárceles, convirtiéndose estas en el reflejo mas cruel y brutal de nuestra naturaleza humana.

En la cárcel se ve hambre, desidia, crudeza y sobre todo violencia, bien sea esta proveniente de los reclusos contra los mismos reclusos, de los reclusos contra los vigilantes o de los vigilantes contra los reclusos. Convirtiéndose en un círculo continuo y perpetuo de violencia y brutalidad humana. No importa donde este ubicada la prisión, desde la industria carcelaria y de aislamiento celular como la de los EEUU, pasando al sistemas de aislamientos tan insensibles como el
tristemente celebre Fichero Interno de Especial Seguimiento (F.I.E.S) en España, las fabricas de terror de nuestras cárceles suramericanas hasta las tan “humanas” y “vanguardistas” prisiones de los países nórdicos. Todas generan violencia de una u otra manera.

Las cárceles parecen ser esa suerte de instituciones macabras que estén donde estén generan toda clase de conductas antisociales y aberrantes que solo contribuyen a la perpetuidad del sistema penitenciario.

:: Fin del Contrato Social

El filosofo francés Michael Focault en su obra “Vigilar y Castigar” nos dice, “La Prisión es omnidiciplinaria. Allí el hombre tiene que trabajar, comer, dormir, educarse, estudiar, asearse, divertirse, amar, vivir íntegramente. Es continua, incesante, permanente, ininterrumpida, persistente, asidua, inacabable, inagotable, agobiante, exhaustiva, exprime, succiona, destripa sin prorrogas ni aplazamientos de ninguna naturaleza”[45], sin duda alguna las cárceles fueron concebidas para aislar al individuo de la sociedad, mantenerlo al margen de esta y de ser posible total y absolutamente confinado en esas cuatro paredes llamadas celdas. Este encierro permanente hace que el preso se aislé totalmente del mundo exterior y de los valores que hay en ella, cosificando e inhumanizando al sujeto que esta privado de libertad. Kropotkin al respecto decía: “Quienes planearon nuestras cárceles hicieron todo lo posible por cortar toda relación del preso con la sociedad”.

Para el movimiento anarquista, el hecho de que la cárcel sea considerada, como una guillotina que corte las relaciones sociales, constituye una de las consecuencias mas graves que genera la prisión.

Sobre esto el Harold Thompson nos comenta:

“La Prisión esta ideada para aislar al prisionero de su familia y amigos, destruir su personalidad para forzarlo, a través de variables niveles de “técnicas de lavado de cerebro”, a transformarse en otro robot obediente al capitalismo”.[46]

La Prisión es un cosmo y sociedad totalmente distinta a la que se encuentra en las afueras de sus muros. Las cárceles gozan lamentablemente de sus propias “normas” y reglas, con sus propias autoridades, bien sean estas legales o mejor dicho autorizadas, como lo son carceleros, guardias y vigilantes o ilegales o no autorizadas, que son las bandas o individualidades que controlan el comercio ilegal dentro de los pabellones y celdas. Esta realidad es así desde la Patagonia hasta Groelandia, desde California hasta Taiwán.

Pero el hecho de que la cárcel sea una institución tan absorbente, hace que el recluso cada vez mas se vaya aislando de los valores y costumbres que rigen la sociedad en la calle por las que rigen dentro de los barrotes. Es por eso que los anarquistas consideran que la resocializacion del infractor es una gran mentira, Ergo, con el aislamiento continuo y por largos periodos de tiempo no crean nuevo individuos resocializados sino que por el contrario los aísla cada vez más de esa comunidad y rompe el contrato social establecido por este con la sociedad.

:: ¿Carceleros?, No gracias.

Tan detestable y odiado por los anarquistas como el estado y el capital, son los carceleros o las personas encargadas de mantener el orden y custodia dentro de los penales. Son vistos por el movimiento como seres inhumanos y poco humanitarios, no solo por el trato y psicología violenta que emplean contra los reclusos, sino porque ellos son la herramienta usada por el sistema para mantener la institución carcelaria. Así como son vistos por los libertarios como, “secuestradores” de la libertad de las personas retenidas y bajo su custodia. Tal es así que cuando un anarquista cae preso, sus compañeros no lo consideran un recluso sino un “secuestrado” por el estado y capital.

Para este caso volvemos ha recurrir al ya celebre y repetido en infinidad de veces en este trabajo, Piort Kropotkin, para aclarar algunos puntos:

“Es fácil escribir en los periódicos que hay que vigilar estrechamente a los guardias de las cárceles, que deben elegirse entre hombres buenos. No hay nada más fácil que construir utopías administrativas. Pero el hombre seguirá siendo hombre, guardián o preso.

Y cuando se condena a estos guardianes a pasar el resto se sus vidas en situaciones falsas, sufren las consecuencias. Se vuelven irritables. Sólo en monasterios y conventos hay tal espíritu de mezquina intriga. En ninguna parte abundan tanto escándalos y chismorreos como entre los guardianes de las cárceles.

No se puede dar a un individuo autoridad sin corromperle. Abusará de ella. Y será menos escrupuloso y sentirá su autoridad más aun cuanto su esfera de acción sea mas limitada.

Obligado a vivir en terreno enemigo, el guardián no puede convertirse en un modelo de bondad. A la alianza de los presos se opone la de los carceleros. Es la institución la que les hace lo que son: sicarios ruines y mezquinos. Si pusiésemos a Pestalozzi[47] en su lugar, pronto sería un carcelero.”[48]

Con el texto de Kropotkin podemos llegar a otra conclusión, que es la de cómo el poder es un factor influyente para pervertir la naturaleza humana. Este juego de papeles (recluso/carcelero) que emplea el sistema penitenciario, solo contribuye a la perpetuidad del sistema. Para los anarquistas no hay carcelero bueno, todos son malos, porque el sistema los ha pervertido entregándoles indiscriminadamente poder para actuar en contra de otros seres humanos.

Tal vez un ejemplo de esto sea la película alemana, extremada hace poco y cuya historia esta basada en hechos reales, llamada “El Experimento”. Dos equipos de estudiantes, unos son presos otros carceleros, todos concientes de que era un experimento, no basto una semana, para que todo saliera fuera de control y terminara de forma trágica.

:: Trabajo en la Cárcel. Manera de beneficiarse, modo de re-educación o simple esclavitud.

El articulo 15 de la Ley de regimiento penitenciario, dice: “El Trabajo penitenciario es un derecho y un deber. Tendrá carácter formativo y productivo y su objeto primordial será la adquisición, conservación y perfeccionamiento de las destrezas, aptitudes y hábitos laborales con el fin de preparar a la población reclusa para las condiciones del trabajo en libertad, obtener un provento económico y fortalecer sus responsabilidades personales y familiares”[49] Por su parte el articulo 17 de la misma ley nos dice: “La renumeración de los penados será destinada, en la proporción que establezca el reglamento, para adquirir objetos de consumo y de uso personal, atender a las necesidades de sus familiares, formar el propio peculio que percibirá a su egreso, adquirir materiales y útiles renovables para el trabajo e, incluso, para compensar parcialmente el costo de su internación en la medida en que lo permita la cuantía de la remuneración. Como podemos ver nuestra legislación penitenciaria goza de la posibilidad de que los reclusos puedan trabajar.”[50]

Pero el tema o mejor dicho la reivindicación de los anarquistas con referencia al trabajo dentro de las cárceles son muy poco o nada conocidas. Kropotkin en sus textos dirá:

“Todos conocemos el influjo dañino de la ociosidad. El trabajo realza al hombre. Pero hay muchos trabajos. El trabajo del libre hace sentirse parte del todo inmenso; el del esclavo degrada. Los trabajos forzados se hacen a la fuerza, solo por miedo a un castigo peor. Y ese trabajo, que no atrae por si mismo porque no ejercita ninguna de las facultades mentales del trabajo, esta tan mal pagado que se considera un castigo.

Cuando mis amigos anarquistas de Clairvaux hacían corsés o botones de concha y ganaban doce centavos por diez horas al día, y cuatro los retenía el Estado, podemos comprender muy bien la repugnancia que este trabajo producía al condenado a ejecutarlo.

Cuando uno gana treinta y seis centavos por semana, hay derecho a decir. “Los ladrones son los que aquí nos tienen, no nosotros.”[51]

Pero para los anarquistas el problema no es en si el trabajo, sino las condiciones en que se de ese trabajo. Por lo general el nivel laboral dentro de las prisiones es pésimo, inclusive peor que el trabajo en la época del Capitalismo Clásico (¡Ya es decir bastante!). En muchos países no son reconocidos sus derechos laborales o son reconocidos por la mitad. Creando así más rencor dentro del recluso. Por su parte aunque en Venezuela, el texto legal reconoce todos los derechos laborales a los privados de libertad. En la práctica es otra situación.

Otro punto importante es la poca diversidad laboral dentro de las cárceles. Por lo general son pocas las empresas que se atreven a invertir dentro de las Prisiones, el único caso excepcional es el de los EEUU, pero ese caso lo tocaremos mas adelante.

El hecho de que sean pocas las empresas que inviertan sus capitales en crear fuentes de empleo dentro de las cárceles, ase que la gama de elección que tenga un preso para hacer el trabajo que guste, es ínfima o mejor dicho nula. Por lo general se tiene que limitar a hacer lo que este a su alcance, le guste o no.

Creando mayor frustración en el penado.

Otra de las críticas hecha por los anarquistas contra las cárceles que no es sobre el trabajo pero que esta relacionada en gran medida, es la continua y sistemática privatización de las cárceles por parte de las industrias privadas.

Esto ocurre sobre todo en las prisiones de Estados Unidos, el preso anarquista norteamericano Harold Thompson, nos comenta sobre esta realidad:

“Las prisiones son una industria hipercreciente, tal como el capitalismo inflando con los dólares quitados a la clase trabajadora en forma de impuestos.

Ciertamente, es claro que los políticos profesionales están interesados solo en llenar sus bolsillos y no de aliviar el peso de aquellos que lo eligieron. La industria privada ha entrado las correcciones privadas piden tratos con departamentos de correcciones del Estado. Compañías de medicina privada han sido formadas para proveer a los prisioneros de necesidades medicinales y al menos un estado. Tennessee, ha entrado en un arreglo por contar con una compañía privada de para proveer comida a los prisioneros. Compañías privadas de administración de prisiones han sido conocidas por atentar tras intentar conseguir llegar al mercado internacional de esclavos por contratos para operar prisiones con una ganancia en otros países. Un perfecto ejemplo de tales ruidosas ganancias es la corporación de
correccionales de América, ubicada en Nashville, la cual ha entrado en negociaciones con el Reino Unido con la esperanza de manejar y operar prisiones inglesas privatizadas. Los beneficios económicos para el Estado y el sector privado que forman parte del asunto es imposible medir. Cuando la mayoría de las otras áreas del mercado libre están en declive, hay un gran crecimiento en la industria de la corrección.”[52]

:: Apuntes finales

Después de tantas criticas lo que si queda claro es que el movimiento anarquista en general es bastante critico con referencia a la institución penitenciaria. La consideran como una de los productos más dañinos y pérfidos creados por la sociedad capitalista y el estado.

Pero aunque el movimiento anarquista es muy critico con referencia a las Prisiones, también podríamos decir que es muy poco imaginativo, ya que hemos sido bastantes incompetente para proponer una teoría o idea lo bastante bien elaborada y estructurada que pueda contribuir ha suplantar el actual sistema penitenciario por una mas humano y justo.

De hecho es frecuente que cuando le preguntan a cualquier anarquista, de cómo van a ser para sustituir a las cárceles, o que hacer con las personas que cometan actos de vandalismo dentro de una posible sociedad anarquista. No saben que contestar, o lo mas seguro es que contesten, “que cuando llegue el día de la revolución la sociedad de forma libre decidirá que hacer con las cárceles”. Desde mi punto de vista una opinión muy ligera y bastante ambigua. Ya que denota el
grado de ingenuidad y flojera mental que reina en nuestra idea.

Por lo general los anarquistas consideramos que al abolirse la propiedad privada y pasar a un sistema bien sea mutualista, colectivista o comunista de producción, se
eliminaran de raíz todos los delitos contra la propiedad o relacionados con esta.

Ergo, no habría la necesidad de robar, porque todo pertenecería a la colectividad y seria un absurdo robar lo que seria tuyo. Lo único que quedaría sin resolver seria los denominados “crímenes pasionales”, o que son producto de impulsos emocionales que llevan a ciertos individuos en ciertas situaciones a cometer actos de trasgresión contra otras personas.

Pero para este caso, algunos anarquistas argumentan que la construcción de una nueva sociedad más justa, civilizada y humana, impedirá en gran medida esta clase de actitudes dentro del individuo y aquellos que lo lograran cometer serian tratados por la colectividad de una manera distinta y sin la necesidad de la privación de libertad. Como vemos bastante utópica e imaginativa la respuesta de algunos compañeros.

Es necesario que como libertarios pensemos en nuevas formas de organización social, ajenas a todo tipo de privación de libertad. Aunar, crear, combatir, proponer y sobre todo pensar y actualizar el pensamiento libertario ha nuestros días es una tarea fundamental y primordial que deben cumplir todos los antiautoritarios, el camino es largo y los días cortos, así que como conclusión final me gustaría dejar claro que no puede haber cambio social sin un verdadero cuestionamiento al sistema carcelario. De lo contrario, seguiremos caminando en círculo.

Imagen

 

 

Bibliografía

Pombo da Silva Gabriel, “Diario e Ideario de un Delincuente, Consideraciones innecesarias para la revuelta anárquica”. Enero de 2005

VVAA, “Extrema Violencia, Extrema indigencia”. Kutre-Art Forever. 30 de Agosto de 2002

Folleto, “Montaje Marini, crónicas y unas pocas reflexiones”. Septiembre de 1997.

Kropotkin Pedro, “La Ley y la Autoridad”. Grupo Malatesta, Federación Anarquista Ibérica. II Edición. Sevilla. Agosto de 1996

Maziotis Nikos, “Solidaridad Revolucionaria, guerra social en todos los frentes”. Playfulviolence. Madrid. 7 de Junio de 1999.

Periódico editado por la Federación Ibérica de CNAs, “Obrero/a Prisionero/a”. Marzo/Abril 2002.

Cavalleri Constantini, “Contribución a la lucha contra La Cárcel”. Grupo “Granados y Delgado”. Agosto del 2001

Ley de Régimen Penitenciario. Ediciones Dabosan, C.A. Lunes 19 de junio de 2000.

Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela.

Reincidentes por la Libertad. “Contra las Cárceles”.

Thompson Harold, “¡Nunca nos detendrán!”. Grupo Editor La Tempestad. Argentina, Julio 1996.

http://espora.org/biblioweb/bitacora.html

http://www.banderanegra.canadianwebs.com/barrett.html

http://periodicocnt.org/307dic2004/16/

http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/prisiones/prisiones.html

http://www.nodo50.org/anarcol/forum/read.php?f=7&i=1&t=1

http://direct.action.at/freedom/

http://flag.blackened.net/pdg/

http://www.angelfire.com/zine/libertad/krop.html

http://es.geocities.com/ovejanegraweb/que_es_la_carcel_tarrio.htm

http://contrapoder.org.ve/pre.htm

http://www.sindominio.net/versus/paginas/textos/textos_00/vigilar_y_cast…

———————————
[1] http://espora.org/biblioweb/bitacora.html

[2] http://www.banderanegra.canadianwebs.com/barrett.html

[3] Teoría reciente y de gran difusión en Italia. Su principal exponente es Alfredo Maria Bonanno

[4]Pombo da Silva Gabriel, “Diario e Ideario de un Delincuente, Consideraciones innecesarias para la revuelta anárquica”. Enero de 2005

[5] Sinónimo de anarquismo, como también lo son las palabras, Libertario y Antiautoritario.

[6] Estrategia inserrucional propuestas por los anarquistas, durante un Congreso en Suiza, en la cual se establece la idea, de que un acto violento contra cualquier figura que representaba el poder y la autoridad impulsaría al pueblo a enarbolar la bandera revolucionaria. Lo cual llevo a la consumación de una serie de asesinatos selectivos contra presidentes y altos representantes de la burocracia estatal Europea. Entre ellos, se puede comentar, el asesinato del
presidente de los Estados Unidos, William McKinley o el del Rey de Italia, Humberto I. Después de estos actos deliberados e indiscriminados de violencia fue que se empezó a usar la palabra, anarquismo como sinónimo de Violencia.

[7] Celebres anarquistas italianos que fueron juzgados en EEUU, por un presunto asalto y asesinato que no cometieron. Su juicio fue todo un show mediático y después de su ejecución en la silla eléctrica. Se demostró su inocencia en
dichos hechos. Se convirtieron en mártires y símbolos de la represión contra el movimiento anarquista.

[8] Francisco Ferrer i Guardia, fue una de las figuras mas ilustradas del anarquismo ibérico, fue el precursor de un innovador sistema de enseñanza para niños, conocida como “La Escuela Moderna”, la cual basaba sus enseñanzas en un modelo de anarquismo. Fue acusado de ser el principal instigador de una revuelta popular en España, conocida como “La Semana Trágica”, fue fusilado. Después de su muerte se demostró su inocencia.

[9]VVAA, “Extrema Violencia, Extrema indigencia”. Kutre-Art Forever. 30 de Agosto de 2002

[10] VVAA, “Extrema Violencia, Extrema indigencia”. Kutre-Art Forever. 30 de Agosto de 2002

[11] Cuerpo represivo utilizado por la monarquía Rusa, celebres por ser sanguinarios y practicantes de actividades crueles contra la población. Utilizados en su época con frecuencia contra las manifestaciones publicas.

[12] Forma informal y romántica que utilizan los leninistas para referirse al golpe de estado perpetrado en Octubre de 1917 en Rusia, por parte del partido Bolchevique con el apoyo de un sector militar contra el gobierno parlamentario de Kerenski. Dicho acto daría pie a la primera formación de un gobierno socialista en el mundo.

[13] Folleto, “Montaje Marini, crónicas y unas pocas reflexiones”. Septiembre de 1997.

[14] http://periodicocnt.org/307dic2004/16/

[15] http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/prisiones/prisiones.html

[16] El Colectivo Kamina Libre, fue una iniciativa creada en la Cárcel de Alta Seguridad (CAS) de Chile, en la cual se encontraban varios presos políticos. Ellos eran parte del grupo maoísta conocido como MAPU-LAUTARU, pero en su
estancia en prisión se fueron acercando al anarquismo. Hace más de un año sus cuatro integrantes emprendieron una huelga de hambre para exigir su liberación. Dicha huelga fue seguida por sus familiares y allegados a las afueras del recinto. Con el tiempo y por la presión hecha lograron alcanzar su libertad. http://www.nodo50.org/kaminalibre/

[17] http://www.ecn.org/elpaso/cda/

[18] El Missouri Prisoner Labor Union (MPLU) es un sindicato creado dentro de la Prision de Missouri (EEUU) por el preso anarquista Jerone White Bey, con la intención de contrarrestar los abusos laborales a los cuales eran sometidos los presos de dicha instalación. http://www.mplu-support.tk/

[19] Kropotkin Pedro, “La Ley y la Autoridad”. Grupo Malatesta, Federación Anarquista Ibérica. II Edición. Sevilla. Agosto de 1996

[20] Solo Cusumbo, “La Ruptura, una cuestión de dignidad”.
http://www.nodo50.org/anarcol/forum/read.php?f=7&i=1&t=1

[21] Maziotis Nikos, “Solidaridad Revolucionaria, guerra social en todos los frentes”. Playfulviolence. Madrid. 7 de Junio de 1999.

[22] http://direct.action.at/freedom/

[23] http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/prisiones/prisiones.html

[24] http://flag.blackened.net/pdg/

[25] Periódico editado por la Federación Ibérica de CNAs, “Obrero/a Prisionero/a”. Marzo/Abril 2002.

[26] Cavalleri Constantini, “Contribución a la lucha contra La Cárcel”. Grupo “Granados y Delgado”. Agosto del 2001

[27] Conferencia dictada por el Dr. Elio Gómez Grillo, sobre las cárceles en Republica Dominicana.

[28] http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/prisiones/prisiones.html

[29] Ley de Régimen Penitenciario. Ediciones Dabosan, C.A. Lunes 19 de junio de 2000.

[30] Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela.
[31] http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/prisiones/prisiones.html

[32] http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/prisiones/prisiones.html

[33] Este texto es el mismo que “Las Prisiones” del mismo autor, pero con diferente nombre.

[34] http://www.angelfire.com/zine/libertad/krop.html

[35] http://flag.blackened.net/pdg/

[36] Thompson Harold, “¡Nunca nos detendrán!”. Grupo Editor La Tempestad. Argentina, Julio 1996.

[37] Reincidentes por la Libertad. “Contra las Cárceles”.

[38] http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/prisiones/prisiones.html

[39] http://es.geocities.com/ovejanegraweb/que_es_la_carcel_tarrio.htm

[40] http://es.geocities.com/ovejanegraweb/que_es_la_carcel_tarrio.htm

[41] http://es.geocities.com/ovejanegraweb/que_es_la_carcel_tarrio.htm

[42] http://contrapoder.org.ve/pre.htm

[43] Cavalleri Constantini, “ Contribución a la lucha contra La Cárcel”. Grupo “Granados y Delgado”. Agosto del 2001

[44] Conferencia dictada por el Dr. Elio Gómez Grillo, sobre las cárceles en Republica Dominicana.

[45]
http://www.sindominio.net/versus/paginas/textos/textos_00/vigilar_y_cast…

[46] Thompson Harold, “¡Nunca nos detendrán!”. Grupo Editor La Tempestad. Argentina, Julio 1996.

[47] Era un famoso pedagogo suizo, conocido por su gran humanidad, se encargaba de recoger niños de la calle. Los alimentaba y educaba de forma gratuita.

[48] http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/prisiones/prisiones.html

[49] Ley de Régimen Penitenciario. Ediciones Dabosan, C.A. Lunes 19 de junio de 2000.

[50] Ley de Régimen Penitenciario. Ediciones Dabosan, C.A. Lunes 19 de junio de 2000.

[51] http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derecho/prisiones/prisiones.html

[52] Thompson Harold, “¡Nunca nos detendrán!”. Grupo Editor La Tempestad. Argentina, Julio 1996.

Desde una celda de aislamiento del Panoptico Global
Año 23 de la Era Orwell Cruz Negra Anarquista de Venezuela-Red Latina de CNAs

 

 

Libro completo: http://corazondefuegorecs.files.wordpress.com/2010/05/anarquismo-y-carceles_web.pdf

Emeequis el 10 de abril del 2006.

 

Por: Jacinto Rodríguez Munguía

La policía política de México no dejó rincón ni pensamiento sin escudriñar. Entre sus blancos estaban los jesuitas que en los setenta se vincularon con estudiantes. Se les espió, se les acusó de ser “sacerdotes rojos” que propagaban la idea de que “Cristo era el primer comunista”. Sus nombres, sus historias quedaron en los archivos de la Dirección Federal de Seguridad.

A finales de los setenta, Miguel Nazar Haro, entonces cabeza de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), mandó elaborar un libro sobre Liga Comunista 23 de Septiembre, el grupo guerrillero que se convirtió en su eterna pesadilla. Uno de sus capítulos, el VI, se llama “Grupos mane­jados por sacerdotes jesuitas”. Y la siguiente leyenda: “Cristo, el primer comunista del mundo”.

Para la DFS, uno de los orígenes de la Liga estaba conectado con dos grupos que operaron en la Universidad Autónoma de Nuevo León y el Instituto Tecnológico de Monterrey: la Obra Cul­tural Universitaria (OCU) y el Movimiento Estu­diantil Profesional (MEP). Hasta ahí, esos datos formaban parte de las rutinas de cosecha de in­formación; pero lo que llevaría a estos sabuesos a hacer un seguimiento puntual, fue la aparición de dos personajes clave: los jesuitas Javier D’Obeso y Orendáin y Manuel Salvador Rábago González.

En el libro se dice que, mientras en 1971 comen­zaban los grupos guerrilleros a operar en la ciudad, a través de asaltos a bancos, en Monterrey los sa­cerdotes D’Obeso y Rábago controlaban la OCU y el MEP, con “la finalidad de que los estudiantes se formaran una mentalidad progresista dentro del ramo del cristianismo, haciendo destacar la perso­nalidad de Cristo como el iniciador del reparto de los bienes entre los seres humanos y señalándolo como el ‘primer comunista del mundo”.

De estos grupos surgirían Ignacio Arturo Salas Obregón, Raúl Ramos Zavala, Estela Ramos Za­vala, entre otros, a quienes los unificaría un crite­rio básico: “La personalidad de Cristo”. La historia seguiría y tres años después algunos de estos eran piezas fundamentales de la Liga Comunista 23 de Septiembre. En el resto del documento apenas se vuelve a mencionar a los sacerdotes.

¿Qué pasó? ¿Quiénes eran estos sacerdotes? ¿Qué más podría haber de ellos que los convir­tió en sospechosos del sistema? Parte de estas respuestas están en las fichas de la Galería I del Archivo General de la Nación (AGN).

Cristo y la guerrilla

Las primeras fichas son de 1969 y desde la prime­ra línea se establece el vínculo de la OCU con los sacerdotes. Ésta, se lee, está dirigida intelectual­mente por los sacerdotes jesuitas Javier D’Obeso y Manuel Rábago. Lo que habría provocado que el olfato de la DFS volteara hacia los sacerdotes fue el apoyo que habían dado al congreso de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Demo­cráticos (CNED), al grado de prestar sus instala­ciones para que se llevara a cabo el encuentro.

Anotaron lo agentes: “Se ha comprobado que el rancho citado es el de San Ignacio, a 36 kilómetros de Colombia, Nuevo León. Adorna la entrada una estatua de San Ignacio, patrón de los Jesuitas. Los delegados de la CNED se hospedaron en este ran­cho a bordo de tres camiones con aproximadamen­te 95 personas, los que traían consigo una orden del sacerdote Javier D’Obeso para que dieran albergue en uno de los dormitorios a 60 delegados”.

Descubierta la relación, la tarea siguiente fue rastrear los orígenes de la OCU y los fines con que fue creada. Entre sus hallazgos estaba la fecha de su creación, 1961. Entre las condiciones para formar parte de ésta: “ser joven católico”. Encon­traron también que por ahí de 1964-65 habían ingresado como conferencistas los sacerdotes Rá­bago, D’Obeso y Luis L. Franco, quienes dictaban conferencias de tipo político y apostólico. “En lo político configuraban una liberalidad que acon­sejaba muchas veces la simpatía hacia el gobierno federal, ya que los industria­les de Monterrey, encabeza­dos por Eugenio Garza Zaga (sic) tenía buenas relaciones con el Presidente”. El apelli­do correcto es Sada y eran los años de la presidencia de Díaz Ordaz, con quien a los empresarios no les iría mal.

Los agentes habían logra­do documentar también que entre quienes financiaba a la OCU estaban Eugenio Gar­za Sada, Cementos Mexica­nos y el Centro Bancario de Monterrey. “La OCU tuvo el respaldo absoluto del cle­ro y del sector empresarial. Nombró a padres jesuitas jó­venes como guías para mantener la fe apostólica en los grupos estudiantiles de la universidad y el Tecno­lógico de Monterrey… este organismo balanceó por bastante tiempo las actividades de los grupos estudiantiles de extrema izquierda, apoderándose de la mayoría de las sociedades de alumnos… fue creada por los grupos clericales como defensa de la universidad y sus valores, que se veían agre­didos por los grupos comunistas organizados… en un principio fue sostenida económicamente por la ‘Cruzada Regional Anticomunista’, que era subvencionada por los industriales”.

Esta línea se había mantenido por lo menos hasta el segundo informe de gobierno de Gustavo Díaz Ordaz (1966), cuando aparecen los prime­ros registros sobre las críticas que los sacerdo­tes fueron aplicando en sus conferencias contra el gobierno. La visión de los jesuitas, que según la DFS habían infiltrado y controlado la OCU y el MEP, no se detendría. “Ya en 1968, a pesar de los llamados de atención de empresarios y auto­ridades como Monseñor Jesús González Monte­mayor, los sacerdotes Rábago, D’Obeso y Franco, siguieron dando conferencias y guiando a los es­tudiantes contra el gobierno y el Ejército; luego de la agitación estudiantil siguieron politizando a los estudiantes”.

En esos días, según los informes, uno de los grupos que mantenía ya relación con la OCU y con los sacerdotes jesuitas, era el Estudiantil So­cialista, con Ignacio Salas Obregón y Raúl Ramos Zavala a la cabeza. Unos años después, los dos for­marían parte importante en la fundación de la Liga Comunista 23 de Septiembre y, precisamente, uno de los golpes más recordados que daría este grupo guerrillero fue el intento de secuestro (en septiembre de 1973) del empresario Eugenio Garza, quien fue abatido.

El viraje de la labor de la OCU provocaría algo más que una llamada de atención. Como castigo por prestar las instalaciones jesuitas a la CNED, Cementos Mexica­nos y otros patrocinadores retiraron su apoyo económi­co y mantuvieron solamente el sueldo del vigilante, con la orden de no permitir la en­trada de estudiantes “hasta que los miembros de la OCU no vuelvan al carril apostólico”.

Los jefes de la iglesia ajustaron a sus sacerdotes. En 1970 los agentes registraron que por disposición del arzobispo primado de México habían dejado de ser sacerdotes eclesiásticos los padres D’Obeso y Rábago, aunque amparados en el derecho canónigo de la orden de los jesuitas, apelaron ante el nuncio apostólico para que anulara el castigo. Pero serían relevados de toda relación con la OCU, por el momento. Luego sus nombres volverían a ser vinculados con el Movimiento Estudiantil Profesional.

Los agentes registraron algunas de sus ponen­cias: “Los jesuitas sostienen el criterio de que los cristianos no pueden estar desligados de la política, dado que el hacer política no significa necesariamente ocupar un puesto de elección popular; que los socialistas llevan en sí mismos un mensaje de igualdad y fraternidad…” Por esto terminarían en los archivos de la policía política.

 

Publicado en Pijamasurf: http://pijamasurf.com/2013/08/si-eres-joven-tal-vez-la-politica-te-sea-indiferente-por-eso-no-leeras-esta-nota-aunque-quiza-deberias/

Luchar por transformar la realidad puede ser más que frustrante; sin embargo todo parece indicar que estamos ante la oportunidad de rediseñar el tablero de juego.

 2064

 

Por momentos la realidad política y social se torna tan desesperanzadora que pareciera que lo mejor es, sencillamente, evadirse en otras esferas de pensamiento. Si bien este fenómeno, actualmente alimentado por jóvenes alrededor del mundo, resulta cuestionable, pues fácilmente podría pecar de comodino o frívolo, también es cierto que en ciertos casos se adopta esa actitud apelando a un simple instinto de supervivencia anímica.

Periódicamente nos encontramos con afiladas editoriales que con admirable precisión retórica, denuncian las tristes condiciones del escenario: el crimen como filosofía de vida, la injusticia como pulso perenne, las insaciables mafias empresariales, una clase política cada vez más negligente, corrupta, e inepta, etc. También vemos surgir efímeras movilizaciones sociales, algunas genuinas y otras manipuladas, que generalmente terminan por diluirse en una maraña de agendas que poco tienen que ver con su espíritu inicial. Están ahí los activistas, persistentes guerreros que adoptan una difícil trinchera, y desde ahí operan, voluntariosos, benéficos, pero pocas veces trascendentes. Y mientras todo esto sucede, esa abstracción que conocemos como ‘sistema’, prevalece, adapta su agenda a las particularidades del momento y, cada vez que es necesario, demuestra una imbatible solidez.

La apatía política, fenómeno popular en la actualidad juvenil, tiene diversos rostros. Una buena porción de esta actitud se debe, por ejemplo, a la inconciencia, la poca sensibilidad social, o la comodidad –de hecho me parece deplorable que en ciertos círculos se vierta más energía en vida nocturna, espectáculos musicales, o vasos de tequila, que en encarnar un cuerpo crítico e incentivar la evolución social. Pero también hay muchos jóvenes, me incluyó entre ellos, que alguna vez estuvieron relativamente politizados, y que con el tiempo (y el desencanto), se fueron volcando a otros intereses, eludiendo una realidad social que, a pesar de sus esfuerzos, permaneció inamovible.

Cabe destacar que esta segunda modalidad de apatía política, en algunos casos propositiva pero orientada a otros frentes, no excluye la sensibilidad ante el entorno. Por el contrario, habla de un sentimiento de impotencia ante el cual se opta por buscar otra ruta –con el ánimo de transformar conciencia en congruencia. Y así deciden apostar a promover discursos e ideas que, de acuerdo con su postura, pretenden un cambio “más profundo”: el desarrollo personal, el cuestionamiento de la realidad, la conciencia auto-referenciada, y las reflexiones místicas, entre otras. Aquí valdría la pena revisar un creciente fenómeno conocido como “activismo espiritual”, el cual si bien puede resultar, para algunos, un tanto ingenuo, no deja de ser un frente que manifiesta un afán genuino por rediseñar la situación.

Screen Shot 2013-08-25 at 9.11.17 PM

Parece que hoy estamos ante un momento propicio para revisar ambos cauces, la tradicional lucha y la ruta alternativa, con la intención de definir algo parecido a un punto medio, que sea más efectivo para lograr una transformación palpable del escenario. Por un lado, es importante reconocer que por más que te entregues a nociones eco-amigables, a la salud física y mental, a reflexiones psiconáuticas o a inspiraciones místicas, lo cierto es que hay una realidad convencional que permanece ahí, padeciendo los viejos vicios –quizá hoy con más dolor que nunca–. Y que ni el karma, el mantra o el holograma, son por sí solos, suficientes para rediseñar un entorno que requiere con urgencia que “algo” se active y le transforme.

Por otro lado, parece que las trincheras tradicionales que encaran este problema, están parcialmente condenadas a la virtual intrascendencia –llámese periodismo crítico, activismo, análisis académico, etc. Tal vez el problema es que dichos frentes no dejan de ser, a fin de cuentas, personajes nacidos en el mismo tablero de juego que aquellos grupos de poder que combaten. Y mientras se mantenga esta misma arena, me parece casi imposible que “algo” vaya a desplazar las agendas dominantes Mientras mantengamos nuestra lucha fundamentada en torno a los mismos paradigmas, eslabones estructurales de un tablero que hace tiempo dejó de estar en disputa, mientras nuestra visión siga dependiendo de conceptos como “izquierda”, “derecha”, “democracia”… me temo que el frustrante desfile mantendrá su siempre ‘renovada’ vigencia.

Frente a las distintas posiciones que abordan la necesidad de cambiar radicalmente la actualidad sociopolítica, y si bien lamentablemente parece que aún no llegamos a ese diseño idóneo para lograr el cometido, tenemos la certeza de existe una esperanzador inquietud abanderada por un considerable sector de la sociedad mundial, que busca materializarse en un consistente pulso evolutivo. Y como ya hemos mencionado alguna vez, quizá la mayor lección que nos convida el actual escenario es que la única posibilidad de rediseñar el presente, y por lo tanto el futuro (e incluso el pasado), es a través de la intención orquestada de la sociedad civil.

Screen Shot 2013-08-25 at 9.12.53 PM

El ansiado cambio que muchos advertimos como un fin deseado, no podrá construirse mediante una lucha en el tablero de juego tradicional. Pero si logramos transferir la movida a un nuevo tablero, un espacio en donde los viejos vicios políticos y corporativos tienen un mínimo margen de posible adaptación, entonces tal vez seremos emotivos testigos de lo que hasta hoy es solamente una bien intencionada abstracción: el cambio. 

Tal vez si la movilización, el periodismo, la crítica y el análisis, se concentrarán en migrar su lucha a un espacio radicalmente distinto (desafortunadamente no sé exactamente cual), libre de las viejas ataduras y favoreciendo inéditos paradigmas para manifestar los principios y valores que les mueven. Y si el activismo metafísico se esforzara por tatuar sus nuevas nociones en la realidad tangible y compartida, probablemente ambos causes podrían hacer del deseo hasta ahora utópico, un habitat cotidiano.

Además, creo que los grandes tesoros radican en lo micro. Por eso quizá apelaría a diminutas pero permanentes manifestaciones de civismo, de empatía y congruencia. Cada una de nuestras acciones, de nuestras palabras y pensamientos, goza de una naturaleza transformativa. Y más allá de visiones épicas, habrá un punto en que la suma de estas voluntades, de las nuestras, pesará lo suficiente para establecer una realidad distinta –solo espero que esto suceda pronto, pues las condiciones actuales en verdad son ya insostenibles. 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis      

Este texto forma parte del informe anual ¿Por qué tanto silencio? Daño reiterado a la Libertad de Expresión en México 2012, que será publicado a finales del mes de junio. Es resultado del trabajo permanente de monitoreo, registro y documentación con enfoque de derechos humanos, de las agresiones a periodistas y medios de comunicación que el Centro Nacional Comunicación Social (Cencos) realiza desde los años 80.

Podrás encontrar más información en los próximos días a través del hashtag #PorQueTantoSilencio y mediante las cuentas @Cencos y de la Campaña Permanente de Protección a Periodistas @Campperiodistas en Twitter y Facebook previo a la presentación del informe.

Fuente: http://www.agenciasubversiones.org/?p=8050

Fotografía: Heriberto Paredes Coronel

El 6 de diciembre de 2012, a las 7:36 p.m. el portal de noticias plumaslibres.com publicó en la red social Twitter unos mensajes de alerta:

“Por la falta de garantías para el ejercicio del periodismo en Veracruz y el respeto a la integridad de sus miembros…

“Plumas libres retirará la información sobre los hechos en Antigua

“Esperamos la comprensión de la sociedad ante un escenario de descomposición creciente para el periodismo en Ver”

Los tuits se referían a una nota sobre la localización de ocho cuerpos en el paraje de la Ceiba, que había sido subida a la página dos horas antes. “Reportan masacre en Cardel”, titulaba la nota. Cardel es la cabecera municipal de La Antigua, municipio que está a unos 30 kilómetros al norte del puerto de Veracruz.

Plumas Libres era el último reducto de resistencia al silencio forzado de periodistas y medios de comunicación de ese estado suroriental, impuesto por los grupos criminales y avalado por autoridades de todos los niveles de gobierno. Fundado en mayo de 2009, rápidamente se convirtió en un medio de referencia, en el que algunos periodistas se atrevían a publicar sin firma la información que no cabía en ningún otro medio. Desde que nació, hizo público un código de ética[1] que establece un compromiso con el derecho a la información y a la libertad de expresión, y pautas claras en las relaciones comerciales con sus clientes. Así aguantó los dos primeros años del gobierno de Javier Duarte, en los que Veracruz se convirtió en uno de los sitios más peligrosos para ejercer el periodismo.

Duarte tomó posesión del cargo como gobernador del estado el 1° de diciembre de 2010, en sustitución de Fidel Herrera Beltrán. De esa fecha a diciembre de 2012 fueron asesinados nueve periodistas, al menos otros cuatro están desaparecidos, una veintena se vio forzada a abandonar el estado y/o a dejar el periodismo por amenazas a su vida y un diario fue incendiado.

El gobierno de Veracruz ha intentado por todos los medios mejorar su imagen. La franquicia del Hay Festival Xalapa tuvo en 2012 a famosos periodistas como invitados especiales. La oficina de Comunicación Social mantiene una dura política de control sobre los medios a través de las pautas publicitarias, y en varios casos ha solicitado a los directivos el cambio de asignatura de reporteros críticos.

En septiembre de 2011, después de que dos ciberactivistas que difundieron rumores de ataques en escuelas fueron encarcelados por “terrorismo”, el Congreso del Estado aprobó una controvertida reforma al artículo 373 del Código Penal, popularizada como “Ley Duarte” que sancionaba con 2 a 4 años de prisión y multa de 500 a 1000 días de salario a quien “por cualquier medio afirme falsamente la existencia de aparatos explosivos y otros; de ataques con armas de fuego; o de sustancias químicas, biológicas o tóxicas que puedan causar daño a la salud; ocasionando perturbación del orden público”.[2]

Finalmente, en junio de 2012, el gobernador anunció la creación de la Comisión Estatal para la Defensa de los Periodistas, que se formalizó el 18 de diciembre con un presupuesto anual de 15 millones de pesos, de los cuales, más de la mitad serían para salarios de 37 personas que forman la estructura operativa.

La Comisión está integrada por Rocío Ojeda Callado, directora de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, como presidenta, y la académica Namiko Matzumoto Benítez, como secretaria ejecutiva, además de ocho comisionados: Baltazar Pazos Gómez, dueño de uno de los medios más influyentes en la zona conurbada; Norma Gibb Guerrero, propietaria de La Opinión de Poza Rica; Rogerio Pano Rebolledo, director de Telever; Jorge García Morato, coordinador de MVS Radio en Poza Rica; Benita González Morales, directora de Notisur; Gerardo Enríquez Aburto, presidente de la Asociación de Periodistas de Coatzacoalcos; Martín Jesús García Pérez, presidente del Frente de Comunicadores del Norte de Veracruz y Jorge Morales Vázquez, reportero reconocido en el gremio y uno de los socios de Plumas Libres, cuyo nombramiento fracturó al equipo y lo obligó a separarse de su actividad en el portal.

Pero los reporteros ven al organismo “autónomo” como un instrumento más de control estatal y la mínima confianza que le tenían se esfumó a principios de 2013, cuando Morales fue apercibido por hacer públicos los gastos de la Comisión.

El mapa de la agresiones en Veracruz

Veracruz es la tercera entidad más poblada del país, con 7,6 millones de habitantes, y uno de los nueve estados que no han conocido la alternancia política. Tiene 720 kilómetros de costas y fronteras con otras siete entidades. En la última década se convirtió en la zona más peligrosa para los migrantes centroamericanos en su paso hacia Estados Unidos. Es también una de las regiones más asoladas por la violencia que ha producido la extensión de Los Zetas -el más cruel de los grupos criminales que operan en México- en la franja oriente del país[3]. Una investigación del diario Milenio, publicada en octubre de 2012 y basada en registros forenses, reveló que de 24 mil cuerpos enterrados sin nombre en el gobierno del presidente Felipe Calderón, 5 mil están en Veracruz. La información es incompleta, pues el gobierno estatal se negó a entregarla argumentando que “invadiría la privacidad” de los cadáveres desconocidos.

El escenario político también es complejo. En las elecciones presidenciales de julio de 2012, el Partido de la Revolución Institucional (PRI) perdió todas las casillas de la zona urbana de la capital, pero ganó en el resto del estado con el voto de las áreas rurales, donde los grupos criminales tienen el control, y de la región petrolera, controlada por el senador priísta Carlos Romero Deschamps.

En ese contexto, Veracruz saltó en 2011 y 2012 a los primeros lugares de todas las listas negras de libertad de expresión. Registró todas las formas graves de ataques a la prensa: periodistas asesinados y desaparecidos, mujeres periodistas agredidas, ataques a medios de comunicación y periodistas forzados al exilio. En el mapa de las agresiones a periodistas destaca el puerto, con seis periodistas y una trabajadora del área de publicidad asesinados, seguido de Xalapa, con dos periodistas asesinados, entre ellos la corresponsal del Semanario Proceso, Regina Martínez. De ahí también son la mayoría de los periodistas desplazados.

Hay otra zona al sur, entre los municipios de Acayucan y Chinameca, donde desaparecieron tres periodistas -uno de ellos, Noé López Olguín, fue asesinado-. En esa región, cercana al puerto petrolero de Coatzacoalcos, se encuentra Ciudad Isla,una comunidad que es foco rojo por desapariciones y asesinatos de mujeres.

Córdoba, donde el diario El Buen Tono fue incendiado, es una ciudad de la cordillera montañosa colindante con la Zongolica y Río Blanco, una parada importante en la ruta de los migrantes centroamericanos. Los reporteros de la región confirman que, desde hace por lo menos un año, los directivos reciben llamadas de grupos criminales con indicaciones de lo que deben o no publicar.

Pero la gran zona de silencio está en el norte del estado, en la región del Pánuco que colinda con Tamaulipas. Ahí, Twitter es el único medio para tener información de las constantes balaceras. Miguel Morales, el último reportero desaparecido, trabajaba en el Diario de Poza Rica, municipio ubicado entre la capital y esta zona.

Impunidad, miedo y exilio

La prensa de Veracruz captó la atención del mundo con los asesinatos de Miguel Ángel López Velasco y Yolanda Ordaz, veteranos periodistas de Notiver, el diario de mayor circulación del puerto, en junio y julio de 2011[4]. Entre finales de julio y mediados de septiembre, al menos 13 reporteros huyeron del estado, entre ellos, Miguel Ángel López Solana (hijo de López Velasco), Hugo Gallardo, corresponsal de Televisa, y Rafael Pineda Rapé, corresponsal de Milenio y Chamuco.

En diciembre de ese año, la Red de Periodistas de a Pie recopiló los testimonios anónimos de cinco reporteros[5] –tres del puerto, uno de Xalapa y otro de Acayucan- sobre lo que habían vivido ese año. Este es parte de uno de ellos:

La psicosis se ha apoderado del periodismo en Veracruz (…) Ante el éxodo masivo de reporteros policiacos, las mesas de redacción se quedaron con el problema de cómo llenar esa sección (…) el nuevo gobierno estableció la política de censura ‘sutil’, la cual significa que, casi inmediatamente de subir una nota que hable sobre la violencia en el estado, los medios reciben una llamada de parte de Comunicación Social pidiendo que la eliminen o que sólo dejen el boletín de prensa publicado. Nadie sale a informar desde aquel 26 de julio, día en que se encontró el cuerpo decapitado de Yolanda Ordaz. De por sí el compromiso por buscar un buen reportaje en Veracruz se mantenía de bajo perfil. La investigación y el quehacer periodístico han quedado en segundo plano.

La inacción de las autoridades para esclarecer los crímenes y garantizar el libre ejercicio del periodismo provocó una escalada en las agresiones graves a periodistas. En 2012, Veracruz concentró seis de ocho asesinatos y trabajadores de medios y dos de las cuatro desapariciones que se documentaron en todo el país.

El asesinato de Regina Martínez, corresponsal de Proceso, quien el 28 de abril de 2012 fue estrangulada en el baño de su casa en Xalapa, elevó al máximo la alerta en el gremio. Martínez era una periodista reconocida que trabajaba en un medio de circulación nacional, vivía en la capital -que hasta entonces parecía intocable- y no cubría la fuente policíaca, sino temas de política y corrupción. Su asesinato fue noticia en la prensa mundial y en la ciudad de México hubo protestas. En Xalapa, los periodistas vivieron una crisis de terror que se agravó con el asesinato del profesor universitario José Luis Blanco, un académico cercano a la periodista.

En el testimonio que había escrito apenas cuatro meses antes, y que es uno de los cinco recopilados por Periodistas de a Pie, dejó claro el terror con el que vivía:

La prensa veracruzana vive sus momentos más difíciles, de represión, desapariciones, asesinatos, amenazas de muerte, despidos y censura. La autocensura se ha extendido a raíz de los asesinatos, hay pánico en los reporteros y fotógrafos que ya no salen a cubrir accidentes o las notas policiacas (…) A los fotógrafos, la misma policía les ordena desaparecer imágenes. Otros reporteros tienen amenazas de secuestro. Ahora vivo el peor clima de terror, cierro con llave toda la casa, no duermo y salgo a la calle viendo a un lado y otro para ver si no hay peligro…

Cinco días después del asesinato de Martínez, Veracruz volvió a ser nota mundial. El 3 de mayo, mientras el mundo celebraba la Libertad de Prensa, fueron localizados en un canal de drenaje del puerto-y adentro de bolsas de plástico- los cuerpos mutilados de tres fotógrafos: Gabriel Huge, de Notiver, Guillermo Luna, de la agencia Veracruznews y Esteban Rodríguez, ex colaborador del diario AZ, así como de Irasema Becerra, trabajadora del área de publicidad del diario El Dictamen. Los fotorreporteros habían huido de Veracruz en julio de 2011, pero regresaron ante la imposibilidad de conseguir trabajo en otro lado. Esteban Rodríguez ni siquiera regresó al periodismo; estaba trabajando en un taller mecánico. Sus compañeros de trabajo recibieron la orden expresa de los directivos de sus diarios de no asistir a los funerales. El diario AZ se deslindó públicamente de cualquier relación laboral con su ex empleado y la hermana de uno de ellos, que trabajaba en El Dictamen, fue despedida con el argumento de que su presencia ponía en riesgo a la empresa. Las condiciones en las que encontraron los cuerpos provocaron el segundo éxodo de reporteros del estado.

Uno de ellos, Miguel Ángel López, decidió buscar asilo en Estados Unidos y el 22 de mayo, en el Foro de Austin del Periodismo de las Américas, presentó un conmovedor testimonio de la soledad de los periodistas veracruzanos[6]. Otro reportero que tuvo que dejar el país fue Andrés Timoteo, corresponsal de La Jornada. Un periodista veterano en medios locales confesó en una reunión que para soportar la tensión de esos días había aumentado su consumo de alcohol. Otro, ante la pregunta de “¿qué necesitan?”, pidió una pistola. Pero aclaró: “no es para defenderme, sino para que no me agarren vivo”.

El 11 de mayo, Cecilio Rodríguez Domínguez, reportero de la revista Proyectos de Chinameca, desapareció, de la misma forma y en la misma región que un año antes desaparecieron Noé López y Manuel Fonseca. Pero su ausencia pasó desapercibida, enmedio del escándalo por los asesinatos de sus colegas.

El 7 de junio, para conmemorar el Día de la Libertad de Expresión, el gobierno estatal anunció la creación de la Comisión para protección de periodistas y en una fiesta rifó, entre otros regalos, cinco automóviles último modelo y diez becas para un curso de una semana en España, con gastos pagados[7]. Víctor Manuel Báez Chino, editor de la sección policiaca de Milenio Xalapa y de la página web Reporteros Policiacos, ganó uno de los automóviles rifados. Pero no tuvo tiempo de estrenarlo. El 13 de junio fue secuestrado al salir de su oficina y al día siguiente su cuerpo fue localizado con un mensaje del grupo criminal. Era el segundo periodista asesinado en la capital.

El 25 de julio, Miguel Morales Estrada, fotógrafo policiaco del Diario de Poza Rica fue desaparecido. El 19 de julio avisó a los directores que necesitaba salir de la ciudad por “problemas personales”; desde entonces nadie, ni su esposa, volvió a saber de él.

Para el gobierno de Veracruz, todos los casos están resueltos.

Días después del asesinato de Milo Vela y su familia, el entonces Procurador de Justicia Estatal, Reynaldo Escobar, señaló como responsable a Juan Carlos Carranza Saavedra, un ex oficial de tránsito municipal relacionado con la mafia, y ofreció una recompensa por su captura. Pero un mes después vinculó el asesinato de Yolanda Ordaz con presuntas “ligas” con grupos criminales y como prueba exhibió unas grabaciones y el video de un interrogatorio extrajudicial en el que se mencionan los nombres de los periodistas de Notiver. El diario respondió el 27 de julio con un duro editorial donde rechaza el señalamiento “por injusto, irresponsable y majadero”, exige una disculpa pública y la renuncia del funcionario.

Escobar dejó el cargo en octubre de ese año y su lugar fue ocupado por Amadeo Flores Espinosa, quien repitió la fórmula de su antecesor para “aclarar” los asesinatos de 2012. En agosto, anunció la detención de siete integrantes del cártel Jalisco Nueva Generación que, según su versión, confesaron haber participado en el homicidio de los fotorreporteros en el puerto. “[El testigo] sostuvo que la razón de ello fue que estos reporteros a su vez habían sido los causantes de la muerte de otros periodistas, asesinados”, dijo el funcionario, que no ofreció más detalles y no respondió a preguntas.

La Procuraduría no consideró ninguna otra línea de investigación, a pesar de que en febrero de 2008, Huge denunció ante la fiscalía federal que fue privado de su libertad, amenazado y atormentado física y psicológicamente por agentes de la Policía Federal Preventiva[8]. El perito médico de la Procuraduría General de la República certificó las lesiones y el fiscal Arturo Cruz, ofreció enviar la denuncia a la Fiscalía Especializada de Atención de Agravios a Periodistas, lo que nunca hizo.

En la misma conferencia en la que dio por concluida la investigación del cuádruple homicidio del 3 de mayo, Amadeo Flores dijo que también resolvió el asesinato de Báez Chino. En ese caso, la PGJE culpó a dos personas muertas que, según su versión, eran una célula de Los Zetas. Los acusados no pudieron confesar porque fueron asesinados el 19 de junio, cinco días después que el periodista.

Finalmente, el 30 de octubre, la Procuraduría de Justicia Estatal presentó a los medios a uno de los presuntos asesinos de Regina Martínez, que resultó ser un hombre de 34 años, seropositivo y analfabeto. Según las autoridades, el hombre confesó haber matado a Martínez para robarla. Sin embargo, ante el juez declaró que había sido torturado y su madre amenazada de muerte, si él no confesaba. Proceso no aceptó el resultado de la investigación. “En ningún momento el estado consideró el trabajo de Regina como posible motivo del asesinato”, dijo el periodista Jorge Carrasco, comisionado por el medio para seguir las indagatorias.

La inconsistente acusación en contra del único detenido no es el principal motivo de desconfianza hacia la investigación. Desde el asesinato, funcionarios estatales comenzaron a filtrar rumores de que Martínez había sido asesinada por un amante y presionaron a sus cercanos con interrogatorios sobre los hábitos personales de la periodista. Sus amigos fueron hostigados por las autoridades judiciales. El caso extremo es el de Norma Trujillo, reportera de La Jornada Veracruz, quien recibió el citatorio judicial en plena calle, en una protesta por el asesinato de Regina[9].

Los más vulnerables

Mary Jose Gamboa era la conductora del noticiero de televisión por cable que se transmitía a las 8:00 de la noche por el Canal 6 y que estaba posicionado en primer lugar de auditorio. Fue despedida el 5 de junio de 2012 por negarse a cambiar la línea editorial. Su salida de Megacable fue el último eslabón de una serie de advertencias que Gamboa recibió durante el primer semestre de ese año y que ella atribuye a sus críticas al gobierno. Antes, le habían roto los vidrios y las llantas de su automóvil estacionado y había recibido amenazas vía Twitter, en las que le hacían evidente que estaba vigilada: “Te conozco más de lo que crees. Ten cuidado. Un mundo nos vigila” (22 de abril). “Qué lindo verte ayer en familia por plaza. Saludos a Polin” (2 de mayo). Días antes de su despido, Gamboa encontró la puerta de su casa abierta y los juguetes de su hija regados por su cuarto y la escalera, uno de ellos con un machete enterrado.

El 5 de junio Notiver anunció su incorporación como columnista, con una editorial titulada “¡Ginochetazo a Marijose!”, en referencia a la coordinadora de comunicación social del estado, Gina Domínguez, con quien la conductora había tenido varios enfrentamientos y a quien se atribuyó la presión para despedirla.

Otro caso es el de Hugo Gallardo, quien era el corresponsal de Televisa y por órdenes de la empresa salió del estado después del asesinato de Yolanda Ordaz. Estuvo fuera más de seis meses y regresó sin trabajo. El 1° de mayo inauguró el portal mirevista.com con una columna que tituló: “Así es ¡Estoy Vivo!”[10] en la que narró detalladamente los meses en el exilio, la soledad, el encuentro en diciembre de 2011 en la ciudad de México con el director de Televisa Veracruz, Ignacio Reyna Carrera, quien le informó que la empresa no podía seguir pagando sus gastos y sería liquidado. También contó su infructuosa búsqueda de trabajo: “hay una especie de acuerdo con dueños y directores de los medios más importantes, al parecer coordinados por una mano oficial poderosa, que sugieren no sea yo contratado porque me han ‘etiquetado’ como un periodista de riesgo”.

Gamboa y Gallardo ejemplifican una realidad generalizada en la entidad: las acciones contra la prensa tienen un patrón de relación entre autoridades (estatales y municipales) y el crimen organizado, que no permite identificar claramente al agresor. Entre mayo y junio de 2012, con la segunda oleada de periodistas desplazados, el gobierno del estado ofreció, al menos a tres reporteros, mantener los gastos de su estancia fuera de Veracruz “hasta después de las elecciones”. El día de la jornada electoral, los principales medios nacionales –Proceso, La Jornada, Reforma, Televisa— no tenían corresponsales activos.

Otros actores, como las fuerzas de seguridad federales que llegaron con el operativo Veracruz Seguro, y los dueños de las empresas, completan el cuadro de vulnerabilidad de periodistas. El 24 de marzo de 2012, Manuel Monroy, fotógrafo del diario Imagen de Veracruz, y Eduardo Guevara, de Notiver, fueron detenidos por la policía naval cuando cubrían un accidente vial. Les quitaron sus equipos, pero ellos lograron conservar imágenes de su detención ilegal. La denuncia no prosperó y meses después, Monroy se separó de Imagen y del periodismo.

El 1° de junio, después del testimonio de Miguel Ángel López en Austin, Notiver respondió con una furibunda editorial en la que no sólo lo descalifica y desconoce su relación laboral, sino que incluso lo pone en un riesgo mayor, al sugerir una relación del reportero con los asesinos de su familia: “Ahora que está en Estados Unidos puede entrevistarse con la DEA y el FBI -decirles todo lo que sabe-, que usted sabe bastante. Estamos seguros que si alguien sabe quién asesinó a su familia, y por qué, es usted. Tal vez hasta lo contraten como testigo protegido”.

En Veracruz, el sueldo máximo al que un reportero policiaco aspira en los dos medios impresos de mayor circulación es de 5 mil pesos al mes. Fuera del puerto o de la capital, los salarios pueden bajar a menos de 3 mil pesos. No tienen prestaciones y algunos ni días de descanso. Muchos tienen un doble trabajo en áreas de comunicación de alguna institución oficial. Los directivos de los medios han hecho oídos sordos a situaciones bien conocidas en el gremio: llamadas telefónicas de parte de criminales para ordenar la agenda, citas a reporteros, “castigos” –generalmente con tablazos- a los que no cumplen, y una suerte de compensación salarial forzada. En la capital, la principal presión para los reporteros proviene del gobierno estatal.

La mínima organización gremial, el miedo y la desconfianza, complican el escenario. Sin embargo, las y los periodistas han mostrado gran disposición a participar en cursos de actualización, desde redacción y fotografía hasta programas de seguridad, autocuidado emocional y derechos humanos. Esperan de las organizaciones de libertad de expresión una presión política sobre las autoridades locales y dueños de medios. “No nos dejen solos”, pide uno de ellos.


[1]Plumas Libres “Código de ética”, s.a, http://plumaslibres.com.mx/codigo-de-etica/

[2] La presión de organizaciones de la sociedad civil forzó al gobernador a realizar una enmienda que fue aprobada por el Congreso en noviembre de 2012, que incluye un elemento de intencionalidad en el delito.

[3]Los Zetas diversificaron las modalidades del crimen, del narcotráfico y la trata o el tráfico de personas, hasta el contrabando de gasolina. El 21 de septiembre de 2011, 35 cadáveres fueron abandonados en un puente en el puerto, donde había una reunión de todos los procuradores del país; la acción fue atribuida a un grupo contrario a Los Zetas.

[4] El 20 de junio, hombres armados asesinaron en su casa a Miguel Ángel López Velasco, editor de la sección policiaca de Notiver que escribía bajo el pseudónimo de Milo Vela. Fue asesinado junto con su esposa, Agustina Solana y su hijo menor, Misael López Solana, fotorreportero en el mismo diario. Su lugar fue ocupado por Yolanda Ordaz. El 24 de julio, sus compañeros reportaron su desaparición y dos días después, fue localizado su cuerpo con señales de tortura.

[6] Knight Center, “Miguel Ángel López Solana”, http://vimeo.com/42842545

[7] Plumas Libres, “Agasajan a prensa con vehículos, becas y comisión”, México, 2012, http://plumaslibres.com.mx/2012/06/07/agasajan-a-prensa-con-vehiculos-becas-y-comision/

[8] Su declaración quedó asentada en la investigación con la Averiguación Previa  AP/PGR/VER/VER/IV/105/08

[9] Editorial, “Del compromiso político a los hechos”, La Jornada Veracruz, 2012, http://www.jornadaveracruz.com.mx/Noticia.aspx?ID=120608_053847_355

[10] Hugo Gallardo, “Así es ¡Estoy vivo!, Mi Revista Veracruz, México, 2012, http://mirevistaveracruz.com/?p=11

Por Daniela Pastrana

Periodista independiente especializada en temas de derechos humanos y directora de Periodistas de a Pie

Fuente: http://disenosocial.org/indefension-aprendida

La “indefensión aprendida” hace referencia a la condición de un ser humano o animal que ha aprendido a comportarse pasivamente, sin poder hacer nada y que no responde a pesar de que existan oportunidades para ayudarse a sí mismo, evitando las circunstancias desagradables o mediante la obtención de recompensas positivas.

La teoría de indefensión aprendida se relaciona con depresión clínica y otras enfermedades mentales resultantes de la percepción de ausencia de control sobre el resultado de una situación. Aquellos organismos que han sido ineficaces o menos sensibles para determinar las consecuencias de su comportamiento se dicen que han adquirido indefensión aprendida  (¿aplicable a aquellas personas que “no van a votar“?).

Doctrina del Shock

La mayor parte de esta manipulación mediática y política está encaminada a postrarnos en un estado de shock, para que, temerosos y paralizados, no reaccionemos ante las injusticias sociales y las pérdidas de derechos que se nos imponen al ser tratadas como “inevitables” y motivadas por un “poder superior” muy alejado de nosotros.

Las leyes, recortes, medidas y ajustes de los gobiernos o la junta directiva de una empresa nos son administrados gradualmente como un veneno que nos somete a una ansiedad constante, que cuentan,  además, con el falso legitimador de los medios de comunicación y líderes de opinión.

1x1.trans Indefensión Aprendida: la rabiosa actualidad me pone rabiosa.%disenosocialAutor: Manel Fontdevila

Pero John Dewey ya nos advertía que una sociedad libre debe producir personas libres. Es decir, personas con capacidad de elección y de discernimiento; de comprender lo que les pasa y de ser capaces de cambiar su situación si así lo deciden.

Para que esto sea posible, es necesario que las personas tengan garantizado el acceso al conocimiento, y sepan además manejar de forma crítica la información que recibe. Mediante el poder actual de  los medios  de comunicación como nuestra principal fuente de información y análisis de la realidad, es posible inducir este estado depresivo en buena parte de la población para mantenerla en un estado de pasividad. A esta sutil estrategia debemos sumar muchas más aunque entre ellas, también destacan el efecto “cortina de humo” para desviar nuestra atención.

“Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales.”- Cita del texto Armas silenciosas para guerras tranquilas –

Terrible, ¿verdad? Pero más terrible aún es el darnos cuenta de que esta inoculación de indefensión aprendida es lo que están haciendo ahora mismo con nosotros. Nos tratan de convencer de que aceptemos resignadamente pérdidas de derechos y privatizaciones de bienes públicos sin resistir ni protestar. La consigna: que hagamos lo que hagamos no va a servir para nada.

Los españoles, por ejemplo, ven la corrupción como uno de los grandes problemas del país. Sin embargo, parece que la aparente indignación no va acompañada de una rendición de cuentas en las urnas. La capacidad de asombro de la ciudadanía parece permanentemente puesta a prueba, y lo normal sería que la indignación social hubiera dado un paso más allá de la movilización social en las calles. Sin embargo, en los últimos años ha cundido la impresión de que la corrupción parece salirle mejor al político que al empresario, pues en rara ocasión parece afectar a las urnas.

En la ciencia política la paradoja de la corrupción se ha convertido ya en un concepto clásico: mientras que la corrupción en sí misma se considera un comportamiento reprobable y vergonzante, algunos políticos corruptos mantienen intacta (o casi) su popularidad. Un fenómeno que tiene un reflejo fiel en la escena política española.

¿Por qué los votantes españoles muestran una preocupante tolerancia con los candidatos implicados en casos de corrupción? ¿Por qué el previsible castigo electoral tiene un alcance más que limitado?

Son varias las posibles causas de esta permisividad. Explicaciones que no son excluyentes ni alternativas, sino que se complementan para perfilar los porqués de la manifestación de esa paradoja en la política española.

Autoculpabilidad

Consiste en hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay opción de cambio.

1x1.trans Indefensión Aprendida: la rabiosa actualidad me pone rabiosa.%disenosocialAutor: Manel Fontdevila

En paises como Grecia, Portugal, Italia o España, donde llevamos tiempo sufriendo este salvaje saqueo de lo común, la depresión se extiende como una epidemia entre las clases populares y el número de suicidios se dispara.

De hecho, cada catástrofe económica o humanitaria supone una coartada perfecta para adoptar medidas traumáticas sobre la población, que las acepta porque se transmite el mensaje de “no hay otra salida”. Esta crisis económica es un claro ejemplo de ello.

El mensaje de “no hay otra salida” significa también que “no hay otra economía que la nuestra“, “no hay otra forma de acceder al conocimiento que la nuestra”, o “no hay otra forma de medicina que la nuestra”. No hay, en suma, alternativas. Este es el corolario de esta información negativa y uniformizadora que transmiten los medios de comunicación convencionales.

Los políticos y directivos de empresa se presentan en la opinión pública, a pesar de los beneficios personales y empresariales que siguen obteniendo gracias a sus política y en detrimento de otros sectores de beneficio público, como ejecutores carentes de responsabilidad moral o legal. Entre todos podríamos hacer una interesante selección de declaraciones públicas que nos indican claramente esta línea argumental:

  • «A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión, que también es tomar una decisión.»
  • “Yo prefiero no subir el IVA en 2013 pero también le digo que si en ese momento es bueno subir el IVA lo haré y haré cualquier cosa aunque no me guste y haya dicho que no lo voy a hacer.”
1x1.trans Indefensión Aprendida: la rabiosa actualidad me pone rabiosa.%disenosocialAutor: Manel Fontdevila

Cuándo la situación se alarga en el tiempo, como actualmente sucede en España, los  políticos pueden incluso a presentarse ante la opinión pública como víctimas ellos mismos de indefensión aprendida. En definitiva, lo que estos gobernantes nos transmiten, al escenificar su indefensión, es que nuestro país ya no es soberano, sino que está bajo las órdenes de los que en realidad mandan: los famosos “mercados” o bien, desde “Alemania” o “Bruselas”.

PELIGRO MANTRA: “Son todos iguales”.

Es la opinión que muchos ciudadanos utilizan para definir a la clase política en su conjunto, para englobar sin matices comportamientos particulares a los representantes de todos los partidos políticos. Esta suerte de cinismo político conlleva una generalización de la sospecha sobre todos los cargos públicos, aplicar una presunción de culpabilidad sin hacer distingos entre trayectorias intachables y largos historiales judiciales.

Y este cinismo democrático, además, también se convierte en freno para aplicar un castigo real en las urnas contra candidatos implicados en casos de corrupción. Si cunde el convencimiento de que todos los partidos y todos los candidatos comparten actuaciones irregulares, los incentivos que podría tener el electorado para cambiar el voto prácticamente desaparecen. Si todos los candidatos son igualmente corruptos, ¿por qué no seguir votando al partido al que siempre si los demás también son corruptos?.

Un efecto que explicaría el interés de los partidos que se ven implicados en una irregularidad en airear y recordar todos los escándalos que han sufrido el resto… Tal vez su papel en la estrategia del shock aún no se haya cumplido del todo. Todavía no estamos completamente sujetos a la indefensión aprendida. Pero ¿podremos hacer algo para no ser vencidos del todo por ella?

Para romper este círculo de adoctrinamiento hay que ampliar las fuentes de la información. Demostrar que no es cierto que no haya otra economía, otra forma de acceder al conocimiento u otra medicina. Demostrar que hay alternativas, y sobre todo, que estas alternativas funcionan. Esta es la principal razón de que sea necesaria la existencia de medios de comunicación libre como Noticias Positivas o Periodismo Humano.

Martin Seligman  

1x1.trans Indefensión Aprendida: la rabiosa actualidad me pone rabiosa.%disenosocial

A finales de los 60, el psicólogo Martin Seligman realizó un experimento. Dentro de una caja de laboratorio, un perro era expuesto a shocks eléctricos que no podía evitar. En cambio, en otra caja, otro perro sí que podía interrumpir esos shocks pulsando una palanca. Más tarde, los perros eran situados sobre una superficie electrificada de la que podían escapar simplemente saltando una barrera.

El perro que había podido controlar los shocks la saltaba, mientras que el otro perro, en lugar de buscar la salida exitosa a la situación adversa, permanecía aguantando las descargas de manera pasiva. Había, pues, “asimilado” su indefensión.

¿Para qué gastar energías sabiendo que de los estímulos adversos no se puede escapar?

Como al perro víctima del experimento de Seligman, se nos somete a unos shocks (nombrados por los eufemismos “ajustes” o “recortes”) que, al parecer, no podremos evitar por mucho que hagamos huelgas, acciones de concienciación o nos manifestemos o bien, se castiga a ellos que lo hacen.

Hannah Arendt

1x1.trans Indefensión Aprendida: la rabiosa actualidad me pone rabiosa.%disenosocialEn su libro “Eichmann en Jerusalén,” Hannah Arendt expuso su concepto de banalidad del mal: un funcionario nazi mediocre como Adolf Eichmann fue capaz de poner en práctica asesinatos en masa, no por crueldad, sino simplemente porque actuaba dentro de las reglas del sistema al que pertenecía sin reflexionar sobre sus actos. Lo que hizo Eichmann fue cumplir eficientemente con las órdenes que provenían de estamentos superiores, que es lo que hacen nuestros políticos en el gobierno respecto a los mandatos de quienes representan los intereses del capital financiero.

Todo ello sin poderse cuestionar las reglas a las que obedecen, ya que están cegados por los postulados de una ideología dominante, el neoliberalismo, que además legitima el hecho de que estos mismos gobernantes –o sus familiares o sus amigos– se enriquezcan, de una manera que nosotros consideraríamos inmoral, gracias a la pérdida de derechos sociales de los ciudadanos y a la privatización del sector público.

SU MORAL ES ASQUEROSA

Publicado: 11 junio 2013 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , ,

Texto elaborado por una prostituta anarquista italiana.

Fuente: http://mujeressinfonterasysinbozal.blogspot.com.es/2013/06/su-moral-es-asquerosa.htmlImagen

Soy una prostituta. Mi nombre profesional es Carmela y trabajo por la noche en la periferia de una ciudad de Italia. Mi toma de contacto con las ideas anarquistas fue por casualidad y por amor, y así escuché por primera vez una vieja canción anarquista que decía: “Las prostitutas que mueren de tifus en el hospital, esas son nuestras hijas”.  Durante el día la sociedad nos condena, pero por la noche nos busca. Y no son sólo los hombres quienes en esta moderna y avanzada época vienen hacia nosotras, ya que los “tríos” hace tiempo que se pusieron de moda. Así que ahora también somos envidiadas por las noches por las mujeres a quienes les gustaría hacer suyo un poco de nuestro arte amatorio, para poder follar mejor a sus jefes y ascender en su carrera profesional.

            El Estado proxeneta muestra su cara hipócrita y democrática y sopesa la decisión de conceder a mi “sector laboral” el derecho a la propia explotación: pagar impuestos, “integrarnos“ en la sociedad es la palabra mágica y desgraciadamente, much@s de mis colegas lo están literalmente mendigando.

          Pero hace ya tiempo que me tomé mis derechos por mí misma y la vida como yo quiero, sin pedir permiso a nadie. ¿Ser un miembro más? Ya me vale con los miembros que veo a lo largo del día. Para mí la sociedad se basa en una enorme prostitución: hombres y mujeres que, diariamente, a la misma hora, marchan hacia sus puestos de trabajo, con el mismo aburrimiento, con la misma fatalidad, que se prostituyen solos o en grupo (¡espíritu de equipo!) para que toda esta mierda continúe aguantando. Pequeños empleados o yuppies, todos l@s ciudadan@s decentes tienen al final algo en común: desprecian a las inmorales putas como yo, que van a trabajar bien por decisión propia o por la necesidad del dinero. ¿Pero quién no va a trabajar por la necesidad del dinero?

           Seguramente, el mundo de la noche, aunque le guste parecer tan atractivo, tiene también sus aspectos negativos. No deja de ser un reflejo de su violencia, que se esconde hipocritamente durante el día tras la fachada de una cultura moralista. Nuestros clientes no son otros más que tu jefe, tu compañero de trabajo, tus conocidos, vecinos y cada vez más, sus mujeres y amigas.

            Pero lo que más me molesta, más que esta ignorante, envidiosa e hipócrita sociedad, son esas discusiones psicológicas, que también en parte se realizan en la “escena” de izquierdas o feminista. Allí se nos trata como las “pobres” prostitutas, golpeadas por sus chulos y violadas por sus malos y perversos clientes (sobre las clientas parece que se calla conscientemente, o se desconoce por ignorancia su existencia).

             A menudo me pregunto de dónde sacará esa gente sus conocimientos, ya que ninguna de estas compañeras o compañeros ha disfrutado de una velada conmigo o siquiera me han preguntado por qué prefiero trabajar de pie en la calle a sentada en una oficina.

Para mí esto invalida a quien dice luchar por la libertad y la revolución, porque no me reconocen como ser indivudual el derecho y la capacidad de tomar mis propias decisiones, y me imaginan como una persona tonta, débil y digna de compasión. La prostitución infantil es algo penoso, ya que un niño no puede decidir qué quiere hacer y qué no. Pero, ¿por qué nadie habla de los niños a quienes diariamente se idiotiza en los colegios y guarderías para que cuando sean mayores se conviertan en alegres consumidores y en eficientes prostitutas en el sistema productivo para el chulo del Estado? ¿Por qué nadie habla de los niños que ven la luz en el mundo en las (democráticas) cárceles donde están encerradas sus madres? ¿No merece tanto la pena hablar de ello? Ya, quizás muchos de estos super-revolucinari@s de boquilla no tienen ni idea de que muchos niños pasan sus primeros años de vida en la cárcel, y que luego, de un día para otro, son arrancados del cariño de su madre, y todo esto en nombre de unas atenciones que cualquiera de nosotr@s rechazaría.

            Además, existe una gran diferencia: nosotras las putas abrimos las piernas y dejamos a un integrante de esta sociedad que haga lo que nosotras queramos, y nada más. Una sociedad que gracias a su trabajo asalariado posibilita un sistema que atormenta y mata personas y animales, que con el dinero de sus impuestos financia guerras, que destruye el medio ambiente y bueno, todo lo demás que vosotros ya deberíais saber mejor que yo, que no soy más que una tonta, inmadura e inútil puta. Y la moral, o moraleja de esta historia no existe, ya que su moral es asquerosa. ¡A la mierda con su moral!

Extraído del fanzine alemán FREIRAUM nº26

No soy Pasolini pidiendo explicaciones
No soy Ginsberg expulsado de Cuba
No soy un marica disfrazado de poeta
No necesito disfraz
Aquí está mi cara
Hablo por mi diferencia
Defiendo lo que soy
Y no soy tan raro
Me apesta la injusticia
Y sospecho de esta cueca democrática
Pero no me hable del proletariado
Porque ser pobre y maricón es peor
Hay que ser ácido para soportarlo
Es darle un rodeo a los machitos de la esquina
Es un padre que te odia
Porque al hijo se le dobla la patita
Es tener una madre de manos tajeadas por el cloro
Envejecidas de limpieza
Acunándote de enfermo
Por malas costumbres
Por mala suerte
Como la dictadura
Peor que la dictadura
Porque la dictadura pasa
Y viene la democracia
Y detrasito el socialismo
¿Y entonces?
¿Qué harán con nosotros compañero?
¿Nos amarrarán de las trenzas en fardos
con destino a un sidario cubano?
Nos meterán en algún tren de ninguna parte
Como en el barco del general Ibáñez
Donde aprendimos a nadar
Pero ninguno llegó a la costa
Por eso Valparaíso apagó sus luces rojas
Por eso las casas de caramba
Le brindaron una lágrima negra
A los colizas comidos por las jaibas
Ese año que la Comisión de Derechos Humanos
no recuerda
Por eso compañero le pregunto
¿Existe aún el tren siberiano
de la propaganda reaccionaria?
Ese tren que pasa por sus pupilas
Cuando mi voz se pone demasiado dulce
¿Y usted?
¿Qué hará con ese recuerdo de niños
Pajeándonos y otras cosas
En las vacaciones de Cartagena?
¿El futuro será en blanco y negro?
¿El tiempo en noche y día laboral
sin ambigüedades?
¿No habrá un maricón en alguna esquina
desequilibrando el futuro de su hombre nuevo?
¿Van a dejarnos bordar de pájaros
las banderas de la patria libre?
El fusil se lo dejo a usted
Que tiene la sangre fría
Y no es miedo
El miedo se me fue pasando
De atajar cuchillos
En los sótanos sexuales donde anduve
Y no se sienta agredido
Si le hablo de estas cosas
Y le miro el bulto
No soy hipócrita
¿Acaso las tetas de una mujer
no lo hacen bajar la vista?
¿No cree usted
que solos en la sierra
algo se nos iba a ocurrir?
Aunque después me odie
Por corromper su moral revolucionaria
¿Tiene miedo que se homosexualice la vida?
Y no hablo de meterlo y sacarlo
Y sacarlo y meterlo solamente
Hablo de ternura compañero
Usted no sabe
Cómo cuesta encontrar el amor
En estas condiciones
Usted no sabe
Qué es cargar con esta lepra
La gente guarda las distancias
La gente comprende y dice:
Es marica pero escribe bien
Es marica pero es buen amigo
Súper-buena-onda
Yo no soy buena onda
Yo acepto al mundo
Sin pedirle esa buena onda
Pero igual se ríen
Tengo cicatrices de risas en la espalda
Usted cree que pienso con el poto
Y que al primer parrillazo de la CNI
Lo iba a soltar todo
No sabe que la hombría
Nunca la aprendí en los cuarteles
Mi hombría me la enseñó la noche
Detrás de un poste
Esa hombría de la que usted se jacta
Se la metieron en el regimiento
Un milico asesino
De esos que aún están en el poder
Mi hombría no la recibí del partido
Porque me rechazaron con risitas
Muchas veces
Mi hombría la aprendí participando
En la dura de esos años
Y se rieron de mi voz amariconada
Gritando: Y va a caer, y va a caer
Y aunque usted grita como hombre
No ha conseguido que se vaya
Mi hombría fue la mordaza
No fue ir al estadio
Y agarrarme a combos por el Colo Colo
El fútbol es otra homosexualidad tapada
Como el box, la política y el vino
Mi hombría fue morderme las burlas
Comer rabia para no matar a todo el mundo
Mi hombría es aceptarme diferente
Ser cobarde es mucho más duro
Yo no pongo la otra mejilla
Pongo el culo compañero
Y ésa es mi venganza
Mi hombría espera paciente
Que los machos se hagan viejos
Porque a esta altura del partido
La izquierda tranza su culo lacio
En el parlamento
Mi hombría fue difícil
Por eso a este tren no me subo
Sin saber dónde va
Yo no voy a cambiar por el marxismo
Que me rechazó tantas veces
No necesito cambiar
Soy más subversivo que usted
No voy a cambiar solamente
Porque los pobres y los ricos
A otro perro con ese hueso
Tampoco porque el capitalismo es injusto
En Nueva York los maricas se besan en la calle
Pero esa parte se la dejo a usted
Que tanto le interesa
Que la revolución no se pudra del todo
A usted le doy este mensaje
Y no es por mí
Yo estoy viejo
Y su utopía es para las generaciones futuras
Hay tantos niños que van a nacer
Con una alíta rota
Y yo quiero que vuelen compañero
Que su revolución
Les dé un pedazo de cielo rojo
Para que puedan volar.

NOTA:

Este texto fue leído como intervención en un acto político de la izquierda en septiembre de 1986, en Santiago de Chile.

Imagen

Imagen

 

María Martha Pacheco [ 1 ]


La Iglesia católica combatió de forma enérgica los movimientos socialista, comunista y nihilista considerando que se trataba de graves errores de la vida moderna. Así lo hicieron los papas Pío IX y León XIII, en el siglo XIX, y Pío XI en el XX. Este último definió la postura de la Iglesia sobre el comunismo ateo en su encíclica Diviniredemptoris del 19 de marzo de 1937.

Las condenas de la Santa Sede al comunismo fueron rescatadas por la jerarquía mexicana durante el cardenismo y al final de la década de los cincuenta y principio de la siguiente. La oposición de la Iglesia mexicana, a la doctrina y a los sistemas políticos que impulsaban al comunismo, fue adoptada también por los sectores más conservadores de las clases medias y altas del país.[ 2 ] Para estos sectores sociales el comunismo era un peligro para la educación de sus hijos, para sus inversiones, en suma, para sus privilegios.

De esa manera, la campaña anticomunista que inició a final de la década de los cincuenta y alcanzó su punto máximo al principio de la década siguiente tuvo una doble manifestación: la religiosa y la social.

El seguimiento de la campaña anticomunista en la ciudad de México es el objetivo de este trabajo. De manera especial se centrará la atención en el papel desempeñado por el Secretariado Social Mexicano (SSM) y las características que definieron el nacimiento de la Conferencia de Organizaciones Nacionales (CON) como una confederación de organismos católicos cuyo objetivo era crear un frente común para evitar la implantación del comunismo en México.

No se elude la ambigüedad propia del padre Pedro Velázquez, quién asesoraba a la CON y dirigía al SSM. Velázquez fue, sin duda, uno de los más activos defensores de la doctrina social católica y estaba convencido de la viabilidad de ese proyecto y toda su actividad estuvo encaminada a la implantación, dentro de sus posibilidades, de ese proyecto. Velázquez fue un convencido de que el comunismo no era la opción adecuada; sin embargo, su anticomunismo no fue visceral, como era lo común en la época, sino que propuso que se estudiara la propuesta comunista para poder entenderla, tomar lo bueno y condenar lo malo. A pesar de lo dicho, cuando fue necesario, generalmente por orden episcopal, tomó actitudes anticomunistas en la tónica de la campaña, demostrando así su institucionalidad. La postura asumida por Velázquez es significativa porque es un botón de muestra de la actitud que tomaron varios católicos que, al ser convocados por la jerarquía, actuaron como un solo hombre.

I

Desde el surgimiento del movimiento comunista, en el siglo XIX, la Iglesia católica lo condenó por considerar que la mayoría de sus principios era contraria e incluso contradictoria a la doctrina católica. Los aspectos del comunismo que aparentemente le preocupaban más a la Iglesia eran el materialismo, el ateísmo y la abolición de la propiedad privada. Tal vez fueron éstas las principales razones por las que puso todos los medios a su alcance para combatirlo.

Sobra decir que otro aspecto importante por el cual se preocupaba la Iglesia era el avance de la secularización y, por lo tanto, de la pérdida de su feligresía, a lo cual contribuía de forma importante el comunismo.

Las primeras condenas de la Iglesia al comunismo aparecieron bajo el pontificado de Pío IX (1846-1878), quien el 8 de diciembre de 1864 publicó el Syllabus, documento que reúne los principales errores doctrinales de la época. En realidad se trata de una recopilación de las publicaciones y alocuciones pontificias sobre esos asuntos. Respecto del comunismo se recogen cinco documentos,[ 3 ] además de la bula de presentación del Syllabus titulada Quanta cura, elaborados entre 1846 y 1863. El papa León XIII (1878-1903) ratificó la condena de Pío IX y definió su postura sobre el socialismo, el comunismo y el nihilismo en la encíclica Quod apostolici muneris del 28 de diciembre de 1878.

Frente al comunismo y al liberalismo, este último también considerado como un error, la Iglesia presentó una tercera opción: la doctrina social cristiana.[ 4 ] Esta doctrina social se estructuró durante el siglo XIX como reacción a diversas corrientes de pensamiento y fue básicamente una preocupación por la situación de las clases sociales más débiles partiendo de que “el catolicismo no se agotaba en una religión intimista, privada y pietista sino que tenía hondas consecuencias de orden social”. Por otra parte se preocupó tanto de la reflexión teórica como de la puesta en práctica de la misma. Se puede afirmar que esta doctrina social se estructuró como tal durante el pontificado de León XIII y más concretamente en su encíclica Rerum novarum,publicada el 15 de mayo de 1891.[ 5 ]

En el México de los años treinta la Iglesia y algunos sectores de la sociedad veían al comunismo como un peligro real ya que su instauración en el país no les parecía remota, principalmente durante el cardenismo.

En este contexto la jerarquía católica mexicana, ayudada por la Acción Católica, que es el apostolado seglar organizado, “con especial vinculación a la jerarquía”,[ 6 ] se dedicó a desprestigiar y combatir las ideas comunistas; alentada en 1937 por la publicación de la encíclica Divini redemptoris de Pío XI sobre el comunismo ateo. En este documento el pontífice asevera que “El comunismo es intrínsecamente perverso y no se puede admitir que colaboren con él en ningún terreno los que quieren salvar la civilización cristiana”.[ 7 ] Esta idea de la perversidad intrínseca del comunismo dio a los grupos sociales católicos y anticomunistas un arma importante de ataque durante estos años.

No obstante, cuando Manuel Ávila Camacho inició su periodo presidencial, en 1940, muchos miembros de los sectores más conservadores consideraron que la amenaza comunista ya no era tan grande y sus preocupaciones en ese sentido disminuyeron. Este cambio de actitud de los sectores arriba mencionados se dio porque el discurso y la política gubernamental fueron menos radicales a fin de propiciar una “unidad nacional”. Además la situación de preguerra y la beligerancia internacional durante la Segunda Guerra Mundial abrieron nuevas oportunidades de inversión y desarrollo para la iniciativa privada.

Por otra parte, según algunos autores,[ 8 ] la Iglesia en este periodo mejoró su situación frente al Estado, tuvo mayor libertad de acción y aumentó su injerencia en cuestiones como la educación privada.[ 9 ] A pesar de que las condiciones de actuación de la Iglesia mexicana mejoraron, su jerarquía no dejó de presionar para lograr un cambio en las leyes constitucionales que regulan su intervención en la vida pública.

Los bloques de naciones surgidos al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el socialista y el capitalista, se presentaron como antagónicos e irreconciliables hasta la caída del muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética. Algunos sectores sociales mexicanos consideraban que la presencia de ambas influencias era nociva para la sociedad: la del comunismo por su ateísmo y materialismo, principalmente, y la del capitalismo norteamericano por el hedonismo que atentaba contra el ambiente moral y porque estimulaba la expansión del protestantismo.

La jerarquía eclesiástica y las organizaciones católicas de laicos realizaron importantes esfuerzos para contrarrestar las manifestaciones negativas de las nuevas filosofías. Estos esfuerzos se concretaron en dos campañas, básicamente: una para la moralización del ambiente dirigida, en primera instancia, contra el hedonismo y la inmoralidad producto de la influencia norteamericana; la otra concentró su atención en prevenir la adopción del comunismo. En esta última campaña se centrará nuestro interés.

II

Al terminar la guerra, la jerarquía católica mexicana atacó de forma sistemática al Partido Comunista Mexicano,[ 10 ] a sus militantes y a los funcionarios estatales que, a su parecer, simpatizaban con la Unión Soviética o tenían ideas comunistas. En el centro de los ataques eclesiásticos estaban el líder sindical Vicente Lombardo Toledano, los líderes magisteriales Dionisio Encinas, Luis Chávez Orozco, Luis Álvarez Barret y Gaudencio Peraza, entre otros.[ 11 ] De forma simultánea, enarboló nuevamente su tradicional argumento de la identificación entre catolicismo y mexicanidad, considerando que la contribución de la Iglesia en la creación de la nacionalidad mexicana era fundamental además de estar esencialmente ligada a la historia nacional. De esa manera, lo que atacara al catolicismo, sin importar su procedencia, la Iglesia lo hacía aparecer como traición a la patria.

La postura de la Iglesia católica mexicana en contra del comunismo se vio alentada por el macartismo en los Estados Unidos, que tuvo lugar en los primeros años de la década de los cincuenta. El macartismo fue una persecución sin cuartel que se desató en aquel país contra los comunistas, reales o supuestos. El senador republicano Joseph McCarthy afirmó tener en su poder una lista de 205 nombres de comunistas infiltrados en el Departamento de Estado que trabajaban ahí con la anuencia del propio Departamento.[ 12 ] Las acusaciones que, en otro momento, podían parecer absurdas tuvieron respaldo popular al darse en el momento de la guerra de Corea, en la cual el enemigo a vencer era el comunismo. La fiebre anticomunista que desató McCarthy, plagada de calumnias y ataques infundados disminuyó gracias al fin de esa guerra, en 1953, y al desprestigio en el que cayó el senador republicano. La caída de McCarthy inició cuando el propio presidente Eisenhower encabezó la campaña en su contra orillando a los republicanos a elegir entre McCarthy y él. Por otra parte, el documental que sobre la actuación de McCarthy realizó la CBS y la transmisión televisiva de las audiencias en donde miembros del ejército se defendieron de los ataques del senador evidenciaron “el carácter grotesco de Joseph McCarthy”,[ 13 ]quien fue reprendido en el Senado por su conducta en 1954, dando fin a su carrera política.[ 14 ] Sin embargo, el anticomunismo estadounidense no terminó, simplemente cambió de táctica.[ 15 ]

En esos mismos años el anticomunismo de los episcopados latinoamericanos y del mexicano se basaba, principal aunque no exclusivamente, en la sospecha de que las condiciones socioeconómicas de los países de América Latina propiciaban las rebeliones de inspiración comunista, mismas que trastocarían el orden establecido “querido por la Providencia”. El triunfo de Fidel Castro en Cuba confirmaría poco tiempo después esas sospechas.

En México a fines de los cincuenta y principios de los sesenta había una gran agitación social; los conflictos con los campesinos, los maestros y los ferrocarrileros no se habían resuelto satisfactoriamente o no se habían resuelto en lo absoluto. En estas luchas sociales estuvieron presentes miembros del Partido Comunista Mexicano (PCM) y del Partido Obrero Campesino de México (POCM), entre ellos Demetrio Vallejo. Sin embargo, la mayoría de los trabajadores permanecía ajena a la filiación partidista a pesar de ser la de sus líderes,[ 16 ] lo que impedía que el comunismo se convirtiera en una fuerza importante.

Por otra parte, la sucesión presidencial de 1958 aplazó la posible solución a estos conflictos. El nuevo presidente Adolfo López Mateos heredó los conflictos que más tarde “resolvió” de forma poco favorable para los sectores involucrados. Estas dificultades, aunadas a una situación general poco alentadora,[ 17 ] hacían de México, a los ojos de la jerarquía católica y de los sectores sociales más conservadores, un terreno fértil para el comunismo.

En enero de 1959 concluyó la etapa armada de la Revolución Cubana y en noviembre de 1961 el gobierno cubano, encabezado por Fidel Castro, se declaró socialista. Con anterioridad, había establecido reformas económicas de corte comunista y tratos comerciales con la Unión Soviética.[ 18 ] El triunfo de una revolución socialista en América Latina abría la posibilidad de que este sistema se implantara en otras partes del continente, a pesar de la cercanía y la vigilancia ejercida por los Estados Unidos.

El temor a la expansión del sistema y la vinculación de la mayoría de los países del continente con Washington determinaron la aceptación de la posición estadounidense de aislamiento hacia Cuba. Fue excepcional la postura del gobierno mexicano que mantuvo neutralidad en el conflicto, argumentando que la tradicional política exterior de México era la no intervención y el respeto a la autodeterminación de los pueblos. Esta posición diplomática le trajo problemas con algunos sectores de la sociedad y con el gobierno de los Estados Unidos. Entre los sectores en desacuerdo con la posición del gobierno estaban algunos inversionistas privados,[ 19 ] quienes consideraban que la postura internacional sostenida por México no daba garantías suficientes para invertir en el país.

Por su parte, el gobierno de los Estados Unidos declaró que la ayuda proveniente de su Alianza para el Progreso “sólo se concedería a los países convencidos de la necesidad de luchar ‘contra la extensión del comunismo internacional’, y dispuestos a dar apoyo a la política de aislamiento del régimen cubano”.[ 20 ] La falta de inversiones privadas y de ayuda de Estados Unidos afectó la economía nacional. El gobierno mexicano tuvo que poner fin a esta situación y lo hizo de dos maneras. La primera de ellas fue la actuación de la delegación mexicana en la reunión de la OEA en Punta del Este, Uruguay, que tuvo lugar en agosto de 1961.[ 21 ] La delegación declaró que México no favorecía la política de aislamiento, no compartía la ideología de la Revolución Cubana y reafirmaba su simpatía por el sistema de la libre empresa.[ 22 ]Estas declaraciones lograron su objetivo, que era tranquilizar, en cierto modo, a los inversionistas nacionales e internacionales y hacer que México fuera sujeto de la ayuda proveniente de la Alianza para el Progreso.

La otra forma de hacer frente a la agitación social fue por medio del control de los grupos de izquierda: se reprimieron, a veces con violencia, manifestaciones pro cubanas; muchos miembros del PCM fueron encarcelados, y se confiscó todo tipo de propaganda “subversiva”. Las posibilidades de expresión de la izquierda se redujeron notablemente. Estas acciones gubernamentales para reprimir a la izquierda tuvieron como objetivo tranquilizar a la población con posiciones políticas conservadoras y no darle motivos para fomentar la movilización social que pudiera traer más problemas al país de los que ya había tenido cuando se contrajeron las inversiones privadas.[ 23 ]

La izquierda mexicana terminó la década de los cincuenta bastante desarticulada; los conflictos laborales de 1958 y 1959 fueron la causa del encarcelamiento de varios militantes de izquierda como Dionisio Encinas, Alberto Lumbreras, Miguel Aroche Parra, Valentín Campa y Demetrio Vallejo. Después del embate gubernamental, los miembros libres y activos del Partido Comunista, por ejemplo, se redujeron a doscientas personas.[ 24 ]

El giro de la Revolución Cubana hacia la izquierda dio un nuevo impulso a los movimientos estudiantiles. La Juventud Comunista resurgió en la Universidad Nacional Autónoma de México y en el Instituto Politécnico Nacional. Además se fundó en 1963, en Morelia, la Central Nacional de Estudiantes Democráticos, organismo del Partido Comunista del Estado de Michoacán. Poco a poco el activismo estudiantil fue tomando fuerza en la república hasta cristalizar en el conflicto social de 1968.[ 25 ]

La Revolución Cubana también alentó, en 1961, la formación del Movimiento de Liberación Nacional,[ 26 ] organismo que pretendió aglutinar a la izquierda pero cuyos esfuerzos fueron poco recompensados. En esta época se puede notar un intento de la izquierda por organizarse; sin embargo, su desarticulación era muy grande y no logró la unidad que le atribuían las fuerzas conservadoras. Logró cierta unificación durante el conflicto de 1968, pero de forma muy efímera.

Es necesario hacer un alto en este momento para recordar la situación de la Iglesia católica en México. Esa situación se generó a partir de los arreglos de paz que dieron fin a la guerra cristera en 1929, la forma en que se hicieron estos arreglos así como la inconformidad de muchos católicos combatientes por su realización ha sido analizada ya por varios autores, por lo que, a pesar de su importancia, no nos detendremos en ello.[ 27 ] Sobra decir que la Iglesia terminó el conflicto muy deteriorada, su unidad se vio lastimada y la sensación de que los jerarcas negociadores de la paz estaban alejados de su feligresía fue difícil de borrar. Los arreglos parecieron evidenciar que las elites, política y eclesiástica, actuaban al margen de sus representados. Por otra parte, la reestructuración de los movimientos laicos católicos más beligerantes, para ponerlos bajo estricto control de la jerarquía, hizo de la Iglesia una instancia con la que se facilitaban futuras negociaciones.[ 28 ] De esta manera se fue conformando la relación que establecerían la Iglesia y el Estado a lo largo de casi todo el siglo XX. Dado que el Estado no le reconocía personalidad jurídica a la Iglesia los tratos entre ambos fueron nicodémicos. La relación se establecía entre jerarcas católicos y autoridades políticas sin que salieran a la luz. En ocasiones, las relaciones fueron cordiales y en otras no tanto, pero ambas instancias procuraron respetar sus esferas de actuación. Generalmente la Iglesia no reprobaba las acciones gubernamentales públicamente o no expresaba su opinión de manera explícita, incluso en más de una ocasión los jerarcas católicos alababan la actuación gubernamental. Ejemplo de ello lo encontraremos más adelante en este trabajo.[ 29 ]

La campaña anticomunista nos permite ver un momento de tensión entre ambas instancias finalmente superado pero ilustrativo de esta relación.

III

La Iglesia católica lanzó una campaña anticomunista en la que tuvieron una actuación muy importante los movimientos laicos católicos. Esta campaña tuvo un éxito considerable: se organizaron concentraciones masivas de repudio al comunismo, en que los oradores se sucedían de forma ininterrumpida para hablar de los horrores de ese sistema; la leyenda “Cristianismo sí, comunismo no” inundaba las calles, las parroquias y las ventanas de casas y automóviles; se publicaron documentos al por mayor de repudio a la doctrina comunista.

Las publicaciones anticomunistas que vieron la luz en esos momentos no se generaron exclusivamente en el episcopado o fueron realizadas por sacerdotes. También los laicos publicaron escritos anticomunistas y utilizaron los órganos de difusión de sus asociaciones para propagarlos.

Un ejemplo de éstos se encuentra en el Boletín de la Junta Central de la Acción Católica Mexicana (ACM) que publicó un “Mensaje a los cristianos de México”, en el que se exhortaba a la familia cristiana a hacer oración para evitar el avance del comunismo además de pedir la realización de acciones concretas. Asentaba de forma tajante: “declaramos que sólo desaparecerá definitivamente el comunismo, cuando los cristianos obremos como tales en la cuestión social”.[ 30 ] Se afirmaba que la lucha era contra el materialismo, el comunismo y capitalismo, el egoísmo y la

antiglesia [ sic ] y a pesar de que las fuerzas anticristianas tratan de derivar el real problema hacia zonas confusas de discusión, excitamos nosotros ahora a todos los cristianos de México a concretar el problema en sus adecuados límites de cuya resolución depende nuestra posibilidad de supervivencia cristiana. [ 31 ]

Ante esto, continúa el mensaje, se deberían alentar todas las acciones encaminadas a lograr el triunfo de la Iglesia y condenar las que atentaban contra el cristianismo. Entre las acciones sugeridas por el Boletín de la ACM estaba el difundir el mensaje en forma oral o escrita y con todos los medios a su alcance, que se hablara de la cuestión con el mayor número posible de personas ya fuera personalmente o por teléfono y que se colocara propaganda anticomunista en lugares visibles, entre otras.

La Gaceta Oficial del Arzobispado empezó a poner especial atención en el tema a partir de 1960. La Conferencia Episcopal definió su postura en la materia por medio de su presidente el cardenal José Garibi Rivera, arzobispo de Guadalajara, quien escribió una “Exhortación de la Asamblea Episcopal al pueblo católico de México”, con motivo del inicio de año mariano. En ese documento se afirmaba que el país vivía un momento complicado por la creciente presencia del comunismo en la sociedad. Se aseguraba, además,

La propaganda presenta al comunismo como defensor de los débiles, vengador de las injusticias sociales, paladín de la libertad y factor indispensable para la prosperidad de los pueblos. Pero la realidad es otra. [Pretende] destruir toda religión y borrar del mundo hasta la idea de Dios. [ 32 ]

Estas afirmaciones nos permiten ver el miedo rayano en la paranoia que desató el comunismo en ciertos sectores eclesiásticos.

La Iglesia católica condenaba también los abusos del capitalismo pero concentraba su rechazo en el comunismo porque lo consideraba un sistema ateo que atacaba los valores cristianos.[ 33 ] En esta misma línea se hicieron y divulgaron folletos comoComunismo en México, en el que se afirmaba: “El comunismo no es algo nebuloso e intangible que apareció ha mucho tiempo en Rusia. El comunismo está aquí. Sus agentes viven en nuestras ciudades, tratan de pervertir a nuestros hijos, escriben los libros que ellos serán obligados a estudiar en sus escuelas”.[ 34 ]

El folleto incluía una relación de los miembros más importantes del Partido Comunista Mexicano y de simpatizantes de la URSS, una lista de la prensa comunista, de las editoriales, de las bibliotecas y de las instituciones con infiltración comunista, entre las que estaba, en primer lugar, la Universidad Nacional Autónoma de México, con su rector el doctor Ignacio Chávez.

Por su parte el sacerdote jesuita David Mayagoitia publicó, en 1951, un folleto titulado¡Definámonos! o católico o comunista. En 1961 el folleto llevaba nueve ediciones con un tiraje total de 360 000 ejemplares. El padre Mayagoitia hacía una condena sistemática del comunismo. En su opinión, el comunismo soviético era un peligro real para México: “La barbarie soviética que ha cubierto de sangre y de ruinas a pueblos enteros, tales como Polonia, Hungría y más recientemente Cuba, se ha lanzado al asalto de nuestra patria”.[ 35 ] Afirmaba además que los comunistas no se detenían ante nada para lograr el triunfo, que sus métodos incluían todo tipo de engaño y el ataque a la religión era parte principal de su estrategia.[ 36 ]

Mientras tanto la Gaceta Oficial del Arzobispado de México, en el número de mayo de 1961, publicó una carta dirigida a todos los sacerdotes y firmada por el padre Pedro Velázquez, director del Secretariado Social Mexicano (SSM). En esta carta, fechada el 22 de abril, el padre Velázquez daba cuenta de una reunión de directores nacionales de obras de inspiración cristiana en la que se habló sobre el comunismo y se llegó a dos conclusiones: la primera era iniciar una campaña de oración por Cuba y los países comunistas y la segunda “Lanzar por todo el país esta afirmación ‘¡ CRISTIANISMO SÍ, COMUNISMO NO !’ “[ 37 ] Esta afirmación, continuaba el padre Velázquez, era sencilla pero encerraba la postura de la Iglesia católica. Para difundir esa estrategia de actuación se pedía que al día siguiente los señores curas la dieran a conocer a sus feligreses durante las misas. A esta carta se le anexaba un esquema para ampliar la información; en este anexo se afirmaba que cerca de mil millones de personas vivían bajo regímenes comunistas y que el comunismo “No es una amenaza lejana, ya se siente victorioso en Cuba y operante en nuestro país, de una manera abierta y descarada”.[ 38 ] Concluía diciendo que la manera de contrarrestar al comunismo no era con el capitalismo sino por medio del estudio y la aplicación de la doctrina social cristiana. En los dos primeros años de la década de los sesenta el anticomunismo tuvo una fuerza y una coherencia que no se había visto antes. Esta campaña fue más virulenta en la ciudad de México.[ 39 ] Manifestaciones de esta virulencia fueron las concentraciones masivas de repudio al comunismo.

El 15 de mayo de 1961 en la Basílica de Guadalupe se llevó a cabo una concentración anticomunista que reunió a miembros de muchas organizaciones de laicos católicos. La “fervorosa multitud” se calculó en más de cincuenta mil personas.[ 40 ] El acto, organizado por el Secretariado Social Mexicano,[ 41 ] que tenía como objetivo celebrar el aniversario de las encíclicas Rerum novarum Quadragesimo anno, se convirtió en una manifestación de repudio al comunismo ” ‘Cristianismo sí, comunismo no’ fue el grito insistente del pueblo católico de México […], constituyó el más vigoroso rechazo a la perversa doctrina del comunismo ateo”.[ 42 ] El orador principal fue el padre Pedro Velázquez, quien afirmó que el comunismo “es el cáncer mayor que ha sufrido la humanidad en todos los tiempos, es la síntesis de las herejías”.[ 43 ] Por los campesinos habló Gumersindo Magaña y por los obreros Antonio Jardón; ambos dirigentes declararon que la mayoría de sus colegas eran católicos y que no les convencía el comunismo por ser una “doctrina del odio”, atea y mentirosa. En representación de los estudiantes habló Manuel Ignacio Ulloa; por la ACJM Miguel Ángel Portillo, y por el Movimiento Familiar Cristiano,[ 44 ] el licenciado Roberto Ibáñez: “El vocero del MFC afirmó que la tesis del comunismo es herética y bárbara, porque está inspirada por Satanás, que quiere aplastar la verdad fundamental de que el hombre está hecho para conocer, amar y servir a Dios”.[ 45 ]

El Movimiento Familiar Cristiano consideraba que el comunismo era un peligro para la familia, objeto de su apostolado. Opinaba que el comunismo desintegraba a la familia, terminaba con sus valores y la ponía al servicio del Estado. Durante la campaña anticomunista los boletines del MFC daban frecuentemente noticias sobre las actividades de los gobiernos comunistas, como en el número de junio de 1959 en el que se publicó una nota que describía cómo el gobierno de China había transformado a las poblaciones campesinas en conjuntos de edificios que “albergan por separado hombres, mujeres y niños, suprimiendo en la forma más absoluta, toda posibilidad de vida familiar”; los esposos se veían quincenalmente por media hora, y “los hijos que nacen son inmediatamente requisados por el Estado, que se encarga de educarlos […] sin ninguna relación con los padres que, por otra parte, nunca llegan a conocer”.[ 46 ]En esta misma línea durante el II Encuentro Nacional del MFC, que tuvo lugar en abril de 1961, una delegación diocesana se refería al comunismo como el “enemigo que campa en completo dominio a sólo 150 km de nuestro suelo, y que; [ sic ] como poseído endemoniado pervierte minuto a minuto a nuestros jóvenes”.[ 47 ]

Por su parte el arzobispo de México, Miguel Darío Miranda, exhortaba a sus fieles, por medio de una declaración a la prensa, a tomar frente al comunismo una “actitud cristiana que combata la injusticia social; que rechace el desconocimiento de la dignidad humana del trabajador; que propugne por que la educación de la niñez y la juventud sea cristiana”.[ 48 ] En esta misma declaración el arzobispo alababa la actitud del gobierno diciendo “Muy alentador por cierto y motivo de fundada esperanza es saber que la suprema autoridad civil de nuestra patria […] orienta clara y acertadamente a todos los mexicanos a conjurar el peligro [comunista]”,[ 49 ]invitándolos a mejorar las condiciones de vida de los mexicanos porque sólo así se podía evitar que se implantase el comunismo en México.

En esta campaña anticomunista nacional participaron personajes como Sergio Méndez Arceo, obispo de Cuernavaca y presidente en ese momento de la Comisión Episcopal para la Educación y la Cultura, quien afirmaba que los padres debían de participar en las organizaciones de padres de familia para contrarrestar la acción comunista en las escuelas de sus hijos. También el obispo Samuel Ruiz advirtió a sus feligreses del peligro comunista. Se hace mención de estos dos obispos tanto por su evolución posterior como miembros destacados del clero progresista mexicano, después del Concilio Vaticano II y la CELAM de Medellín, como por su gran activismo en esta campaña.

También se destacó el activismo de los dirigentes de los movimientos católicos laicos, empezando por los líderes de las cuatro ramas de la Acción Católica Mexicana y de todas sus asociaciones filiales.

Otra expresión de este anticomunismo fue el conflicto que tuvo lugar en Puebla y cuyo principal campo de acción fue la Universidad Autónoma de Puebla (UAP). En abril de 1961 un grupo de estudiantes organizó una manifestación de repudio a la invasión de Bahía de Cochinos. Esta actitud en pro de Cuba hizo que los sectores conservadores de Puebla, entre los que estaban el Frente Universitario Anticomunista (fua) y parte de la jerarquía católica, calificaran a la UAP como un reducto comunista. La institución tenía que ser reformada, y, por ello, los anticomunistas pidieron la renuncia de los funcionarios pro comunistas y demandaron cambios en la Ley Orgánica de la Universidad. Fue ésta la oportunidad ideal para que la Iglesia poblana hiciera una serie de declaraciones y concentraciones masivas apoyada por el Comité Coordinador Permanente de la Iniciativa Privada, organismo creado a raíz del conflicto con el objetivo de representar a los padres de familia pertenecientes a los sectores bancario, empresarial y comercial de Puebla.[ 50 ] En el conflicto participó de forma muy activa el arzobispo poblano Octaviano Márquez y Toriz, quien publicó el 15 de mayo una pastoral para que fuera leída y explicada por partes en todas las misas que se oficiaran en su arquidiócesis durante los tres domingos siguientes a su recepción.[ 51 ] En este documento, el arzobispo condenaba de manera enérgica al comunismo y, entre otras cosas, decía que afectaba “todo el orden de nuestra civilización cristiana y mexicana y [los comunistas] lo amenazan de total destrucción”.[ 52 ] El problema de Puebla pudo ser mantenido por el gobierno federal dentro de los límites de la UAP, y hacia octubre de ese mismo año la prensa nacional dejó de informar sobre el asunto.

IV

En este ambiente de fiebre anticomunista de principios de la década de los sesenta un grupo de seglares, asesorados por el padre Pedro Velázquez, promovió la fundación de una confederación de organismos católicos que fuera independiente de la jerarquía, cuyo objetivo principal era formar un frente común católico para evitar la posible implantación del comunismo en México. Así se creó la Conferencia de Organizaciones Nacionales (CON).[ 53 ]

De acuerdo con sus estatutos, para que una organización pudiera formar parte de la CON tendría que estar constituida por seglares, tener carácter nacional y ser de inspiración católica.[ 54 ] Con esta amplitud de criterio la CON agrupó a asociaciones católicas que iban desde la Venerable Orden Tercera de San Francisco hasta el Club Dios y Montaña, pasando por el Movimiento Familiar Cristiano; en el año de 1962 la CON contaba con 46 asociaciones afiliadas y en 1968 ya eran 53.

Me parece interesante describir aquí de manera extensa el documento de la CON titulado Información básica, puesto que en él se encuentra la visión, compartida por muchos católicos, que este organismo tenía de las actividades comunistas en México así como la estrategia anticomunista que pretendía seguir.

La Información básica establece que el fin último de la CON era la “instauración del orden social cristiano en México” y sus fines inmediatos la “afirmación cristiana para impedir la implantación del Estado comunista en México” y la “transformación de las instituciones”. Estos fines implicaban necesariamente la “reforma del hombre”, para que fuera “un cristiano auténtico, consciente y organizado”.[ 55 ] En este orden de ideas, la CON utilizaba la doctrina social cristiana como un instrumento de ataque contra el comunismo.

El documento descrito afirmaba que la consecución de los objetivos arriba mencionados debería ser gradual primero en el interior de las organizaciones miembros y después en la sociedad entera. Para ello, la CON pretendía capacitar a sus miembros en el conocimiento de la doctrina social cristiana y alentarlos a participar en acciones anticomunistas; además estimulaba la integración de una comunidad orante y la difusión de la doctrina social católica por todos los medios a su alcance, y buscaba “dar a conocer la naturaleza real del comunismo”, fomentar que los católicos participen en alguna asociación laica de inspiración católica, que cumplan con sus deberes cívicos y “fortalecer por todos los medios, la Unión de Padres de Familia”,[ 56 ] principalmente.

Con la idea de “dar a conocer la naturaleza real del comunismo”, la CON incluyó, en la ya citada Información básica, un escrito para uso interno que se dividió en tres partes: la primera de ellas se titulaba “Síntesis de la penetración comunista en México, en la preparación del ambiente nacional y en la consolidación de posiciones estratégicas”.[ 57 ] La segunda se llamaba “Síntesis de la penetración comunista propia de los preparativos de un golpe próximo en México” y la tercera, sin título, hablaba sobre la actividad católica para contrarrestar las acciones comunistas. Esta última parte es propiamente la estrategia anticomunista a seguir por los miembros de la CON.

En la primera parte se afirmaba que los comunistas estaban presentes en todos los ámbitos del país. Se aseveraba que, en los medios de difusión, los comunistas contaban con 55 publicaciones periódicas con cierta influencia nacional, y que en la radio “destaca sobre todo la pérfida propaganda de Radio Universidad”,[ 58 ] también había una gran cantidad de libros, películas, folletos y “panfletos”.

Refiriéndose a los medios educativos, aseguraban que los comunistas estaban presentes en las escuelas normales; en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza; en la Universidad Nacional, principalmente en las escuelas de Economía, Ciencias Políticas y Sociales y Filosofía y Letras; en el Instituto Politécnico Nacional; en el Instituto de Antropología e Historia [ sic ] y en posiciones clave de la Secretaría de Educación Pública, en donde “Avances como el texto único obligatorio les son propicios, si, como ocurre, ellos controlan su orientación”.[ 59 ]

En este orden de ideas la CON aseveraba que existía un número importante de artistas e intelectuales comunistas que hacían proselitismo en su favor. Aseguraba que en los institutos de Cardiología y Nutrición había muchos de ellos. Por otra parte en el ambiente “político” había varios personajes importantes que eran comunistas: “Lázaro Cárdenas ha quedado constituido como cabeza visible de la agitación comunista”.[ 60 ] Citaba además a Jacinto López, a la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), a la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT), al Partido Popular Socialista (PPS) y al Partido Comunista Mexicano (PCM). Este último contaba con un “aparato secreto” para sus actividades propagandísticas. En la sección final de esta primera parte los integrantes de la CON afirmaban que los comunistas también estaban presentes en los ambientes económico y financiero, que estaban infiltrados en el Banco Nacional de Comercio Exterior; en empresas paraestatales, como DINA; en la Secretaría de Economía, y en el Banco de México, de manera que estaban dañando seriamente la economía nacional.

La segunda parte del escrito hablaba de la preparación de un golpe de Estado comunista en México. Los comunistas, al estar presentes en todos los sectores, como ya lo estableció la primera parte del escrito, podían organizar actividades encaminadas a un golpe de Estado tales como entrenamiento en las técnicas guerrilleras, organización de “brigadas de agitación social”, contrabando de armas, ideologización de los sectores populares, etcétera.

En esta misma segunda parte los anticomunistas aseveraban que, “Según previenen los planes comunistas, debe combatirse violentamente a la Iglesia católica, a su jerarquía y a sus instituciones “.[ 61 ] Era por eso que se había iniciado una campaña contra la Iglesia y sus instituciones, se había calumniado al clero, atacado a la ACM, al Movimiento Familiar Cristiano (MFC) y al SSM, entre otras asociaciones católicas. La propaganda cubana y china que había llegado a México era terriblemente dañina por su carácter anticlerical y anticatólico.

La tercera parte era una relación de la actividad católica que contrarrestaba la acción comunista. En ella se enumeraban las publicaciones católicas y la labor en los medios de comunicación, como el cine, la prensa, la radio y la propaganda a través de folletos, conferencias, círculos de estudio, etcétera. En cuanto a la educación escolarizada, la presencia católica era importante principalmente por medio de la Unión Nacional de Padres de Familia.[ 62 ] La educación en la familia estaba reforzada por la labor del Movimiento Familiar Cristiano. En la educación universitaria actuaban varias asociaciones católicas de estudiantes como el Movimiento Estudiantil, A. C., la Corporación de Estudiantes Mexicanos y la Unión Femenina de Estudiantes Católicas, entre otras.[ 63 ]

En general esta tercera parte era una enumeración de la actividad de las diferentes asociaciones católicas laicas o de inspiración cristiana entre las que se incluía al Partido Acción Nacional. Sin embargo, también era una exhortación a los católicos para que actuaran en los diferentes ámbitos de la vida nacional; así, por ejemplo, se pedía que se despertara la conciencia cívica de los mexicanos; que se apoyara económicamente a las obras de caridad de manera constante; que se establecieran nuevas fuentes de trabajo; que existiera solidaridad entre los mexicanos, en donde los más necesitados recibieran ayuda de los privilegiados económicamente, y que se actuara de manera conjunta para evitar la penetración del comunismo en México.

La actividad de la CON desplegada en la campaña anticomunista articulada por varios sectores de la sociedad fue muy intensa; de hecho, era lo que justificaba su razón de ser.

Para la CON, la actitud gubernamental de represión a la izquierda que se había desarrollado en esos años no era garantía suficiente de que el peligro comunista desapareciera o hubiera disminuido; su postura anticomunista estuvo presente en todas sus acciones.[ 64 ] Años más tarde la CON propuso nuevas alternativas de organización social superando su carácter exclusivamente anticomunista.

V

Dentro de este ambiente anticomunista el Secretariado Social Mexicano no tenía que ser la excepción. Sin embargo, la postura de Pedro Velázquez, y por ende la del SSM, no fue la de condenar exclusivamente al comunismo sino que proponía acciones que lo pudieran contrarrestar. Estas acciones estaban inspiradas, por supuesto, en la doctrina social cristiana, la que consideraba el camino más adecuado, de hecho, el único viable ante la situación de pobreza y atraso en la que vivía el país.

La posición de Pedro Velázquez fue de apertura frente al comunismo ya que lo estudió sin condenarlo de antemano, lo que no sucedía con otros miembros de la Iglesia mexicana que sí lo condenaban sin conocerlo. Frente a esta doctrina aceptaba sus aciertos, pero condenaba sus errores. Por otra parte el padre no estaba cerrado a nuevas propuestas, aunque siempre las analizaba a la luz de la doctrina social cristiana.

Pese a esa postura, el Secretariado Social Mexicano institucionalmente desarrolló una gran actividad anticomunista como la ya citada manifestación multitudinaria en la basílica de Guadalupe de la ciudad de México o la publicación de folletos, además de hacer hincapié en el peligro del comunismo en los cursos impartidos por el propio secretariado.[ 65 ]

De la actividad anticomunista de 1961 Contacto, órgano oficial del SSM, opina que: “Fue el año de 1961 un año de despertar de la conciencia cristiana del pueblo: en todas las latitudes el aguijón del comunismo puso en efervescencia nuestros medios. El progreso de las organizaciones católicas es testimonio de ello”.[ 66 ]

Pedro Velázquez opinaba que el comunismo era un peligro real para México, principalmente por las condiciones de pobreza y atraso en las que vivía una gran cantidad de mexicanos. En una de sus publicaciones, editada por el Secretariado Social Mexicano y que en ese año logró su segunda edición (Comunismo y catolicismo social), atacaba fuertemente al comunismo pero también afirmaba que achacarle al comunismo todos los males sociales era no buscarles una verdadera solución, lo que debería ser la principal preocupación de los católicos. Por otra parte aseveraba que “Los católicos deben de cuidar mucho que su actitud anticomunista no aparezca nunca como una oposición a la elevación de la clase trabajadora”.[ 67 ] El autor planteaba el catolicismo social como la alternativa católica frente a este peligro.

Velázquez escribió mucho en contra del comunismo en algunas ocasiones por encargo del episcopado[ 68 ] y en otras por cuenta propia. En un artículo titulado “Alejémonos de la confusión” afirmó: “Los momentos que vivimos son de fiebre. Una de esas fiebres malignas es el comunismo, que se pretende curar con otra fiebre: el anticomunismo”.[ 69 ] Para el autor, la fiebre del anticomunismo era una manera muy cómoda de obstaculizar los cambios que pudieran favorecer a quienes más los necesitaban, era una forma de mantener el orden establecido por miedo al comunismo: “Unirse para combatir es fácil […] lo difícil es unirse para edificar”.[ 70 ]En este orden de ideas, Velázquez aseveraba que los católicos son anticomunistas por definición, porque hay diferencias doctrinales de fondo, pero que se debería reconocer que el programa comunista daba esperanza al hombre, quien tiene justas aspiraciones a la verdadera libertad y a un mínimo de seguridad económica. Para el autor quedaba claro que mantener el orden establecido no era el camino para contrarrestar el comunismo sino que la opción era asumir una actitud cristiana: “el verdadero espíritu religioso es progresista, y si las circunstancias lo exigen, revolucionario […], cuando se trata de abolir las iniquidades sociales y de realizar las reformas requeridas por la evolución normal de la sociedad. Nadie podrá concluir que le hacemos el juego al comunismo”.[ 71 ]

Aceptando contrarrestar el comunismo, Pedro Velázquez propuso un plan de acción. Afirmaba que, para actuar contra el comunismo, era necesario primero conocer su situación real en cada parroquia y en cada diócesis, cómo se hacían presentes los comunistas en cada lugar específico y ver sus publicaciones. También había que identificar los métodos que utilizaban para hacer proselitismo. Pero el mejor ataque era demostrar que los católicos buscaban y querían un nuevo orden en la sociedad que era necesario dar a la caridad “su alcance social […] Es necesario evitar más que nunca las injusticias, las faltas de respeto a la dignidad del hombre”.[ 72 ] Se tenía que actuar en favor de ese cambio, pero la actuación debería ir respaldada por el conocimiento de la doctrina social cristiana.

De esta manera el director del SSM definía su postura: el comunismo era peligroso, pero lo era más un anticomunismo negativo que impedía trabajar por cambiar el orden establecido que tantas injusticias provocaba. El anticomunismo negativo hacía indolentes a las personas que se dedicaban exclusivamente a criticar sin actuar por el cambio. Para Velázquez, la mayoría de los católicos se encontraban en esa situación.

Es importante recordar que este sacerdote fue asesor de la CON y director del SSM durante los años de la campaña anticomunista. Como la postura de ambos organismos difería de manera sustancial, es conveniente reflexionar sobre el papel del padre Velázquez. Las diferencias que se observan pueden tener varias razones: su influencia en el SSM era mayor que la que ejercía en la CON; ser director del SSM no era lo mismo que ser asesor de la CON; en el SSM tenía subalternos, en la CON no; el papel del SSM era más clerical que el de la CON, que tenía un carácter netamente laico. Por otra parte en la CON su investidura sacerdotal lo limitaba para expresar libremente su postura, porque al ser un representante institucional debía asumir la postura oficial de la Iglesia. Mientras que en el SSM tenía mayor libertad de acción y de expresión. En general se observa que fue un hombre moderado que planteó su postura individual y careció de fuerza para incidir en las posturas institucionales que eran estimuladas por los responsables diocesanos.

La postura de Velázquez muestra que en la Iglesia de ese momento podían existir posiciones distintas frente a una misma situación, pero que, cuando era necesario “cerrar filas”, la Iglesia podía actuar como un solo hombre.

VI

El 12 de febrero de 1959, durante el gobierno de López Mateos y con Torres Bodet de nueva cuenta como secretario de Educación, se creó por decreto presidencial la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, dependiente de la Secretaría de Educación Pública, con la finalidad de proporcionar a los alumnos de primaria libros de texto sin costo, indispensables para su educación escolar. Los libros se distribuyeron al año escolar siguiente tanto en escuelas públicas como privadas con carácter obligatorio sin que fueran exclusivos. Frente a esto, la Unión Nacional de Padres de Familia inició una serie de artículos periodísticos atacando a los libros gratuitos y a las autoridades de la Secretaría de Educación, empezando por el ministro Torres Bodet.

La UNPF consideraba la obligatoriedad de los textos como una imposición “antipedagógica, antijurídica y antidemocrática”.[ 73 ] Por su parte, Torres Bodet afirmaba que

los profesores pueden recomendar -además de los libros gratuitos- otros, con el carácter de obras complementarias o de consulta. Pero semejante amplitud no podrá implicar el rechazo del libro gratuito, ya que las pruebas para los exámenes deben establecerse sobre bases generales y suponen el conocimiento de, por lo menos, un texto […]. Se ha dicho que la obligatoriedad de los textos gratuitos es ilegal. Sorprende que, durante años, el carácter obligatorio de los textos comerciales autorizados oficialmente no haya suscitado la misma crítica. [ 74 ]

En el contexto de la campaña anticomunista, la elaboración y la distribución de los libros de texto por parte del Estado fueron consideradas acciones de corte comunista. La intervención estatal en la educación y en los libros de texto ha sido motivo de varios estudios;[ 75 ] aquí nos centraremos en lo concerniente al anticomunismo.

La campaña contra el texto único, que formó parte de una “actitud anticomunista y antiautoritaria generalizada”,[ 76 ] fue alentada por la Iglesia y sus asociaciones filiales así como por el Partido Acción Nacional. La actitud de las clases medias católicas fue la de tratar de impedir mayor injerencia del Estado en la vida civil, y con mayor razón si se impedía el avance de las ideas comunistas por medio de la educación.[ 77 ]

Por otra parte, se decía que las autoridades encargadas de los textos gratuitos y de la implantación de los nuevos programas eran de clara tendencia comunista, lo que causó gran alarma a las escuelas privadas católicas y a las asociaciones eclesiásticas que tuvieron gran interés en acabar con esas reformas educativas alegando que estaban destinadas a terminar con la tradición mexicana al aceptar doctrinas que eran completamente ajenas a la cultura nacional. El MFC afirmaba categóricamente que los encargados del texto eran “marxistas leninistas, incompatibles con nuestra mexicanidad”[ 78 ] y que los textos eran tendenciosos, entre otras cosas porque no hacían ninguna referencia a los sentimientos religiosos de los mexicanos, lo que significaba, más que respeto por ellas, un ataque franco al ignorarlas por completo.[ 79] En cuanto a los programas, lo más importante

era la preocupación de que se les enseñara a los niños una moral y un sistema de valores diferentes a los de sus padres. Por ejemplo, el que el amor a Dios fuera reemplazado por el amor a la Patria y que el respeto por los propios padres cambiara por el respeto a funcionarios públicos. A pesar de que ésta era una interpretación exagerada fue utilizada varias veces por publicaciones y personas que se opusieron activamente a las reformas educativas. Esto indica, en parte, la preocupación de las personas involucradas. Una preocupación que estaba fundada en la realidad, como ellos la interpretaban, de que el gobierno mexicano amenazaba con reorientar la educación de sus hijos.[ 80 ]

Esto último parece ser una exageración; sin embargo, si se toma en cuenta el contexto en el que sucedió, que era, en palabras de Pedro Velázquez, de “fiebre anticomunista” se puede entender. Para los católicos de ese momento, como para otros sectores conservadores, la intervención estatal en cualquier esfera era sinónimo de comunismo y éste sería siempre perverso.

Respecto de la actitud general de los anticomunistas un participante en la campaña afirma: “se veía el gran complot comunista por todos lados, así se vio con el texto”. [ 81]

VII

La Iglesia católica en general, no sólo la mexicana, era anticomunista: la afirmación pontificia de la perversidad intrínseca del comunismo alentaba esa actitud. En cuanto a México, la campaña se dio en un contexto marcado por la especial relación Iglesia-Estado establecida en el país. Fue un momento en el que la Iglesia se alió a las elites económicas y sociales para contrarrestar una política que les era adversa a todas ellas. Un buen ejemplo de esa alianza fue el nacimiento de la CON. Fue también una conjunción de circunstancias nacionales, internacionales, económicas, sociales y eclesiásticas que favoreció una campaña anticomunista de esa envergadura.

La campaña anticomunista de principios de los sesenta fue una “de las más eficaces que se hayan desarrollado en el país. Hasta la región más apartada llegó con claridad el mensaje de la posible llegada del comunismo”.[ 82 ]

Esta campaña involucró de tal manera a los diferentes sectores eclesiásticos que se podría pensar que llegó a peligrar el modus vivendi porque el respeto a los ámbitos de influencia tanto de la Iglesia como del Estado podría haberse terminado; sin embargo, se logró superar la coyuntura. La ruptura del modus vivendi era algo que no les convenía a estas instancias, porque ninguna estaba dispuesta a perder lo ganado. Aunque esta situación de convivencia no era del completo agrado ni de la Iglesia ni del Estado habían aprendido a cohabitar de manera más o menos pacífica. En pocas ocasiones hubo enfrentamiento, la mayoría de las veces hubo acuerdo y apoyo.

Por otra parte esta campaña le fue de gran utilidad a la Iglesia porque demostró que su inserción en la sociedad era algo real y que los organismos que utilizó para hacerse presente, en este caso la CON y el SSM, fueron eficaces en su actuación conjunta.

Otra característica eclesiástica que se puso de manifiesto fue la heterogeneidad de sus miembros como en el caso del padre Velázquez quien, sin dejar de ser institucional, planteaba otra forma de contrarrestar la influencia comunista. Esta posibilidad de actuación diferente a la jerárquica que se plantearon los católicos, en ese momento, fue adquiriendo importancia conforme avanzó la década de los sesenta. La autonomía que consiguieron los laicos frente a la jerarquía fue evidente durante el conflicto de 1968 cuando la respuesta de varios grupos laicales fue diferente a la institucional y, por lo tanto, provocó escisiones importantes.

En este orden de ideas se puede afirmar que la imagen que dejó plasmada la Iglesia a la sociedad de los sesenta fue la de ser una institución con gran capacidad de convocatoria y no ser tan monolítica como se pensaba.

La Iglesia y el Estado en México han podido convivir gracias a que la primera apoya, en lo general, el proyecto estatal y el segundo no aplica las leyes anticlericales. Fue por esta dinámica que en cuanto a los libros de texto las escuelas particulares se reservaron el derecho de no distribuirlos entre sus alumnos y continuar usando los textos aprobados por ellas. Así se puede afirmar que la Iglesia y sus organismos filiales ganaron la batalla en un campo propio -las escuelas particulares- y perdieron en uno que era y es ajeno -las escuelas oficiales.

Por su parte, la izquierda mexicana en los momentos de la campaña anticomunista no tenía la articulación ni la membresía suficientes para lograr la implantación del comunismo en México, como se mencionó con anterioridad. Fue la Iglesia la que supuso que tenía las características necesarias para ser un “peligro” real para el país.

Finalmente, las relaciones entre la Iglesia y el Estado se mantuvieron estables pero la Iglesia demostró que podía defender sus espacios cuando fuera necesario y que lucharía por conseguir nuevos si así lo considerara pertinente.

[ 1 ] Agradezco a Marta Eugenia García Ugarte y a Valentina Torres Septién sus atinadas observaciones a este trabajo.

[ 2 ] Durante el sexenio de Adolfo López Mateos la derecha se estructuró en el Frente Cívico Mexicano de Afirmación Revolucionaria que reunió a empresarios de Monterrey, Puebla y la ciudad de México, a algunos grupos estudiantiles y eclesiásticos. A la cabeza de este grupo estaban los ex presidentes Miguel Alemán y Abelardo Rodríguez. Cfr. Bertha Lerner de Sheinbaum y Susana Ralsky de Cimet, El poder de los presidentes. Alcances y perspectivas (1910-1970), México, Instituto Mexicano de Estudios Políticos, 1976. Por otra parte se sumaron a la campaña el Partido Acción Nacional, la Unión Nacional Sinarquista, otras organizaciones de corta vida así como grupos de obreros y campesinos. Cfr. Soledad Loaeza, Clasesmedias y política en México, México, El Colegio de México, 1988.

[ 3 ] Los documentos son Qui pluribus (encíclica del 9 de diciembre de 1846), Quibus quantisque(alocución del 20 de abril de 1849), Nostis et nobiscum (encíclica del 8 de diciembre de 1849), Singulari quadam (alocución del 6 de diciembre de 1854) y Quanto conficiamur moerore (encíclica del 10 de agosto de 1863). Cfr. Enrique Denzinger, El magisterio de la Iglesia, Barcelona, Herder, 1963.

[ 4 ] Esta doctrina estuvo lejos de ser monolítica, ya que en su interior hubo varias corrientes. Una descripción y un análisis de las mismas se encuentran en Manuel Ceballos, El catolicismo social: un tercero en discordia. Rerum novarum, la “cuestión social” y la movilización de los católicos mexicanos (1891-1911), México, El Colegio de México, Centro de Estudios Históricos, 1991.

[ 5 ]Cfr. Manuel Ceballos y Miguel Romero, Cien años de presencia y ausencia social cristiana, 1891-1991, México, Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, 1992, 347 p.; Enrique Denzinger, El magisterio de la Iglesia, Barcelona, Herder, 1963, y León XIII, Rerum novarum, Roma, 15 de mayo de 1891.

[ 6 ] La Acción Católica Mexicana se dividió en las siguientes ramas: Unión de Católicos Mexicanos (hombres adultos), Asociación Católica de la Juventud Mexicana (“jóvenes solteros”), Unión Femenina Católica Mexicana (mujeres adultas) y Juventud Católica Femenina Mexicana (“jóvenes solteras”). Acción Católica Mexicana, Estatuto General, 4 a. ed., México, 1990.

[ 7 ] Pío XI, Divini redemptoris. Carta encíclica sobre el comunismo ateo. 19 de marzo de 1937, 5 a. ed., México, Ediciones Paulinas, 1988, p. 36.

[ 8 Cfr., por ejemplo, Soledad Loaeza, “Notas para el estudio de la Iglesia en el México contemporáneo”, en Religión y política en México, Martín de la Rosa y Charles Reilly (coords.), México, Siglo XXI-Universidad de California, 1985, p. 42-58; “La rebelión de la Iglesia”, Nexos, año VIII, v. 7, n. 78, junio de 1984, p. 11-17; Martaelena Negrete, Relaciones entre la Iglesia y el Estado en México, 1930-1940, México, El Colegio de México-Universidad Iberoamericana, 1988, 347 p., y Pablo González Casanova, La democracia en México, 4 a. ed., México, Era, 1971, 333 p. (Serie Popular Era 4).

[ 9 ] Se puede citar el caso de la Unión Nacional de Padres de Familia, la cual presionó al Estado para que se reformara el artículo tercero constitucional garantizándole a los padres el derecho de educar a sus hijos. Fue ésta una acción directa contra la educación laica. Cfr. Valentina Torres Septién, La educación privada en México, 1903-1976, México, Universidad Iberoamericana-El Colegio de México, 1997, p. 164 y s.

[ 10 ] El Partido Comunista Mexicano se fundó en 1919 y a lo largo de su historia sufrió muchas divisiones y realizó varias expulsiones. No fue el único espacio de expresión de la izquierda mexicana; posteriormente, se fundaron el Partido Popular y el Partido Obrero Campesino de México. El partido inició la década de los cincuenta muy debilitado en parte por la larga serie de expulsiones que sufrió durante la década de los cuarenta además del hostigamiento estatal del que fue objeto. Cfr. Barry Carr,La izquierda mexicana a través del siglo XX, México, Era, 1996; Manuel Márquez Fuentes y Octavio Rodríguez Araujo, El Partido Comunista Mexicano, en el periodo de la Internacional Comunista: 1919-1943, 2 a. ed., México, El Caballito, 1973.

[ 11 Cfr. Eduardo Iglesias, SJ, “El peligro del comunismo”, en Christus, septiembre, 1944, citado por Roberto Blancarte, Historia de la Iglesia católica en México, México, El Colegio Mexiquense-Fondo de Cultura Económica, 1992, p. 103-104, y Comunismo en México, Círculo de Estudios Sociales Contemporáneos “Francisco Orozco y Jiménez”, [s. p. i.].

[ 12 ] McCarthy nunca dio a conocer esa lista de nombres, y dada la actuación calumniosa del senador es de presumirse que nunca existió. Cfr. Richard Gid Powers, Not without honor. The history of American anticommunism, New Haven-London, Yale University Press, 1998; Patricia de los Ríos, “La política interna”, en EUA: síntesis de su historia III, 10a. ed., México, Instituto de Investigaciones Doctor José María Luis Mora, 1991, v. 10, p. 392 y s.

[ 13 ] Patricia de los Ríos, “La política interna”, en EUA: síntesis de su historia III, 10a. ed., México, Instituto de Investigaciones Doctor José María Luis Mora, 1991, v. 10, p. 399.

[ 14 ] Willi Paul Adams, Los Estados Unidos de América, México, Siglo XXI, 1985 (Colección Historia Universal Siglo XXI, v. 30).

[ 15 ] Richard Gid Powers, Not without honor. The history of American anticommunism, New Haven-London, Yale University Press, 1998.

[ 16 ] Barry Carr, La izquierda mexicana a través del siglo XX, México, Era, 1996.

[ 17 ] Al finalizar el sexenio de Adolfo Ruiz Cortines la condición de los asalariados empeoró considerablemente: la recesión económica afectó a la industria, generando desempleo, y agudizó la crisis existente en el campo, dando como resultado masas de desocupados que emigraron tanto a las ciudades como a los Estados Unidos. A la situación nacional se sumó la crisis mundial de ese momento.Cfr. Ilan Semo, El ocaso de los mitos, 1958-1968, en colaboración con Dolores Groman y María Eugenia Romero, en México: un pueblo en la historia, Enrique Semo (coord.), México, Alianza Editorial Mexicana, 1990 (El Libro de Bolsillo), t. VI. Olga Pellicer de Brody y José Luis Reyna, El afianzamiento de la estabilidad política. Historia de la Revolución Mexicana, 1952-1960, México, El Colegio de México, 1978, t. 22.

[ 18 Cfr. Tulio Halperin Donghi, Historia contemporánea de América Latina, México, Alianza, 1989, 592 p.

[ 19 ] No se puede hablar de un solo bloque empresarial, el empresario nacionalista que tradicionalmente se agrupaba en la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación no se opuso abiertamente al gobierno al verse favorecido por algunas nacionalizaciones, lo mismo sucede con la elite financiera que “en virtud de la reducción del crédito externo, obtiene mejores condiciones en el crédito que proporciona al gobierno”. (Bertha Lerner de Sheinbaum y Susana Ralsky de Cimet, El poder de los presidentes. Alcances y perspectivas (1910-1970), México, Instituto Mexicano de Estudios Políticos, 1976, p. 350). Sin embargo, los comerciantes de ideología conservadora serán más beligerantes durante todo el sexenio.

[ 20 ] Olga Pellicer de Brody, México y la Revolución Cubana, México, El Colegio de México-Centro de Estudios Internacionales, 1972, p. 65.

[ 21 ] Lilia Bermúdez, “La política exterior de Estados Unidos entre 1960 y 1980”, en EUA: Síntesis de su historia, México, Instituto de Investigaciones Doctor José María Luis Mora, 1998.

[ 22 ] El secretario de Relaciones Exteriores en ese entonces era Manuel Tello.

[ 23 ] Soledad Loaeza, Clasesmedias y política en México, México, El Colegio de México, 1988; Olga Pellicer de Brody, México y la Revolución Cubana, México, El Colegio de México-Centro de Estudios Internacionales, 1972.

[ 24 ] Barry Carr, La izquierda mexicana a través del siglo XX, México, Era, 1996.

[ 25 ] Barry Carr, La izquierda mexicana a través del siglo XX, México, Era, 1996.

[ 26 ] En el Movimiento de Liberación Nacional se aglutinaban los grupos de izquierda, algunas fracciones de la burguesía, como estudiantes e intelectuales, y algunos gremios de trabajadores como maestros y ferrocarrileros. Al frente de este movimiento estaba Lázaro Cárdenas. Cfr. Bertha Lerner de Sheinbaum y Susana Ralsky de Cimet, El poder de los presidentes. Alcances y perspectivas (1910-1970), México, Instituto Mexicano de Estudios Políticos, 1976.

[ 27 ] Se pueden consultar, por ejemplo, las obras ya clásicas de Jean Meyer, La Cristiada, México, SigloXXI, 1973; la de Alicia Olivera, Aspectos del conflicto religioso de 1926 a 1929: sus antecedentes y consecuencias, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1966.

[ 28 ] El hecho de neutralizar a los católicos que podían representar un peligro para la pactada paz le dio a la Iglesia una carta de negociación con el Estado, el cual ya había experimentado lo que era tener a sectores católicos levantados en armas.

[ 29 ] Un ejemplo está en la nota 46 del presente trabajo.

[ 30 ] “Mensaje a los cristianos de México, 21 de abril de 1961”, ACM. Boletín de la Junta Central, México, Acción Católica Mexicana, v. 25, n. 1-2 de mayo-junio de 1961.

[ 31 ] “Mensaje a los cristianos de México, 21 abril de 1961”, ACM. Boletín de la Junta Central, México, Acción Católica Mexicana, v. 25, n. 1-2 de mayo-junio de 1961.

[ 32 ] “Exhortación de la Asamblea Episcopal al pueblo católico de México” firmada por el cardenal José Garibi Rivera, presidente de la Conferencia Episcopal, Gaceta Oficial del Arzobispado de México, 8a. época, t. 18, n. 6, noviembre de 1960, p. 50-51.

[ 33 ] “Exhortación de la Asamblea Episcopal al pueblo católico de México” firmada por el cardenal José Garibi Rivera, presidente de la Conferencia Episcopal, Gaceta Oficial del Arzobispado de México, 8a. época, t. 18, n. 6, noviembre de 1960, p. 50-51.

[ 34 Comunismo en México, Círculo de Estudios Sociales Contemporáneos “Francisco Orozco y Jiménez”, [s. p. i.], p. 1.

[ 35 ] David Mayagoitia, SJ, ¡Definámonos! o católico o comunista, 9a. ed., México, Corporación, 1961, p. 5.

[ 36 ] En esta misma tónica encontramos otras publicaciones tales como ¡Comunismo! Carta abierta al pueblo de México de Luis Munive y Escobar, obispo de Tlaxcala (1961); R. Lombardi, La barbarie comunista avanza sobre México. La tercera fuerza, única salvación. Conferencia sustentada el 12 de octubre de 1960 en México y publicada como folleto ese mismo año; Comunismo, carta pastoral del arzobispo de Puebla Octaviano Márquez, 15 de mayo de 1961, y El comunismo contra la juventud de Jorge Méndez, Ediciones Occidentales.

[ 37 Gaceta Oficial del Arzobispado de México, 8a. época, t. 19, n. 5, mayo de 1961, p. 30. (Mayúsculas en el original.)

[ 38 Gaceta Oficial del Arzobispado de México, 8a. época, t. 19, n. 5, mayo de 1961, p. 31.

[ 39 ] Soledad Loaeza, Clasesmedias y política en México, México, El Colegio de México, 1988, p. 281.

[ 40 ] ACM. Boletín de la Junta Central, México, Acción Católica Mexicana, v. 25, n. 1-2, mayo-junio de 1961, p. 28.

[ 41 ] El SSM fue un organismo episcopal católico fundado en 1920 con el fin de dedicarse a la propagación y estudio de la doctrina social católica y a la coordinación de todas las obras eclesiales de carácter social que se llevaran a cabo.

[ 42 ACM. Boletín de la Junta Central, México, Acción Católica Mexicana, v. 25, n. 1-2, mayo-junio de 1961, p. 28.

[ 43 ACM. Boletín de la Junta Central, México, Acción Católica Mexicana, v. 25, n. 1-2, mayo-junio de 1961, p. 28.

[ 44 ] El Movimiento Familiar Cristiano (en adelante MFC) se fundó en México, proveniente de Uruguay, en 1958. Su objetivo era la formación católica de sus miembros. Se instaló fundamentalmente en las clases medias urbanas. Al finalizar la década de los sesenta se distanció de la jerarquía católica y el perfil de sus miembros cambió.

[ 45 ACM. Boletín de la Junta Central, México, Acción Católica Mexicana, v. 25, n. 1-2, mayo-junio de 1961, p. 31.

[ 46 Boletín, México, Movimiento Familiar Cristiano, n. 13, 12 de junio de 1959, p. 11.

[ 47 ] Movimiento Familiar Cristiano, Segundo Encuentro Nacional del MFC. “Espiritualidad conyugal”,Guadalajara (Jalisco), 28 de abril-1 de mayo de 1961. Conferencia: “Fundamentación patrística y magisterial de la espiritualidad conyugal”, Delegación arquidiocesana de México. (Versión mecanografiada.)

[ 48 Gaceta Oficial del Arzobispado de México, época 8a., t. 19, n. 7, julio de 1961, p. 31.

[ 49 Gaceta Oficial del Arzobispado de México, época 8a., t. 19, n. 7, julio de 1961, p. 32.

[ 50 ] Soledad Loaeza, Clasesmedias y política en México, México, El Colegio de México, 1988, p. 327.

[ 51 Gaceta Oficial del Arzobispado de México, 8a. época, t. 19, n. 7, julio de 1961, p. 46 a 53.

[ 52 Gaceta Oficial del Arzobispado de México, 8a. época, t. 19, n. 7, julio de 1961, p. 46.

[ 53 ] María Martha Pacheco entrevista al ingeniero Andrés Latapí, ciudad de México, 16 de julio de 1993.

[ 54 ] Conferencia de Organizaciones Nacionales, Bases de la Conferencia de Organizaciones Nacionales,México D. F., 3 de marzo de 1967.

[ 55 ] Conferencia de Organizaciones Nacionales, Información básica. Bases, programa, aspectos predominantes. Boletín de información, México, 1961.

[ 56 ] Conferencia de Organizaciones Nacionales, Información básica. Bases, programa, aspectos predominantes. Boletín de información, México, 1961. Esto debido al peligro que veían en el libro de texto como un instrumento de penetración comunista.

[ 57 ] La Conferencia de Organizaciones Nacionales no dice quién es el autor de este escrito pero laGaceta Oficial del Arzobispado de México, en su 8a. época, t. 19, n. 8 de agosto de 1961, publica este documento afirmando que es el resultado de los estudios realizados por el Instituto Mexicano de Información reproducidos en el boletín de ese Instituto.

[ 58 ] Conferencia de Organizaciones Nacionales, Información básica. Bases, programa, aspectos predominantes. Boletín de información, México, 1961.

[ 59 ] Conferencia de Organizaciones Nacionales, Información básica. Bases, programa, aspectos predominantes. Boletín de información, México, 1961 (subrayado en el original).

[ 60 ] Conferencia de Organizaciones Nacionales, Información básica. Bases, programa, aspectos predominantes. Boletín de información, México, 1961.

[ 61 ] Conferencia de Organizaciones Nacionales, Información básica. Bases, programa, aspectos predominantes. Boletín de información, México, 1961 (subrayado en el original).

[ 62 ] La Unión Nacional de Padres de Familia se fundó en 1917 como una reacción a la intención estatal de prohibir la educación confesional. Ha estado íntimamente ligada con la jerarquía. Su bandera ha sido desde entonces la libertad de enseñanza como la libertad de la Iglesia para intervenir en la educación.

[ 63 ] Estas uniones católicas de estudiantes tuvieron cierta importancia en la ciudad de México y en algunas otras de provincia; sin embargo, no fue de consideración. Todas ellas estaban muy ligadas a la jerarquía.

[ 64 ] María Martha Pacheco entrevista al ingeniero Andrés Latapí, ciudad de México, 16 julio de 1993.

[ 65 ] El SSM impartía cursos de capacitación a diferentes organismos laicos católicos, y en muchas ocasiones era el puente entre el episcopado y estos organismos. Entre estos organismos estaban la Unión Social de Empresarios Mexicanos y la Juventud Obrera Católica, entre otros.

[ 66 ] “Síntesis de la vida de México en 1961”, Contacto. Criterio de pastoral social. Boletín del SSM, n. 1, febrero de 1962, p. 7.

[ 67 ] Pedro Velázquez, Comunismo y catolicismo social, 2a. ed., México, Secretariado Social Mexicano, 1961, p. 49.

[ 68 ] El cardenal José Garibi Rivera, presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, encargó a Pedro Velázquez la elaboración de un folleto sobre el comunismo con el objetivo de “dar al pueblo un instructivo amplio sobre el peligro comunista y la manera de precaverse de sus insidias”. “Carta del Cardenal José Garibi Rivera a Pedro Velázquez: 27 de enero de 1961”, Archivo del SSM, Carpeta Episcopado IV.

[ 69 ] Pedro Velázquez, “Alejémonos de la confusión”, Contacto, n. 5-6, 2a. época, mayo-junio de 1963, p. 20.

[ 70 ] Pedro Velázquez, “Alejémonos de la confusión”, Contacto, n. 5-6, 2a. época, mayo-junio de 1963, p. 20.

[ 71 ] Pedro Velázquez, “Alejémonos de la confusión”, Contacto, n. 5-6, 2a. época, mayo-junio de 1963, p. 21.

[ 72 ] Pedro Velázquez, “Actitud pastoral frente al comunismo”, Contacto, n. 5-6, 3a. época, mayo-junio de 1964, p. 58.

[ 73 ] Ramón Sánchez Medal, En defensa del derecho de los padres de familia, México, Jus, 1964, p. 89.

[ 74 ] Jaime Torres Bodet, artículo publicado en Excélsior, el 10 de febrero de 1962, en Ramón Sánchez Medal, En defensa del derecho de los padres de familia, México, Jus, 1964, p. 89.

[ 75 ] Guillermo Villaseñor, Estado e Iglesia: el caso de la educación, México, Edicol, 1978; Soledad Loaeza, Clases medias y política en México. La querella escolar, 1959-1963, México, El Colegio de México, Centro de Estudios Internacionales, México, 1988; John A. Dobson, The “texto único y gratuito”: a Mexican case study describing the role of education in social change, tesis doctoral, Michigan State University, College of Education, 1967; Lorenza Villa Lever de Alba, Los libros de texto gratuitos,Guadalajara (Jalisco), Universidad de Guadalajara, 1988; Valentina Torres Septién, La educación privada en México, 1903-1976, México, Universidad Iberoamericana-El Colegio de México, 1997.

[ 76 ] Soledad Loaeza, Clasesmedias y política en México, México, El Colegio de México, 1988.

[ 77 ] Soledad Loaeza, Clasesmedias y política en México, México, El Colegio de México, 1988.

[ 78 ] Movimiento Familiar Cristiana, El MFC ante el problema de los textos escolares. Síntesis de la junta general en México, D. F. el 28 de febrero de 1962 (versión mecanografiada).

[ 79 ] Movimiento Familiar Cristiano, III Encuentro Nacional “Hogar, Escuela, Ambiente”, Jalapa, Veracruz, 28 junio-1 julio de 1962, “Síntesis de las conclusiones”.

[ 80 ] John A. Dobson, The “texto único y gratuito”: a Mexican case study describing the role of education in social change, tesis doctoral, Michigan State University, College of Education, 1967, p. 294 y 295.

[ 81 ] Entrevista a Manuel Rodríguez, presidente del Movimiento Familiar Cristiano en la ciudad de México (1961-1964), realizada el 13 de agosto de 1991.

[ 82 ] Manuel Canto y Javier Rojas, “Iglesia y derecha en México”, El Cotidiano, Universidad Autónoma Metropolitana, Azcapotzalco, 24, julio-agosto de 1988.

Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, Martha Beatriz Loyo (editora), México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, v. 24, 2002, p. 143-170.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas.